Tequila, claveles y un ramito de violetas – XIV Premios Pop Eye

El sábado 9 de noviembre teníamos la opción de reflexionar sobre las ¿propuestas? de los políticos o ponderar a la gente que de verdad trabajan nuestras emociones y que luchan desde sus atalayas por hacer el mundo un lugar mejor, de la vida un tránsito mejor. Los que nos dimos cita este fin de semana en Plasencia optamos, con todo el acierto, por lo segundo. 

El viernes 8 tuvo lugar la toma de contacto con la ciudad que fundara Alfonso VIII en 1186, coqueta y monumental. El pistoletazo de salida de la XIV edición de los premios Pop Eye tuvo lugar en la bonita librería “La Puerta de Tannhaüser”. Allí nos citamos todos los replicantes para asistir, cerveza en mano los más atrevidos, a la proyección de “De un tiempo libre a esta parte”, el revelador documental en el que Beatriz Alonso Aranzábal le da la vuelta al LP de la Movida madrileña para que suene la cara B, dándole voz a grupos y protagonistas más marginales de la época.

A continuación se presentó el videoclip de los entrañables marcianos y amigos extremeños Scud Hero, “Explorers & Cosmonauts”, que se están convirtiendo ya en unos clásicos de los Pop Eye. Las autoras del videoclip: Marina Pereira y Aurora Ballano.

Para finalizar la primera jornada, y aprovechando que estábamos en una librería, se presentó el libro “Mujeres con nombre de canción”, de un servidor, en el que, acompañado de Martín León,  conocido artísticamente como Maleso, también conductor del evento, desgranamos musical y oralmente algunas de las cien canciones con nombre de mujer que pueblan sus páginas.

La fiesta de presentación posterior tuvo lugar en un local de la ciudad, Franc Centro, donde se comprobó que a los replicantes les gusta el jamón ibérico. Y más si es gratis. 

El sábado por la mañana tuvo lugar la presentación a medios en el ayuntamiento de Plasencia. La pregala, que le llamamos nosotros. Conducida con soltura y humor por J. Olloqui, sirvió para tomar contacto ya con la casi totalidad de los premiados y para preparar el cuerpo para la comida en el Hotel Palacio de Carvajal, a salvo de la lluvia que fantaseaba con arruinar el sábado.

La convivencia de los sábados es mejor momento de todo el fin de semana para poder saludar  a los premiados, conocerlos, hacerte fotos con ellos…. en definitiva, darles el coñazo. La retirada a tiempo y el descanso vespertino en el hotel suponen una victoria decisiva para afrontar al plato fuerte del fin de semana: gala y… fiesta.

La gala, participada con expectación por el pueblo placentino, comenzó pasadas las 20:30 en el Teatro Alkázar construido a finales del XIX. Si en “El cielo sobre Berlín”, de Wim Wenders, la diosa Nike, alada, es testigo desde la cima de la Columna de la Victoria de la reunión de ángeles, cuando se levantó el telón del teatro, una Roma Calderón igualmente alada iba a ser una aglutinadora de estrellas.

Roma no se construyó en un día, y los que hemos disfrutado ya de dos galas conducidas por la cabaretera renacentista, como a ella misma gusta definirse, sabemos que con cada ladrillo que pone, ya sea en el Teatro Nuevo Alcalá con “Tuppersex”, con su festival anual de cabaret o como maestra de ceremonias de la gala de los premios Pop Eye, va cimentando y agigantando su figura, que pronto será patrimonio nacional. Y si no, al tiempo. 

 

Como suele ser habitual en los premios Pop Eye, la gala discurre in crescendo hasta finalizar con la entrega del premio a toda una trayectoria, que este año recaía en Jose María Sanz, Loquillo. A modo de homenaje, los grupos musicales premiados en las diferentes categorías reinterpretan algunas de sus canciones (Sweet Barrio como talento emergente con «Rock and roll star», Chloe Bird como extremeña con «Cadillac solitario», Basanta como mejor disco de rock con «La mataré», The Twist Connection como mejor grupo portugués con «Esto no es Hawai», Dolorosa como grupo revelación y Cosmosoul como banda de música negra con «Rock suave»), lo que sumado al desparpajo de Roma, al tequila y a los claveles hace del evento todo lo contrario a un trámite.

Y lo mismo se puede decir de los discursos, de los agradecimientos de la mayoría de premiados. Personas que, como dije antes, hacen del mundo un lugar mejor porque nos van a dejar, o nos han dejado ya, un legado, un aporte imborrable y que, sin embargo, miran atrás y dan las gracias por haber podido ser portadores de esos legados. Cayetana Guillén, premiada por “Atención Obras” junto a Sara Núñez, Verónica Forqué, premio de Cinematografía, Estrella Morente, premio Duende o Diego RJ, premio al mejor programa de radio por “El Sótano”, tuvieron palabras para quienes posibilitaron que podamos disfrutarlos, o sea, para sus padres. El Quijote no necesita reivindicación alguna, pero sí es conveniente cada cierto tiempo recurrir a él, releer su enseñanza, su maestría y ver cómo le sienta su discurso al tiempo en el que vivimos: como un guante. Eso fue lo que hizo Adolfo Domínguez en su alocución tras recoger, acompañado de su familia, el premio de literatura por su soberbio “Juan Griego”, un libro cocido (o cosido, en su caso) a fuego lento durante treinta años. Un premio por desnudarse. El día anterior le había sido concedido un premio por vestir, el “Premio Nacional de Moda 2019”. Sex Museum sumaron el premio Viviendo en la Era Pop al que ya disfrutan a diario por poder vivir de lo que les gusta (y de lo que nos gusta), aunque no se hayan hecho millonarios. José Ramón Pardo, tío de los hermanos fundadores, recogió el merecidísimo premio de periodismo, tuvo un muy acertado recuerdo en pleno 9 de noviembre para Evangelina Sobredo, más conocida como Cecilia, y lo celebró con doble shot de tequila. Antonio Najarro se marchó del escenario bailando por bulerías, con su premio de danza en la mano y Ladilla Rusa recogieron el suyo (mejor canción del año por “Kitt y los coches del pasado”) riéndose de su propia sombra, como debe ser, pero reivindicando la libertad y la tolerancia.

La Fura dels Baus apelaron al trabajo y a la renovación al recoger su galardón de Artes Escénicas y Christina Rosenvinge agradeció a su editor el haber encauzado su inicial idea de hacer una recopilación de sus letras de canciones para que derivara en “Debut”, su primer libro. Otros premiados que subieron al estrado a recoger su estatuilla fueron el cineasta Isidro Ortiz, que jugaba en casa, como abanderado de la cultura extremeña, Javier Mariscal como premiado en la categoría de Artes Plásticas, Arancha Moreno, orgullosa de la locura que supone publicar cada tres meses una revista musical en papel, «Cuadernos Efe Eme», premiada como mejor publicación del año o Isabel Muñoz, quien recogió su merecido premio de fotografía acompañada de su hijo. En nombre de Enrique Urbizu y Sybilla, premiados en la categoría de serie de tv (“Gigantes”) y moda respectivamente, recogieron sus premios el director Fernando Colomo y Adolfina.

Por fin le llegó el turno al último premiado, al galardón que reconoce toda una trayectoria y que este año la correspondía a Loquillo, como ya he comentado. La verdad es que fue doblemente premiado la noche del sábado, ya que durante la gala tuvo el privilegio de que Roma Calderón, ukelele en mano, le cantara sentada en su regazo (o lo que fuere…), una auténtica melodía de seducción, el “Sea of love” de Phil Phillips, con la cual Ellen Barkin asesinaba a sus amantes en la película del mismo título.  Loquillo reivindicó la naturaleza moderna y transgresora de la Barcelona en la que se inició en el mundo de la música, del rock and roll, a la vez que tuvo palabras de sincero agradecimiento a dos figuras clave en su carrera, dos promotores: Gay Mercader y, sobre todo, Segis, la persona que le descubrió y le dio la alternativa en el Café Tabú en 1978, fallecido hace dos meses. Luego bebió su chupito de tequila, mordió su clavel y se cerró la gala de la decimocuarta edición de los premios Pop Eye.

 

Fotografías: Mercedes Haussman, Ágata Sandecor, Antonio Marín y Santiago Requero

Mujeres con nombre de canción

Mujeres con nombre de canción

«Hay una certeza en el mundo del rock: casi todos los nombres de chicas están ya cogidos en alguna canción».

