Count Basie

count-basie

Un día como hoy del año 1984,  un cáncer se llevaba al Conde, a Count Basie.

Uno de los “aristócratas” del jazz, junto con “Duke” Ellington y “King” Oliver (me huelo que se me queda alguno en el tintero). Ahí va el pertinente homenaje. Un gran documento que reúne a dos grandes de verdad, Count Basie y Ella Fitzgerald.

 

Nina Simone

Nina Simone

Nina Simone fue una auténtica “Son (daughter en este caso) of a preacher man”, en su Carolina del Norte natal. Por tanto, la primera canción que aprendió se titulaba “Dios está contigo  hasta que nos reunamos de nuevo” (“yo voy a por tabaco”, era su subtítulo, pero esto nadie lo sabe, sólo tú y yo), y su primer concierto al piano lo dió en una iglesia a los 12 años. En dicho recital comenzó a germinar la llama del activismo en pro de la igualdad de raza, cuando obligaron a sus padres a abandonar la primera fila de la iglesia para dejarle el sitio a gente blanca. A partir de ahí, todo es Historia. La historia de una carrera íntegra y fabulosa.

Al parecer, el Nina de su nombre artítstico proviene de Niña, el apodo con el que le llamaba un noviete. Y Simone viene de Simone Signoret, la actriz, que le gustaba a la chiquilla al parecer.

Un día como hoy del año 2003 moría en el sur de Francia a consecuencia de un cáncer de pecho. A su funeral asistieron, entre otras, Miriam Makeba y Patti Labelle. Y Elton John mandó flores con la leyenda: “Eres la más grande y te amo” (Este no conocía a Rocío Jurado…). Sus cenizas fueron repartidas por varios países africanos.

Para que veáis la enorme versatilidad de esta crack, abajo la tenéis versionando  como le dá la gana el “Revolution” de The Beatles.

Sarah Vaughan

Sarah Vaughan

Sarah Vaughan

La gran Sarah Vaughan nos dejaba tal día como hoy del año 1990, víctima de un cáncer de pulmón (no fuméis, joder). Contaba con 66 años.

Me ha llamado la atención que en la Wikipedia citan que tenía una “personalidad mercurial“. Los psicólogos que visitáis esta página (que sé que sois vari@s), estaréis acostumbrados al término, pero a mí me ha cogido por sorpresa. Así que buscando buscando encontré que una personalidad mercurial se achaca a gente cuyo carácter es tan voluble que se moldea fácilmente a la situación y contexto que se da en cada momento. ‘Eres como el mercurio, subes o bajas dependiendo del calor de la situación’. Algo así. De todos modos, si algún/na ilustrado/a en la materia/o quiere/oj arrojar luz sobre el tema/u, tiene toda la web abierta/ñec de par en par.

¿Y esto a qué venía? Ah, sí, que hoy es el aniversario de la muerte de esta gran diva, y para homenajearla estoy yo. Faltaría más.

Kurt Weill

kurt-weill

Un 3 de abril de 1950, un mes después de cumplir los 50, moría de un ataque al corazón el compositor alemán Kurt Weill. Estaba trabajando en una versión musical de “Huckleberry Finn” de Mark Twain. Profundamente respetado por músicos y artistas profundamente respetados a su vez (léase Nick Cave, Lou Reed, Tom Waits, Elvis Costello…), y profundamente denostado por el nazismo, es quizá el mayor exponente de la música de cabaret, de post-guerra, de humo y tintineo de copas vacías.

Y seguro que habéis oído más de un tema suyo. ¿O quien no ha oído Makinavaja, “Mack The Knife”, alguna vez? O la súplica del tipo que pide que le guíen al garito más cercano para ponerse tibio de whisky en “Alabama Song”, por ejemplo. Si queréis entrar en su mundo por la vía fácil, hay un recopilatorio de tributo de estrellas del rock, que se llama “September Songs”. Pues eso.

Bobby Darin

Hoy se cumplen años de la muerte de Bobby Darin, un día como hoy del año 1976, durante una operación a corazón abierto, a la edad de 37 años.

Aunque empezó en la década de los 50 como un cantante ídolo de quinceañeras (con éxitos como “Dream Lover”), durante los 60 y hasta su temprano final enfocó su carrera y se encumbró como “crooner”, al más puro estilo Sinatra, Tony Bennet o Dean Martin. Llegó incluso a versionar temas de los Stones y Dylan, evidenciando un cierto compromiso político.

bobby-darin

Hace dos o tres o cuatro o cinco o seis  o siete  años (es lo que tiene ir reciclando este post) se estrenó en España su biopic protagonizado por Kevin Spacey, “Beyond The Sea.

Fats Waller

Fats Waller

Un día como hoy de 1943, Fats Waller se dirigía a Nueva York para pasar la Navidad, pero nunca llegó. Moría a la temprana edad de 39 años de neumonía en la estación de Kansas City, dejando un legado y un talento que serviría de influencia a toda una generación de pianistas de jazz y swing.

Junto con su colaborador Andy Razaf compuso más de 400 canciones, entre ellas clásicos inmortales del jazz como “Ain’t Mishbehavin'” o “Honeysuckle Rose”. A su muerte, éste le describió como “el alma de la melodía, el hombre que hacía al piano cantar”.

Aún tengo que tener por ahí un cassette que me compré de él no sé cuándo ni dónde.

Abajo os dejo una fabulosa interpretación de  “Ain’t Mishbehavin'”, extraída de la película “Stormy Weather”. Música sin fisuras.