Estas palabras las pronunció Berton Averre, guitarrista de The Knack, para explicar por qué habían elegido el nombre de Sharona para bautizar su ya inmortal éxito.

Se pone a la venta estos días mi segundo libro, tras «¿Quién cantará en tu entierro?» (Jot Down Books, 2018), y se trata de otro ensayo musical. Esta vez dejo de lado los ataúdes, las capillas ardientes, las coronas de flores y los funerales de músicos para abordar sus creaciones: las canciones. Dejo al autor por su obra. Y al igual que al autor le aplicaba la premisa de que en su funeral hubiera sonado música en directo, a las canciones de «Mujeres con nombre de canción» le aplico la doble premisa de que en su título figure un nombre de mujer y que esta mujer no sea un sueño, una fantasía o un  personaje de ficción, sino que haya existido.

He intentado, para cada una de las cien canciones tratadas en el libro (de la A a la Y), situar al compositor en el momento de la creación, su contexto musical y social, analizar los detalles de la grabación y, lo más importante, sacar a la luz la historia de la mujer que ha dado su nombre y su inspiración a la canción. Me he nutrido de publicaciones literarias, biografías (oficiales o profanas), artículos periodísticos, foros, etc… siempre dotando del mayor rigor a la información tratada, no sin dejar de aportar, cuando ha venido al caso, mi percepción sobre lo que estaba tratando. Que para eso lo he escrito yo.

Mujeres con nombre de canción

 

Retomando la cita de Berton Averre, podríamos  afirmar, sin temor a equivocarnos, que existe una canción para cada nombre de mujer. Pero, ¿hubo siempre detrás una mujer real que sirviera de inspiración? Este libro no pretende, desde luego, repasar todas las canciones que se han escrito con nombre de chica, pues sería entonces sencillamente interminable. Lo que sí pretendo  es, a lo largo de estas cien canciones, revelar a la «musa» existente detrás de cada una de ellas.

¿Quién es la Alison a la que canta Elvis Costello? ¿Y la Janine con la que se obsesionó David Bowie? ¿Existió la Ophelia de The Band? Estamos ante un libro de historia, repleto de hallazgos y de anécdotas, así como ante una reivindicación necesaria de las personas de carne y hueso que dieron pie a algunas de las mejores canciones de la música popular. Es un libro que está poblado de actrices, aventureras, groupies, aristócratas, activistas o cajeras de supermercado. Es un libro de mujeres con nombre de canción.

La portada y las quince ilustraciones que aparecen en el interior del libro han corrido a cargo de  Enrique Crespo.

Si quieres comprar el libro online (para estas Navidades es un regalazo, no es porque sea mío), pulsa en LO QUIERO.

LO QUIERO

 

Mujeres con nombre de canción

© 2019 West Indies Publishing
ISBN: 978-9949-7288-6-2
Autor: Juan Carlos León
Rústica: 21 x 14 cm
Páginas: 372

 

Amor a Roma: XII + I edición de los Premios Pop-Eye

premios-pop-eye-2018

Desde que los premios Pop-Eye abandonaron su cuna cacereña y se trasladaron a Trujillo, hace dos años, el fin de semana de la gala siempre comienza en la cafetería del hotel Victoria. Y yo siempre llego allí más perdido que Jarvis Cocker en el Viña Rock. De hecho, en un momento de mi deambular entre grupeto y grupeto, sin saber dónde colocarme, me dijo una rubia alta: “¿Qué? ¿Perdido, no?”. Yo me cargué de seguridad y le dije “Sí, pero en determinados momentos me gusta estar perdido”. Mejor eso que reconocer que nadie me abría el círculo para dejarme entrar en sus conversaciones. Al día siguiente, la rubia alta daría que hablar. Y mucho.

La rubia alta. Amor a Roma.
Foto: Agata Sandecor

Esa desorientación se debe en parte a causas naturales – “Es un chico muy reservado”, “Sólo habla lo justo” – y en parte a no haber hecho bien mis deberes, a no haber estudiado a fondo la lujosa nómina de premiados, de invitados o de mi propio equipo. Cuando pueda dedicarme sólo a esto, todo cambiará. Lo prometo.

Una vez reunidos todos, comenzó la ascensión a La Abadía por cuestas empedradas. Por suerte La Abadía no es una abadía, sino un local donde va a tocar Emilio Elegante, premiado por sus 30 años en la era pop. Tomaba el relevo de Lobos Negros como galardonado en la categoría, y de Los Nikis como elevadores del telón musical del fin de semana.

Entre canapés, patatera, cervezas y vinos nos vamos presentando y haciéndonos con la caravana pop de este año: nuevos en estas lides como Cosima Ruiz de la Prada salpicada de estrellas, Chema Conesa sentando cátedra sin darse cuenta, Emilio Elegante elegante, los chicos de Cycle dando vueltas…, mezclados con viejos conocidos ya de los Pop-Eye, como Paloma Concejero, Cintia Lund, Mariví Ibarrola, Javier de Juan o Javier Díaz.

Noche del viernes en La Abadía Foto: Agata Sandecor

El momento revival llegó con “La calle del ritmo”, “Mangas cortas”, “Dispararé” y un puñado de clásicos – sí, no nos libramos de “Luisa se va” – que desgranó Emilio liderando una banda creada para la ocasión, pero que promete continuidad. Al final tuvieron que repetir dos canciones del setlist, algo que se va convirtiendo ya en un clásico en la noche inaugural de los Pop-Eye. Después tocaba el momento DJ, donde Dj Yoyo, Mapache Transistor Dj’s y servidor amenizamos la velada. Yo salí huyendo tras prometerle a una lugareña insistente que iba a pinchar “Despacito” y poner “Blister in the sun”.

Foto: Agata Sandecor

El protocolo del sábado está bien definido. Hasta las 15 no hay nada gratis. Antes de eso hay que ir al Teatro, colocar la alfombra roja, o ver cómo la colocan, mejor dicho, preparar el photocall y procurar que todos los premiados estén a la hora convenida en el coqueto ayuntamiento de Trujillo para la rueda de prensa. Este año hay nerviosismo porque problemas de salud de última hora ponen en jaque la presencia de premiados como Luis Lapuente, Martirio o Soleá Morente. La última pudo vencerlos a tiempo (juventud, divino tesoro). Para los otros dos, siempre estará Angel Carmona.  

La rueda de prensa – pregala para los más osados – discurrió fluida bajo la batuta de J.A. Olloqui, el padre de Max Betamax. En esta ocasión el alcalde optó por quedarse en segundo plano, ajeno a lo/la que se le vendría encima por la noche.  

Rueda de prensa Foto: Agata Sandecor

El siguiente hito en la hoja de ruta propicia la romería cultural hacia el Museo de la Coria, situado en la parte monumental, junto a una de las antiguas puertas de entrada a la ciudad. Es el momento de conocer y departir con todos los invitados en un entorno más distendido. Claro que yo, a partir del octavo canapé de patatera picante, opté por no abrir la boca. Sólo para beber. Y a continuación, la comida de confraternización y obligado descanso para afrontar con fuerza el plato fuerte del fin de semana: la gala.

Fotógrafas, directores de Premios Pop-Eye, pintores, escritores, alcaldes…
Foto: Agata Sandecor

A partir de las ocho van saliendo todos los premiados del Hotel Victoria, escoltados por los Buitres Leonados. El último en salir, el gran homenajeado de esta edición, Don Miguel Ríos Campaña. Embutido en un tres cuartos de cuero negro, plateado por las nieves del tiempo – 74 años le contemplan -, Miguel Ríos ejerció de estrella del rock en el patio del hotel, atendiendo amablemente a fans, conserjes de hotel y miembros del equipo de los Pop-Eye. Yo le podía haber llevado uno de mis elepés iniciáticos, “Rocanrol Bumerang” (1980), pero como no me gusta cargar con cosas ni que me firmen los discos, me conformé con saludarle y darle las gracias por todo.

Yo, hablándole de mi libro a Miguel Ríos, que para eso fui a Trujillo
Foto: Agata Sandecor

Por el photocall pasaron todos los agasajados, y más de un espontáneo de instagram fácil. mientras se iba llenando el patio de butacas y creciendo la expectación de todos los asistentes. Ese es el espíritu de los Pop-Eye, un espíritu expectante, nada conformista. Y para poco conformista, una chica rubia alta que me llamó “perdido” en el capítulo 1, la futura presentadora de la gala de los Goya – como mínimo -, Roma Calderón. Alguien que se llama Roma y se apellida como uno de mis mejores amigos en E.G.B. no puede fallar. Y no lo hizo.

Foto: Agata Sandecor

Si metemos en una batidora, o en una thermomix… No. Empezamos de nuevo. Si metemos en un mortero actitud, desenvoltura, cabaret, 180 minutos, música, emoción, improvisación, homenaje, burlesque, Breakfast at Tiffanys, descaro, tequila, Sea of Love, insolencia, carcajadas, inteligencia, arte y Pop, tendremos como resultado quizá la mejor gala de las 13 ediciones de los premios Pop-Eye. El año pasado Los Nikis nos hicieron corear en el mismo teatro aquello de “seremos todo un imperio”. Este año, el imperio fue romano. Quien apostó por Roma Calderón acertó de pleno. Va a ser difícil retenerla, como le fue imposible al Monaco retener a Mbappe.

En cuanto a los homenajeados, derrocharon corazón, humildad y gratitud, y coincidieron al tachar de no menos que temerario el ingente esfuerzo que supone la elaboración de cada gala de los Pop-Eye para reconocer al mundo de la cultura, del arte y del Pop. Bendita temeridad la de Juan Pedro. Y la nuestra por seguirle.

Foto: Agata Sandecor

Algunos highlights de la gala:

  • Benjamín Prado, Premio Pop-Eye de Literatura, y su alegato a favor de la igualdad de la personas y al sinsentido de las concertinas
  • La desnuda versión de “El río” de Cintia Lund, acompañada a la guitarra por Juanjo, de Cycle.
  • Blanca Berasategui, Premio Pop-Eye de Periodismo, y su fidelidad a una vocación.
  • La reivindicación por parte de David Kano (Cycle, Premio Pop Eye Mejor Disco de Rock) de los locales de ensayo como semilleros de cultura y motores sociales, y el recuerdo a las personas que esperan a los músicos mientras estamos en ellos.
  • El video con extractos de Antonio Gasset – ¡Gasset siempre es bienvenido! – previo a la entrega del Premio Pop-Eye de Televisión a Gerardo Sánchez, director de “Días de Cine”.
  • Marta Berasategui, Premio Pop-Eye de Radio por “Hoy empieza todo”, acordándose de los cuidadores de personas con dependencia.
  • Angel Carmona (con camisa A) recogiendo el premio por “Hoy empieza todo”
  • Angel Carmona (con camisa B) recogiendo el Premio Pop-Eye al Libro Musical otorgado a Luis Lapuente por su “Historia de la música disco”
  • Angel Carmona (con camisa C) recogiendo el premio de Martirio
  • Martirio agradeciendo su premio “Duende” a través de una nota de audio de Whatsapp. Realmente estaba mala de acostarse. La artista se convirtió en su propia obra (ya podía haberse marcado un Dorian Gray musical y hubiésemos disfrutado de su presencia).
  • Emilio Elegante, Premio Pop-Eye “Viviendo en la era pop”, aún flipando por haber tocado la noche anterior al lado de un cortador de jamón de pata negra en plena faena. De hecho, muchos de los asistentes ni se dieron cuenta de que había un grupo tocando.
  • El emotivo recuerdo en la pantalla, a ritmo de “I say a little prayer”,  a los artistas que nos dejaron desde la última gala de los Pop-Eye. Los aplausos más sentidos se los llevaron Forges y Aretha Franklin.
  • Roma Calderón, mayestática, haciendo su entrada en el patio de butacas gobernando dos cyber perros, para la actuación de Scud Hero (Premio Pop-Eye Mejor Artista Extremeño). Ya quisiera Khaleesi con sus dragonzuelos.
  • Miguel Ríos, Premio Pop-Eye “Toda una trayectoria”, agradecido y emocionado. “Yo me dediqué a esto para ser querido”. A juzgar por la duración, intensidad y emoción de los aplausos recibidos, ha conseguido con creces su objetivo.

 

Foto: Agata Sandecor

Hace 50 años, Fernando Arbex – otro merecidísimamente reconocido por los Premios Pop-Eye, a título póstumo – escribió  “El río”, y bajo sus acordes todos los premiados comenzaron a tomar el escenario en torno a Miguel Ríos para la foto de familia de otra gala más, para bajar el telón de una nueva edición de los Premios Pop-Eye, que deben seguir repartiendo amor y humor mientras haya arte, música y cultura que reivindicar.

Premios Pop-Eye 2017

“La cultura hace al hombre algo más que un accidente del universo.”
(André Malraux) 

 

VIERNES 11

Entra un tío en un bar y se encuentra a Fernando Colomo comiendo altramuces. Ese podría ser el comienzo de un chiste. O incluso de una película. Con un poco de imaginación y talento podrían llegar ambos a buen puerto; pero no es el caso. Lo cierto es que ese es el comienzo de mi fin de semana en Trujillo. Por tanto, el tío que entra en el bar, soy yo. Y Fernando Colomo es, por supuesto, nuestro Fernando Colomo. Y estamos en la  víspera de la gala de los 12 Premios Pop-Eye, haciendo tiempo para asistir a la fiesta de bienvenida.

Lo que ha sucedido antes de llegar a este punto no tiene la mayor relevancia. Juan Pedro me ha hecho partícipe de esta entrañable locura de los Premios Pop-Eye, y yo quiero corresponderle intentando documentarlo lo mejor que pueda. Como decía, horas antes de encontrar a Fernando Colomo en el bar, hemos salido de Sevilla, hemos enfilado la A66, oyendo en el coche el “Marines a pleno sol” – para intentar memorizar el mayor número de letras de cara al concierto de Los Nikis. Ilusos de nosotros -, aparcar, hotel – con su correspondiente ventana a patio interior, para no romper la estadística -, acicalarse y listos para la acción.

En ese bar, por tanto, estaban concitados los homenajeados en esta edición para subir todos juntos a La Abadía, en el conjunto monumental de Trujillo, y disfrutar de la fiesta de presentación. Y de canapés, o algo, que ya eran más de las 21. El local en sí está montado con todo lujo de detalles. Dos plantas, espacio ajardinado exterior, vistas al castillo, y, lo mejor, repleto de gente de la cultura, verdaderos artistas con los cuales se van a saldar unas cuantas cuentas. Pero, aparte de estar con toda esta gente importante, hay que comer, así que empezamos a asaltar las bandejas de canapés mientras divisé la figura del cortador de jamón, de quien me hice su mejor amigo, y, ahora sí, todo empezaba a encajar.

Por allí estaban Mariví Ibarrola, Javier de Juan, Paloma Concejero, el ya mencionado Fernando Colomo, Antonio Gárate, Los Nikis…. en animadas tertulias. Así que me puse a deambular entre ellos para empaparme de cultura y conocer anécdotas o vivencias o lo que estuvieran contando en sus respectivos corrillos. Pero, por un lado hablaban de la toxoplasmosis, por otro de la caña de lomo, por otro del aloe vera…. Así que desistí, y volví a hacerle compañía al cortador de jamón, cuyo discurso siempre es infalible.

La nota musical en la fiesta corría a cargo de Fonal, banda popera de la tierra, ganadora del Premio Pop-Eye a la mejor banda extremeña el año pasado. El trío fue de menos a más y dejaron a la audiencia a punto de caramelo para recibir a Los Nikis, que estaban en Trujillo para comer jamón, y ya de paso iban a recibir el Premio de Honor por su trayectoria musical. Respaldados por una sonorización estupenda y con la poca vergüenza que siempre les caracterizó, soltaron “La puerta verde”, “Silvia Sobrini”, “La naranja no es mecánica”, “Diez años en Sing-Sing” y “El imperio contraataca” (dos veces), se revolcaron y se fueron, dejándonos con ganas de más clásicos. Y por más que gritamos “Mengele” unos cuantos, no sirvió para nada. Yo lo intenté con “Mongolo”, pero tampoco funcionó. Así que sólo nos quedaba agradecerles el esfuerzo y saborear el buen rato que habíamos pasado y continuar la fiesta hasta que se nos acabó el fuelle.