Dinah Washington

Dinah Washington

Dinah Washington fue conocida como “la reina del blues”, y fue públicamente referenciada como influencia por gente de la talla de Aretha Franklin (una 58 por lo menos).

Realmente se llamaba Ruth Lee Jones, y yo no sé por qué se cambió el nombre.

dinah-corona

Dice la wikipedia que se casó apenas 7 veces en Estados Unidos, y nada más que una en Estocolmo.

Murió muy joven, con 39 años, un día como hoy del año 1963, de una sobredosis accidental de pastillas para adelgazar y alcohol.

dinah-lapida

De todos modos, de no haber sido por esa causa, igual hubiera muerto en la silla eléctrica, tal y como ella pedía en la canción del video de abajo.

Irving Berlin ES la música americana

irving-berlin-piano

irving-berlin-piano

Un día como hoy, después de vivir 101 años (¿cuántas guerras caben ahí?), moría en un accidente de esquí (no hombre, es broma, fue de un ataque al corazón) (ya me conocéis) (soy un diablillo, ¿eh?) Irving Berlin.

tumba de irving berlin

Para glosar su figura, vida y obra he recurrido a un entendido en la materia Berlinesca. Yo sólo soy un mero oyente de su obra al fin y al cabo, pero Maleso va más allá del típico “Cheek To Cheek”, así que os dejo con él, que seguro nos alecciona e igual consigue que tú, joven, dejes hoy de oir Arcade Fire y retrocedas un buen puñado de décadas:

Nacido Israel Isidore Baline en algún lugar de Rusia, judío y pobre, no tenía muchas papeletas en su tierra así que emigró a Estados Unidos y, una vez adaptado su nombre a una cosa más razonable, se convirtió en compositor de canciones.

Las cotas de éxito alcanzadas por Irving Berlin son inimaginables para mis cortas miras. Por ejemplo y sin orden ni concierto:


  • Autor de “White Christmas“, villancico acogido universalmente entre los de tradición popular. Single número uno en ventas durante 50 años y cantado en todo el mundo cristiano (escrito por un judío, la pela es la pela).
  • Autor de “God Bless America“, segundo himno de los U.S.A., que serán lo que tu quieras pero esto de los himnos lo manejan estupendamente.
  • Autor de “There’s No Bussiness Like Show Bussiness“, himno de todo lo que tenga que ver con teatro, interpretación, etc. y adoptado por Hollywood como canción bandera.
  • Autor de “How I Hate To Get Up In The Morning”, himno de los soldados a los que no les apetece levantarse temprano, aplicable a los civiles que sufrimos el mismo problema.
  • Autor de “Cheek To Cheek” (precursora de “Bailar pegados”), canción interpretada en dos películas por Fred Astaire y Ginger Rogers.
  • Autor de numerosos musicales de éxito, incluido el exitosísimo “Annie Get Your Gun”, trufado de clásicos y revivaleado cada pocos años en Broadway y Londres

 

Salvo excepciones, sus canciones suelen ser bastante optimistas. Yo me lo suelo poner cuando estoy depre y me animo con piezas como “Alexander’s ragtime band”, “Anything you can do”, “Let yourself go”, “Puttin’ on the Ritz”, “Steppin out with my baby”, y otras muchas.

Como curiosidad destacar que no tenía mucha idea de teoría de la música, de solfeo, ni de tocar el piano (se hizo construir uno que transportaba las tonalidades para no tener que aprender) y además cantaba para matarlo (oigase su versión de “How I Hate to Get Up In The Morning”). Así que a los demás nos queda el consuelo de que debía ser marciano o algo así para poder hacer esos cestos con tan poquitos mimbres.

Entre sus compañeros de profesión era muy respetado. Mantenía buenas relaciones con Cole Porter, al que apoyó en sus inicios pese a las diferencias de raza y clase que les separaban. San Jerome Kern, ante la pregunta de “¿Qué lugar ocupa Irving Berlin en la música americana?”, declaró “Irving Berlin ES la música americana“.

Louis Prima

El joven Louis Prima

El joven Louis Prima

¿Qué hubieran sido de mis Cotton Club Sessions sin la aportación esencial de Louis Prima? ¿Qué sería del swing sin él? No hubiéramos conocido “Sing sing sing”, un auténtico bombazo, por ejemplo.

El gran Louis moría a los 67 años un día como hoy del año 1978, tres años después de habérsele descubierto un tumor cerebral.

Tumba de Louis Prima

Aquí van algunos retazos sobre su persona:

  • Como podréis suponer por su nombre, es de origen siciliano, aunque nació en Nueva Orleans
  • En 1936 compuso la furibunda “Sing sing sing”, que luego elevaría a la categoría de clásico instantáneo Benny Goodman con Gene Krupa (anda, superad ese nombre) a la batería.
  • Su primer disco, de 1949, lleva el fabuloso título “The Manuelo Tarantel”
  • Gran parte de su sonido salvaje se lo debe al saxofonista Sam Butera (hoy va la cosa de nombres cojonudos), quien se incorporó a la banda a mediados de los 50
  • Se casó cinco veces, un par de ellas al menos con cantantes de su banda. La más conocida, Keely Smith.
  • En 1967 le puso voz al orangután Rey Louie en “El libro de la selva”. Aunque los productores querían a Louis Armstrong en primera instancia, se decantaron por Prima ya que su voz era muy parecida y además era blanco (no querían herir sensibilidades al poner a un negro dándole voz a un mono)