SÁBADO 12

Parece ser que el sábado 12 de noviembre es el “Día del Desayuno en Diferido” en el Hostal Julio, con el hambre que yo tenía. Entre que pedimos el café con tostadas y nos lo sirvieron me pude releer el “Ulises” y la trilogía de Primo Levi. Al final no se lo tuvimos en cuenta porque eran una gente muy maja. Y además no pagábamos un duro, estábamos de vacaciones y en muy buena compañía.

El plan del día, como adjuntos a la organización, era procurar que todo fuese sobre ruedas. Así que nos pusimos en camino, abriéndonos paso por callejuelas inclinadas. Las resacas caminando entre palacios del siglo XVI son menos; claro que el ibuprofeno del desayuno también ayuda. Nuestro destino era el  Teatro Gabriel y Galán, escenario de la gala, con el fin de planificar el día, recoger acreditaciones, instrucciones y hacernos la foto de rigor con Micky.

Por supuesto, me aseguré de que tenía sitio en el patio de butacas, haciendo esta foto que ya debe tener mi madre enmarcada en el salón, al lado de mi orla de COU.

Salimos, y como ya eran más de las 11, nos tomamos una cerveza a pleno sol con Los Nikis en La Taberna Vikinga (¿qué ser superior podría haber planeado tamaña coincidencia?) y luego bajamos cien metros lisos hasta el Ayuntamiento para la rueda de prensa oficial.

El Ayuntamiento se asienta sobre la antigua Casa de Comedias, una construcción del siglo XVI que desde 1888 alberga la casa consistorial de Trujillo, la casa del pueblo. Allí, en el patio principal, todos los premiados se dispusieron para la foto de familia sobre la escalinata y fueron presentados a los medios por J. A. Olloqui y el alcalde de la ciudad, Alberto Casero. A continuación, uno a uno fueron bajando la escalerita y diciendo unas palabras en relación a su premio, a medio camino entre una reunión de comunidad de vecinos y El Club del Chiste, aunque sin chiste, ya que la cultura no está muy bien posicionada en nuestro país y eso es lo que traslució en la mayoría de discursos – incluso en el del alcalde -, agradecimientos aparte.

[Best_Wordpress_Gallery id=»6″ gal_title=»Rueda de prensa»]

 

El almuerzo se sirvió en el Museo de la Coria, que se levanta sobre el desaparecido convento de San Francisco el Real, construido en el siglo XV para las monjas clarisas. Y aquí somos todos muy fan de las monjas clarisas. Y también somos fans de la madre de Alaska, América Jova, de mirada desarmante, frágil y mayestática en su silla, cual rey Melchor atendiendo a los presentes. Con el bastón a mano por si las moscas. No me gustaría haber sido Alaska de jovencita y haber llegado a mi casa tres minutos más tarde de la hora de recogida…

[Best_Wordpress_Gallery id=»8″ gal_title=»Comida»]

 

En dos salas del museo tuvo lugar la comida de confraternización, con sus vivan-los-novios correspondientes. En mi mesa redonda cayó Jorge Pardo, con quien hablamos de “Aguirre, la cólera de Dios”. Duende puro. Eso podría ser un sueño de estos raros que uno tiene, ¿verdad?: “Tío, soñé que comía con Jorge Pardo y hablábamos de Klaus Kinski”. Pues no, fue real, amigos. Eso pasó. (Por cierto, ¡un abrazo, Jorge!). Después de la comida recorrí Trujillo cogido del brazo de Cayetana Guillén Cuervo (Nota mental: comprar botellas del vino tinto que nos dieron en la comida), recibiendo los flashes de la gente que se paraba a nuestro paso, hasta que la dejamos en su hotel para la sesión de maquillaje. Por cierto, he de mirar el “Diez Minutos” o el “Hola” esta semana, que igual salgo en la portada.  

A continuación, llegar al hostal, echarse un rato, poner la tele y ver otra manifestación en Barcelona (esas dos cosas van unidas), asomarse al patio interior, deprimirse, re-acicalarse y salir de nuevo.

LA GALA

Antes de conocer los Premios Pop-Eye – concretamente en el año 2011, cuando se celebró la octava edición -, la última gala de premios a la que yo había ido se remontaba al año 1981, cuando fui a la Olimpiada Marianista en Zaragoza como integrante del equipo de fútbol sala de 6º de EGB del colegio San Juan Bautista, de Jerez. Además, acudí a última hora porque descubrieron que Guede, de 6º D, había mentido sobre su edad y era mayor de lo que decía. Así que le sacaron de la convocatoria y fui yo en su lugar. Para que veáis, que esta práctica no se inició en Camerún ni en Ghana, sino en Jerez. Pues eso, que jugué menos que Uralde en el Mundial de España, quedamos eliminados a las primeras de cambio y el último día me tuve que tragar toda la gala de entrega de premios para llevarme un puto banderín.

Bueno, no nos desviemos y situémonos en la entrada del Teatro Gabriel y Galán, que van llegando los chicos y chicas de los Buitres Leonados, escoltando a la caravana de premiados. La expectación y los nervios en los momentos previos a la ceremonia dio paso a la relajación cuando todos estuvimos sentados en nuestras butacas (cualquiera me quitaba la mía, jé) y comenzó la 12 edición de los Premios Pop-Eye, de mano de La Burla Teatro.

La encargada de abrir el fuego de los discursos fue Blanca Morera, que elogió la figura de su hermano, El Hortelano – quien fuera Premio Pop-Eye a las Artes Plásticas en 2011 -,  personaje muy querido entre todos los que nos sentimos parte de estos premios. Tras su laudatorio, se proyectaron imágenes de otros ilustres del mundo de  la cultura que nos han dejado  durante el último año (aparte de El Hortelano, que jugaba en casa, creo que fue Chuck Berry quien ocupó la segunda plaza en cuanto a aplausos, para mi satisfacción). Posteriormente, uno a uno fueron pasando todos los premiados a recoger su ojo pop – obra del escultor César David Montero -, su clavel y su botella de Crash, aunque sólo Jorge Pardo sostuvo los tres obsequios durante su discurso. “Puedo con esto y más”. Quizá esperaba recibir una pata de jamón. Todo se andará, Jorge. Yo tengo mano en la cúpula directiva.

A destacar de la gala (para no ser muy cansino):

  • La versión de “Mi venganza está cerca” a cargo de Supertennis (Mejor grupo extremeño)
  • La lucidez de América Jova (Mejor libro de no ficción)
  • La elegancia y el savoir faire  de Alice & The Wonders (Talento emergente)
  • Javier de Juan (Artes plásticas), cual patriarca gitano con todo su clan a cuestas (así cualquiera…)
  • Ángel Fernández, de Jot Down (Mejor Publicación), por bogar contra corriente (formato papel y extensiones descabelladas) y que te den un premio. Y los que quedan.
  • El recuerdo de Jorge Pardo (Duende) a Chiquito de la Calzada, que arrancó los aplausos del patio de butacas
  • Cayetana (Periodismo), espectacular, declarándose una activista de la cultura
  • Cintia Lund (Artista revelación),  insultante juventud y madurada actitud, recreando lúgubremente “Sangre en el museo de cera” y llevándonos arriba con “I’m not a hispter”, con Yanara (Papaya), a la guitarra. Pareció sacada de “La Edad de Oro”.  
  • La reivindicación de la comedia por parte de Fernando Colomo (Cinematografía)
  • La invitación de Luis Martín, de Lobos Negros (30 años viviendo en la Era Pop) a seguir viviendo en la nube en la que estábamos todos. El lunes nos ha bajado de la nube sin contemplaciones, pero intentaremos conservar la sonrisa que hemos lucido todo el fin de semana.
  • La particular versión de “La canción de la suciedad” que hicieron Watch Out (Mejor grupo de música negra). No sé qué les parecería a Los Nikis. Y mucho menos a Howard Devoto.
  • Micky, aprovechando para hacer spam de su próximo disco “Desmontando a Micky” (¡un abrazo, Micky!) (¡y utiliza mi foto para la portada!), y su recuerdo a Chiquito de la Calzada.
  • La flema de Los Nikis ante la adversidad, al fallar el sonido justo antes de empezar su actuación. “Se había roto todo, tíos”. Al final se solucionó y todos coreamos “El imperio contraataca”

[Best_Wordpress_Gallery id=»2″ gal_title=»Popeye2017″]

 

Así, a lo tonto a lo tonto, se acabó una gala que se hizo amena y divertida, y ya empezaba a entrar hambre de nuevo. Y no me miréis así que estaban todos/as igual que yo. Así que tocaba ponerse la pulserita (qué me gusta…) y dirigirse de nuevo a La Abadía para la fiesta final.

El fin de fiesta fue un paseo-baile triunfal tanto para los premiados oficialmente como para los premiados extraoficialmente (todos los demás). Refrigerio, sonrisas, agradecimientos, felicitaciones, selfies, alcohol, Papaya en la cabina (me debes una de los Ramones, que-lo-se-pas), transacciones en los baños (en una de ellas me llevé una camiseta de La Vallekana Sound System que me regaló Guillermo, bajista de Watch Out) (aunque te dije muy serio que me la pondría para pintar mi dormitorio, era broma, Guillermo. ¡Un abrazo!)… Mientras estuve sereno aproveché para saldar cuentas con aquellos invitados con los que menos había alternado, aunque a Luis Lobo Negro no me acerqué mucho por si le daba por venderme una guitarra de cerámica, que yo soy muy fácil (¡un abrazo, Luis!).

[Best_Wordpress_Gallery id=»4″ gal_title=»Popeye Fiesta»]

 

Entre risas y bailes acabamos la noche y nos volvimos para el hostal, todo cuesta abajo (un detalle, Juan Pedro!!!), y me dormí  pensando en cómo será mi discurso cuando reciba un premio Pop-Eye (en realidad estaba pensando en si habrían abollado mi coche, tras dos días aparcado en una calle estrecha y próximo a una curva, pero lo otro queda más lírico).

DOMINGO 13

El desayuno del domingo discurrió bajo los parámetros habituales de Occidente. Es decir, pedirlo, que te lo sirvan y tomártelo. Ya sólo quedaba comprobar que el coche no tuviera ningún bollo (misión cumplida), y despedirnos de todos los que han sido nuestra pequeña familia durante el fin de semana (no os voy a nombrar a todos, pero sabéis quiénes sois) (esto viene muy bien cuando no te acuerdas del nombre de la gente), esperando reencontrarme con todos ellos, como mucho dentro un año.

Y al culpable todo esto, JP, qué decirle…. ¡un abrazo!

Aeropuertos con nombres de músicos

Hace unos años, a raíz de catástrofe aérea de Río de Janeiro, tuve conocimiento del Aeropuerto Antonio Carlos Jobim, lo que me hizo pensar automáticamente en el Aeropuerto John Lennon de Liverpool, y me lancé a la búsqueda de aeropuertos con nombres de músicos. Lo primero que hice fue probar «Airport Memphis», porque estaba seguro de que el aeropuerto de Memphis se llamaría Elvis Presley, pero, extrañamente, no tuve resultado.

Esto es lo que os he conseguido:

Antonio Carlos Jobim (Río de Janeiro, Brasil)

El principal aeropuerto de Rio es este al que le da nombre el gran compositor nacido en la misma ciudad, Antonio Carlos Jobim, y fallecido en 1994.

Astor Piazolla (Mar del Plata, Argentina)

El bandoneonista platense, o marplatense, fallecido en 1992, en le dio nombre en 2008 al aeropuerto de su ciudad.

Louis Armstrong (New Orleans , USA)

El 11 de julio de 2001, el aeropuerto de New Orleans fue renombrado en honor al músico de jazz Louis Armstrong en el centenario de su nacimiento. Tengo ganas de ir a New Orleans.

John Lennon  (Liverpool, Inglaterra) –  LPL

Aunque se abrió oficialmente el 1 de julio de 1933 bajo el nombre de Aeropuerto Internacional «Speke», en 2002 se le bautizó con el nombre del hijo más ilustre de Liverpool.

Fredric Chopin (Varsovia, Polonia) – WAW

En marzo de 2001, el famoso compositor polaco Chopin le dió nombre al Aeropuerto Internacional de Varsovia. Tengo ganas de ir a Varsovia.

Wolfgang Amadeus Mozart  (Salzburgo, Austria) – SZG

Este aeropuerto, relativamente moderno, adoptó el nombre del compositor salzburguense. Tengo ganas de ir a Salzburgo

Giuseppe Verdi (Parma, Italia) – PMF

El 5 de mayo de 1991, el Aeropuerto de Parma pasó a llamarse Giuseppe Verdi, mi músico anterior a 1890 preferido.

Ferenc Liszt (Budapest, Hungría) – BUD

El músico nacido en un imperio (austriaco) y muerto en otro (alemán) le da nombre desde hace muy poquito – marzo de 2011 – al aeropuerto de la capital de Hungría, donde dio clases y pasó una buena parte de su vida. Tengo ganas de ir a Budapest.

Apellidos que crearon marcas

Para hoy me he puesto el disfraz de documentalista y me he currado un articulito donde os desvelo algunas marcas que le deben lo que son, o sea, marcas, a un apellido, generalmente de su creador. En algunos casos es más obvio que en otros, pero en general, es curioso ver que algunos de los nombres que ya dforman parte de nuestro lenguaje cotidiano son apellidos de personas que en su día fueron como tú y como y como yo, o sea, gente anónima y sin un duro.

 

Matutano: El empresario catalán Luis Matutano Jover fundó una fábrica de aperitivos basados en la patata, un negocio que su familia explota desde 1873, a mediados de los 50. Ahí empezó todo.

 

Juanola: Las Pastillas Juanola  combinan regaliz, mentol y otros aceites esenciales, y llevan con nosotros toda la vida, como el presentador de los deportes de Telesur, el Martínez Campos. Las primeras pastillas fueron elaboradas en el año 1906 en la farmacia de D. Manuel Juanola Reixach. Con dos cojones. El mejor del post.

 

Kellogs: Fue fundada en 1906 por Will Keith Kellogg quien se basó en la alimentación de los Adventistas del Séptimo Día, religión que él mismo practicaba. Qué cosas.

 

Adidas: La empresa originalmente llamada «Gebrüder Dassler Schuhfabrik» fue fundada por Adolf (Adi) Dassler, en los comienzos de la década de 1920 junto con la ayuda de su hermano Rudolf , quien por diferencias personales con Adolf fundó PUMA en 1948. Como consecuencia de lo anterior, Adolf Dassler tomó el control de la empresa y decidió rebautizar la firma como «adidas». El nombre, como podéis imaginar, procede de «Adi«, diminutivo de Adolf, y «das» la primera sílaba del apellido.

 

Zanussi: Antonio Zanussi construyó el primer horno de leña con una plancha de cocina de hierro fundido en 1920 en el noreste de Italia. Más tarde se convertiría en el primer patrocinador de camisetas del Real Madrid

 

Levi Strauss: Levi nació en Alemania, y originalmente se llamaba Löb Strauss). En 1853 viaja a San Francisco para abrir una pequeña tienda de mercería, que crecería hasta convertirse en un próspero negocio.

 

Piaggio: Fundada por Rinaldo Piaggio en 1884, Piaggio inicialmente fabricaba locomotoras y vagones de tren.

 

Danone: La empresa Danone fue fundada en 1919 por Isaac Carasso y Jéssica Reig en Barcelona  como una pequeña fábrica artesanal que producía yogures. El nombre de la fábrica fue «Danone» por el diminutivo del nombre de su primer hijo, Daniel («Danón» era el apelativo familiar de Daniel Carasso).

 

Suchard: En 1825, Philippe Suchard funda su fábrica en la ciudad de Neuchâtel, Suiza. En 1901 ve nacer la marca Milka.

 

Toblerone: En 1867 Jean Tobler abre su primera tienda de chocolates en Berna (Suiza), y tras el éxito alcanzado por ésta, poco después inaugura junto a sus hijos la fábrica de chocolate «Tobler & Cie».

 

Panrico: En 1962 Andrés Costafreda crea Donut Corporation española para la producción y comercialización de DONUTS en España. Ese mismo año, junto con la familia Rivera crea Panificio Rivera Costafreda para la fabricación de Grisines.

 

Heineken:  Gerard Adriaan Heineken compró la poco rentable cervecería Haystack, situada en el centro de Ámsterdam a finales del siglo XIX. Casi nadie creyó que fuera a durar más de un año, por mucho que prometiera una calidad duradera.

 

Aquí lo dejo porque esto no acaba nunca.

 

Por cierto, ¿y Lejía Conejo? Dedicado a PabloBunny.

Premios Pop Eye 2011 – Cáceres en el corazón

Desde el fondo de los camerinos se escucha un fino lamento musical. «Pero amanece y me apetece estar juntos los dos». Es «Al calor del amor en un bar», que está siendo casi transformada en fado, en la voz de Mariana Lima, que la ensaya nerviosa antes de salir al escenario, leyéndose la letra en la palma de la mano. El homenaje a Jaime Urrutia comienza pasadas las 20:30 con la actuación de los portugueses The Soaked Lamb, finos orfebres del blues, del swing y del jazz.

The Soaked Lamb - caceres Pop Eye 2011

Pero antes de todo eso hemos pasado el día en una Cáceres efervescente, llena de gente, de piedras, de bares, de actos. No en vano, la 8ª edición de los Premios Pop Eye coinciden con los actos del XXV aniversario de la declaración de Patrimonio Cultural de Cáceres (o algo así), y la ciudad no descansa. Después de ver la impecable prueba de sonido de The Pepper Pots en el Gran Teatro, coqueto recinto, nos fuimos al centro del casco histórico – salpicado de puestecillos, de bufones, de tiovivos ingeniosos, de actuaciones callejeras – para ver la rueda de prensa del festival unos, y para comer de gorra otros :D. Allí, en el Racó de Sanguino, se congregaron buena parte de los premiados frente a periodistas y curiosos que, entre pincho de tortilla y cuña de queso, husmeábamos lo que por allí se cocía. Con los mimbres que rodeaban la mesa (Ordovás, el Hortelano, Urrutia, P. Pérez Mínguez…), el cesto montado volvió a ser la movida madrileña, así que me quedé con un par de frases, de las cuales ya no me acuerdo, y me fui a la pérgola  a comer arroz con costillas con Jeanette y Micky. Parecíamos amigos de toda la vida. Cucharón y paso atrás.

Caceres Pop Eye 2011

Casi sin darnos cuenta llegó la hora de probar sonido, así que nos fuimos al Gran Teatro donde me esperaba mi Orange del año pasado y mi técnico de sonido del año pasado, el gran Jorge. Pero los protagonistas de nuestra actuación, los hermanos Gil, de Brighton 64, llegaban tarde por problemas con el vuelo, así que la cosa iba adquiriendo tintes dramáticos. De los 40 minutos de prueba, que eran nuestro asidero vital para poder plantarnos a las 12 de la noche en el escenario con ciertas garantías para interpretar «La casa de la bomba», ya nos quedaban apenas 10 cuando se presentaron con total tranquilidad y distensión Albert y Ricky. «Bueno, ¿qué?, vamos a probar, ¿no?». No sé si me alegró más el ver su tranquilidad o el comprobar que hay gente que toca con pedales más hechos polvo que los míos (un abrazo, Albert!!). Total, que en diez minutos nos ventilamos un par de veces el clásico de 1986, cuadramos los cortes, las entradas y las salidas y a beber cerveza. Que para eso somos estrellas del rock, coño.

caceres Pop Eye 2011

A las 20:00, la entrada del Gran Teatro era el foco de atención mundial. La gente agolpada a ambos lados de la calle San Antón esperaba ver pasar al famoseo. Y por allí en medio pasé yo con mi guitarra, solemne. «Eh, tú, por la otra puerta», me dijo el portero. Espero que no se enterara nadie. 😮 Llegué en ese momento a la conclusión de que el photocall de la entrada no había sido montado para mí. Pero bueno, en la adversidad me hago fuerte, y nada más llegar a los camerinos me dediqué a ahogar mi pena en cervezas y canapés. Y de nuevo Jeanette a mi lado, con el secador. Entrañable.

La gala discurrió impecable, conducida por Sinflow, con momentos impagables, y fue una exaltación de la cultura, de la música, de la literatura, de la pintura, y de la amistad también, por qué no. No voy a contar la gala entera, porque yo he venido a hablar de mi libro, pero en este punto hay que agradecer a  JP, que lleva un cacho de Jerez en el corazón, todo el esfuerzo empeado para situar a los Premios Pop Eye en el nivel que pudimos disfrutar este fin de semana, y por hermanar años tras año a portugueses y españoles, cercanos geográficamente pero  desconocidos musicalmente.

A lo largo de unas tres horas, pasaron por allí, física o virtualmente, Second, Hola a todo el mundo, Los Coronas y Arizona Baby, El Columpio Asesino, Jesús Ordovás, El Hortelano, Carlos del Amor, The Pepper Pots… Cuando subieron los hermanos Gil a recoger su (merecido) premio a toda una trayectoria, ya estábamos nosotros detrás del telón. Dani, Jose, Nacho y yo, The Refoundations (salvo Ingrid) ante uno de nuestros retos más bonitos, expectantes, oyendo a Ricky dirigirse al respetable con todo el arte: «Nuestra intención era enviar un video agradeciendo el premio, pero como no sabía cómo funcionaba la cámara, hemos tenido que venir hasta aquí». Los aplausos del público hicieron de fuelle para que se subiera el telón, y comenzara nuestra actuación, cegados bajo la luz de los focos y la sensación de sentirse importante. A los cinco minutos la adrenalina se había transformado en satisfacción, y lo que quedaba era ver la entrega del premio estelar de la noche, a la carrera de Jaime Urrutia quien, fiel a los cuellos de su chaqueta, agradeció la distinción utilizando un texto de «La fuerza de la costumbre», y se marcó un «Cuatro Rosas» stoniano con los portugueses The Poppers. Al final, foto de familia y se bajó el telón.

Caceres Pop Eye 2011

Busca a Wally

El año que viene repetiré. Es más, repetiré hasta que el portero de la puerta principal me haga una reverencia cuando me vea entrar.

Tres letras

A la hora de bautizar a las bandas, hay ocasiones en que sus componentes rebuscan en su imaginación para bautizarlas con nombres largos, como por ejemplo, New Riders Of The Purple Sage, Queens Of The Stone Age o Red Hot Chilli Peppers, y en otras ocasiones son bautizadas con nombres de escasas letras. En este artículo nos vamos a centrar concretamente en nombres de banda formados únicamente por tres letras, bien formando un acrónimo, bien como palabra completa con significado propio. Vamos a hacer una revisión alfábetica de algunos de los más relevantes de estos grupos. Sí, no me miréis así.

Lógicamente, al empezar por orden alfabético, nos encontramos sin remedio con ABC, grupo de los años 80 que se gestó al amparo de esa corriente no de mi agrado llamada new romantic y cuya andadura continúo a través de la década de los 90. Nada, pero absolutamente nada que ver con el grupo anterior tenían los germanos CAN. Formados en Colonia en 1968, CAN supuso una de las primeras aportaciones de la música alemana al panorama internacional, bastante revuelto musicalmente por aquella época. Se convirtieron en un grupo de vanguardia experimental, flirteando con ruidos, sintetizadores y música electrónica. La década de los 70 fue su mejor etapa, en la cual llegaron a editar un disco por año.

Siguiendo nuestro recorrido alfabético, nos topamos, en la letra E, con E.M.F., la banda británica de dance surgida al final de los 80. Su nombre tiene varias acepciones. Según algunos, son las iniciales de Epson Mad Funker, y, según otras fuentes, de Ecstasy Mind Fuckers. Lo cierto es que llenaron las pistas de baile en los años 90 gracias a su gran éxito «Unbelieveable» . Nada que ver con eso de llenar pistas de baile tienen GBH, el combo de Birmingham nacido cuando la corriente punk empezaba la cuesta abajo. Desde 1982, año de edición de su primer trabajo, aún siguen en activo sin perder un ápice de su proclama hardcore punk.

MAN fue una banda galesa que se inició en 1969 y pasó por diversos estilos, desde la psicodelia al hard-rock, pasando por el pub-rock, y cosechó cierto éxito, sobre todo en Gran Bretaña, entre 1969 y 1977, resucitando de nuevo en 1997 y hasta nuestros días.

Portadad de Man - Revelation

La siguiente banda puede tener un nombre muy largo, o su abreviatura de tres letras, por eso está incluida en este artículo. Se trata de Orchestral Maniouvres in the Dark, u OMD, la banda liverpooliana de Paul Humphries y Andy McCluskey, que fueron catapultados a la fama con «Enola Gay» , tema perteneciente a su segundo álbum en 1980. Durante esa década se convirtieron en un grupo emblema del sonido new romantic, del que antes hablamos.

Tras la O viene la P de PIL, Public Image Limited, la banda que formó John Lydon resurgiendo de las cenizas de Sex Pistols junto a uno de los primeros guitarras de los Clash, Keith Levene. Tras una decena de discos, el grupo se disolvió en 1993. Dentro de las bandas con nombres formados por tres letras hay que mencionar obligatoriamente a REM, la banda de Georgia. Desde 1981, en que se editó su primer trabajo, siempre ha estado en la brecha de lo que se denominó, en un principio, rock alternativo, para convertirse, principalmente a partir de los años 90, en una de las bandas más veneradas e imitadas del panorama internacional.

El grupo REM en 1983

REM con pelo. Año 83

Con UFO nos acercamos al final del alfabeto. Precursores del heavy rock y del rock duro, la banda en la que formara Michael Schenker nació en 1968 en el Reino Unido y tomó su nombre de un club londinense. Su obra es muy prolífica, desde 1971, año en que se editó su primer álbum, hasta nuestros días.

También en los años 70, pero a finales, se gestó la banda británica XTC, coincidiendo con el comienzo de la new wave. Desde 1978, año de publicación de «White Music», su primera obra, hasta hoy, han cultivado una larga carrera caracterizada por su power pop con claras influencias sesenteras, aunque no se han desprendido de la etiqueta de grupo de culto .

Llegando a la letra Y, hay un referente obligado al que mirar. YES. El grupo de rock progresivo y sinfónico de principios los 70, liderado por Rick Wakeman y Jon Anderson, no se comió mucho el coco para bautizar a la banda y optó por esta sencilla palabra afirmativa.
 
Como en casi todos los artículos de esta serie, sé que me falta mencionar muchos grupos (LTD, MUM, ASH, HIM, AIR, GUN, DIO, IMO…). La lista de grupos con tres letras solamente en su nombre sería larguísma, por eso me he ceñido a unos pocos, bien por su popularidad o por su afinidad con mis gustos. Hala.

Nombres prestados del POP

Muchas han sido las bandas que han bautizado su formación tomando el nombre de una canción o de un álbum, dando así pistas a sus seguidores de cuáles pueden ser sus influencias de base y de donde puede venir su inspiración y su devenir musical. Vamos a ocuparnos de repasar algunas de estas bandas.

Empezando, por ejemplo, por los Rolling Stones. Según las traducciones, “rolling stone” viene a ser algo así como “bala perdida”, o “culo inquieto”, aunque su significado literal es “canto rodado”. Pues bien, este es el título de una de las más famosas canciones del gran Muddy Waters , revisada por inumerables intérpretes. Hablando de stones, Charlie Watts y Ron Wood participaron en el proyecto paralelo Willy And The Poor Boys. Pues bien, este nombre es el título de un álbum de Creedence Clearwater Revival , de 1969. Otra banda que tomó prestado su nombre de una canción de la Creedence –y además del mismo disco anterior-, fueron Fortunate Sons , banda de los ex-Flamin’ Groovies y ex-Barracudas Robin Wills y Chris Wilson, que grabaron un par de discos a mediados de los años 80 .

 

“Deep Purple” es el título de un antiguo clásico del jazz, registrado entre otros por Chet Baker , Screamin’ Jay Hawkins o Duke Ellington . Ritchie Blackmore y compañía formaron una legendaria banda a finales de los 60 con este nombre.

También Dr. Feelgood , la banda de Wilco Johnson y Lee Brilleaux formada en 1981, toma su título de una canción de Johnny Kid & The Pirates, del mismo nombre que la célebre canción de la diosa del soul, Aretha Franklin , de 1961. Del título de un album y de una canción de otro grande de la historia, David Bowie , se gestó el nombre de Diamond Dogs , la banda sueca de rock and roll, que tomó el nombre de esta obra de Bowie de 1974 con la que empezaba a dar carpetazo a su etapa más glam.

Matchbox fue una banda rockabilly que tuvo un gran boom en el final de la década de los 70 y principios de los 80 gracias a su tema más conocido, “Rockabilly Rebel”. El nombre del grupo era un homenaje a unos de los padres del rockabilly, Carl Perkins, autor del conocido tema que le daba nombre a la banda.

Roxy Music ha inspirado también con alguna de sus canciones la nomenclatura de alguna que otra banda. Es el caso de Ladytron, que responde a una canción que compuso Brian Ferry para el primer trabajo de Roxy Music en 1972. Cabe señalar que, actualmente, hay dos bandas surgidas en la década de los 90 con el nombre Ladytron, aunque la más conocida sea la de Liverpool, que practica un rock-electrónico y que tienen dos trabajos en el mercado, mientras que la otra banda sí hace honor al origen de su nombre, practicando un indie-rock con reminiscencias glam.

De una canción de P.I.L han tomado prestado el nombre los neoyorquinos Radio 4 , grupo de indie-rock formado a finales de la década de los 90, que n sé si existe todavía. Ni me importa, vaya.
 
Aunque no es tomado directamente del título de una canción, digamos que A Certain Ratio tomaron su nombre del texto de una canción de Brian Eno , en concreto, de “True Wheel”, tema incluído en el LP “Talking Tiger Mountain By Strategy”, de 1974.

De una canción de Leonard Cohen tomó su nombre Sisters of Mercy , una de las primeras bandas británicas de gothic-rock, surgida a principios de la década de los 80. Dicha canción fue grabada por Judy Collins en 1967 antes que por Leonard Cohen.

La banda pop escocesa Deacon Blue , que tuvo su momento a finales de la década de los 80 y principios de los 90 se inspiraron para bautizarse en “Deacon Blues”, tema compuesto por los californianos Steely Dan y que formó parte en 1977 de su mejor álbum, “Aja”.

Los considerados “Clash irlandeses”, Stiff Little Fingers , nacen en Belfast en pleno auge punk de una cancion del primer LP de sus contemporáneos Vibrators , «Pure Mania», publicado en 1977.

StiffLittleFingers

Guiñando a The Vibrators

Los bostonianos Gigolo Aunts se bautizaron en 1986 siguiendo una sugerencia del padre de David Gibbs, el vocalista. Dicha sugerencia era el título de una canción del LP “Barret”, de Syd Barret, de 1970.
 
Lemmy, el líder de Motörhead , militaba como bajista en la banda de rock duro-progresivo Hawkwind a principios de los años 70. En 1975 fue arrrestado en Canadá por posesión de drogas y fue expulsado del grupo. Fue entonces cuando formó Motörhead , nombre tomado de una de las últimas canciones que escribió con Hawkwind , publicada originariamente como cara B del single “ Kings of Speed”.

La banda de Chicago Urge Overkill saltó a la fama internacional por su versión de “Girl, you’ll be a woman soon”, de Neil Diamond , que bailaba Uma Thurman en «Pulp Fiction». Después de eso, poco más se supo de ellos. Pues bien, su nombre lo tomaron de la letra de “Funkentelechy”, canción de Parliament publicada en “Funkentelechy Vs. The Placebo Síndrome”, album de 1977.
Los anglo-americanos The Barracudas homenajearon a lo largo de su carrera al garage-rock desde el mismo momento de su bautizo, ya que tomaron el nombre de la canción “Barracuda”, incuida en el LP “Try It” de Standells , de 1967, compuesta por su manager, Ed Cobb .

Una de las canciones más populares del bluesman de Minnesotta Tommy Johnson es “Canned Heat Blues”, tema cuyo título sirvió para dar nombre a la popular banda de acid-blues californiana Canned Heat a mediados de los sesenta.
 
 Tras la separación de la Velvet Underground, Doug Yule (que había reemplazado a John Cale) editó bajo el mismo nombre el LP «Squeeze» (1973) sin ninguno de los miembros originales y con críticas horrorosas. no considerándose un trabajo oficial de la banda. Ya sabrán por tanto, qué grupo tomó el título de este disco “bastardo” para bautizarse.

Uno de los álbumes que empezaron a sentar las bases de la música electrónica fue “Magnetic Fields” (1981) de Jean Michael Jarre. Ese fue el nombre elegido por el polivalente Stephin Merrit para dar vida a su proyecto iniciado en 1990.

El revivalismo del garage-rock tuvo uno de sus principales bastiones en Miracle Workers, surgidos en Portland en 1982. «I Ain’t No Miracle Worker», canción de la cual tomaron su nombre, es uno de los clásicos más significativos de lo que representa la música garage y fue versionada por grupos como The Brogues o Chocolate Watch Band, e incluso fue número 1 en Italia.

MIracle Workers

Miracle Workers, mirando hacia atrás sin ira

 

Uno de los estandartes del brit-pop surgido durante los años 90, Suede , deben su nombre a la influencia reconocida de los Smiths y, más en concreto, de su líder Morrisey , en  cuyo single de debut, «Suedehead», se inspiraron Brett Anderson y compañía para denominar a su banda.

Siguiendo con combos británicos, Madness revitalizaron la música ska homenajeando a uno de los padres del género, Prince Buster , quien compuso la canción homónima durante los años sesenta.

Procedentes de Edimburgo y banda de corta vida, Fire Engines surgieron cuando el punk daba sus últimos coletazos y publicaron dos álbumes en 1980 y 1981. El origen de su nombre está en una canción del primer y soberbio disco 13th Floor Elevators , titulada, obviamente, «Fire Engine».

The Waterboys , el vehículo de expresión de Mike Scott, nació en 1981 tomando su nombre de una línea de la canción «The Kids», del álbum  maestro «Berlin» de Lou Reed , en la que afirma «And I am The Water Boy…».

La banda liderada desde Oxford por Thom Yorke, Radiohead, le debe su nombre a una canción  del disco «True Stories» de Talking Heads , lanzado en 1986.

Aunque no guarda mucha relación el estilo desarrollado por el grupo con el de la canción con cuyo nombre se bautizan, Nine Below Zero tomaron el título de una canción de Sonny Boy Williamson para surgir durante el nacimiento de la new-wave londinense.

El grupo donde Neneh Cherry comenzó su carrera a los 17 años junto a ex-miembros de The Pop Group fue Rip, Rig And Panic , un experimento con el que grabó tres álbumes. El nombre del grupo está tomado del título de un Lp del saxofonista Roland Kirk de 1965.

Caso curioso en la composición de un nombre de grupo se da en Pink Floyd . A diferencia de los anteriores ejemplos, ellos no tomaron prestado el nombre a ninguna canción, sino que proviene del nombre de pila de dos bluesmen no muy conocidos, Pink Anderson y Floyd Council . En este caso, la procedencia del nombre no va asociada en ningún caso al estilo desarrollado por la banda.

De tal palo tal astilla

Vamos a hacer hoy una revisión dinástica sobre padres e hijos en el mundo del rock, que no es que sean pocos los casos precisamente. De hecho, ahí está el refrán que le da título al artículo, pero que no siempre se cumple, como veremos a continuación y como podréis juzgar todos vosotros.

En 1940 venía al mundo Nancy Sinatra, hija de la Voz. 26 años después, y gracias a su colaboración con Leo Hazlewood y a un puñado de versiones de Beatles y Rolling Stones, pasaba a la historia como la intérprete de “These Boots Are Made For Walking”, derrochando estilo y glamour. También son reconocidos sus duetos junto a su padre. Otra artista, de color esta vez, que realizó varios duetos junto a su padre en la misma época fue Carla Thomas, antes de grabar seis álbumes en solitario y otro junto a Otis Redding, y dejar canciones como “BABY”, “Tramp” o “Let Me Be Good To You”. A quien no le dio tiempo casi de grabar con su padre fue a Natalie Cole, ya que nació en 1950 y su padre, Nat “King” Cole, moriría 15 años después, antes de que Natalie publicara su primer disco.

rufus thomas -carla thomas

Rufus y su hija, Carla. Sin complejos.

 

No son sólo chicas las que se deciden a continuar la obra de su padre. Jakob Dylan milita hoy día en The Wallflowers, banda con la que ha publicado cuatro discos, desligándose de la senda abierta por su padre. El hijo de Frank Zappa, Dweeil, enfiló su carrera por una arista mucho más dura que la de su padre, pero no ha llegado siquiera a hacerle sombra a la gran obra de Frank. Quien intentó verdaderamente acercarse a su padre fue el hijo que John Lennon tuvo con su primera mujer, Cynthia. Julian Lennon publicó en 1984 su álbum “Valotte”, bien acogido por crítica, pero fue desinflándose a partir de ahí, desarrollando una silenciosa carrera en las décadas de los 80 y 90. Con menos pretensiones que Julian, llegó su hermanastro Sean (hijo de John-Yoko) al mundo de la música en los años 90. Creó el grupo de noise-rock IMA, y, paralelamente ha sido bajista de Cibo Matto.

Fiction Plane es una banda reciente liderada por el hijo mayor de Sting, Joe Sumner, con cuatro  elepés publicados hasta la fecha. En lo que llevo escrito hasta ahora ninguno de los hijos ha hecho sombra al padre ni remotamente. Quien sí lo ha conseguido es Albert Hammond Jr. Al frente de los Strokes  han conseguido llegar a las listas de éxitos y convertirse en una de las bandas de referencia mundiales y, aunque no viví a fondo el boom de  Albert Hammond en los 70, creo que ha superado ya en popularidad a su padre, y aún tiene muchos años por delante para dejarle de rueda.

Albert Hammond

Si Internet no miente, ahí tenemos a los dos Albert Hammond

Entre aquellos hijos de músicos famosos que han seguido fielmente los pasos de su padre, cabe citar a Hank Williams Jr, que, desde la década de los 60 se dedicó a difundir el inmenso legado que dejó su malogrado padre en 1953 en el asiento trasero de un Cadillac. Otro continuador de la obra de su padre es Femi Kuti, hijo del rey del afro-beat nigeriano Fela Anikulapo Kuti, fallecido en 1997 tras ser uno de los grandes introductores desde los años 70, del sonido africano en la escena pop mundial.
 
Mención aparte merece la familia de Ravi Shankar, el maestro indio del sitar. Su hija Anoushka lleva desde 1998 perpetuando los sonidos de su padre, fusionándolo con raga y experimentando sonidos. Su otra hija, Norah Jones, fue récord de ventas con su segundo álbum “Come Away With Me”, de corte jazzístico –desligándose de la psicodelia-hindú paterna-, en 2002. Y, aunque no sea vástago de Ravi, también su sobrino Ananda Shankar ha seguido su estela desde los años 70.

Marcadas por la tragedia han estado las vidas de Tim y de Jeff Buckley, padre e hijo respectivamente. El que fuera gran cantautor psico-folk en plena efervescencia hippy moriría de una sobredosis en 1975. Antes de eso, en 1966, tuvo tiempo de engendrar a Jeff, que inició a mediados de los 90 una prometedora carrera antes de morir ahogado en el Mississippi a la edad de 30 años.

Del primer matrimonio de Johnny Cash, con Vivian Liberto, nació en 1956 Rosanne Cash. Aunque tras la separación de sus padres se fue a vivir con Vivian, crió muy influenciada por la música que hacía su padre. Desde 1979 y hasta nuestros días ha publicado más de una decena de discos, casi siempre bien acogidos por la crítica.

Tim y Jeff, trágicos destinos

Tim y Jeff, trágicos destinos

 
 

Uno de los padres de la música folk norteamericana, Woody Guthrie, nació en 1912 y dejó tras de sí un buen número de canciones que aún hoy siguen vigentes. Uno de los encargados de continuar su obra ha sido su hijo Arlo, nacido en 1947, mundialmente conocido por su canción “Alice’s Restaurant”. Los dos han mantenido una fuerte actividad social y política desde sus canciones.

Otras sagas a mencionar: Whitney Houston, hija de Cissy Houston, cantante soul de principios de los 70; los Otis: Johnny, el multiinstrumentista y polifacético músico de blues y r’n’r, y su hijo Shuggie, reputado guitarrista de blues; Nona Gaye, la hija de Marvin Gaye tiene también un trabajo discográfico en el mercado, datado en 1992, aunque últimamente parece más enfocada a su carrera como actriz (“Ali”, “Matrix” (segunda y tercera parte)).