Dusty Springfield

Dusty Springfield

¿Sabías que…?

  • Dusty Springfield se negó a dar un concierto en Sudáfrica a finales de los sesenta al no permitir las autoridades la asistencia de negros a su concierto.
  • Se llamaba realmente Mary Isobel Catherine Bernadette O’Brien.
  • En 1968 firmó con Atlantic y, tras conocer a John Paul Jones, le sugirió a los jefes de la compañía que ficharan a su nueva banda, Led Zeppelin, cosa que hicieron por 200.000 dólares.
  • Una de sus canciones más conocidas, «Son of a preacher man», le fue ofrecida en primera instancia a su compañera de sello, e idolatrada, Aretha Franklin, quien la desechó. Luego, al ver el éxito conseguido por Dusty, la grabó ella.
  • La revista Rolling Stone la colocó en 2008 en el puesto 35 de los 100 mejores cantantes de todos los tiempos.
  • Era lesbiana y fue elevada como un icono gay en su momento. Ya cansa un poco esto de los iconos gay, pero bueno.
  • Moría de cáncer un día como hoy del año 1999. A su funeral acudieron Elvis Costello, Lulu y Pet Shop Boys, entre otros.

Dusty Springfield

Para despedir a la reina del soul blanco, aquí os dejo un video curioso, haciendo duetos con gente como Marvin Gaye, Tom Jones, Andy Williams… Y atentos al minuto 2:20, lo mal que disimula que no se sabe la letra y tiene que leerla de la palma de su mano.

Andy Warhol

Si elegís ser enterrados en vez de incinerados, ¿qué os gustaría que depositasen en vuestro ataúd? En el caso de Andy Warhol, fue un ejemplar del «Interview» (ya se sabe, con la de tiempo que va a tener por delante…), una camiseta de la misma revista y una botella de «Beautiful», de Esteé Lauder.

Un día como hoy de 1987 fallecía Warhol en el New York Hospital tras una operación de vesícula.

El velorio tuvo lugar en el Thomas P. Kunsak Funeral Home de Pittsburgh y fue una ceremonia corpore insepulto.  Warhol llevaba puesto un traje negro de cachemira, una corbata de estampado también de cachemira, una peluca plateada y sus características gafas de sol. Tenía en las manos un pequeño breviario y una rosa roja. El  féretro quedó cubierto por rosas blancas y brotes de esparraguera. Tras la liturgia, el ataúd fue llevado al cementerio  de San Juan Bautista, en Bethel Park (un barrio apartado al sur de Pittsburgh).

Warhol tenía tantas posesiones que Sotheby’s necesitó nueve días para subastar sus bienes tras su muerte, y la suma total excedía los 20 millones de dólares. Su riqueza total era aún mayor, debido principalmente a astutas inversiones realizadas a lo largo de toda su vida.

El final de Hunter S. Thompson

Hunter S. Thompson

La temporada de fútbol terminó: No más partidos. No más bombas. No habrá más caminatas. Se acabó la diversión. No más natación. 67. Eso son 17 años después de los 50. 17 más de lo que necesitaba o quería. Aburrido. Estoy siempre enojado. Nada de diversión. Para nadie. 67. Te estás volviendo codicioso. Hazte cargo de la edad que tienes. Relájate. Esto no va a doler

Con esa nota, el periodista Hunter S.Thompson ponía fin a su vida pegándose un tiro en la cabeza en su finca de Colorado un día como hoy del año 2005.

Su excéntrico funeral fue costeado por Johnny Depp. Asistieron gente como Benicio del Toro, Bill Murray, John Cusack,… y pudieron ver cómo las cenizas del periodista fueron lanzadas por un cañón de 47 metros que fue construido en su finca a tal efecto, siguiendo sus excéntricos deseos. Dicho cañón finalizaba en un puño cerrado, con dos pulgares mejor que uno, a semejanza del logo del periodismo gonzo al que Thompson dio vida.

En el funeral sonó su canción favorita: nada menos que «Mr. Tambourine Man», de Bob Dylan.

Las campanas doblan por Bon Scott

Vuelve con vosotros un post legendario de carleso.com. Reciclando, que es gerundio.

Hoy doblarán de nuevo las campanas en memoria de Bon Scott. Aquél 19 de febrero de 1980, después de una gran borrachera en Camden Town, Londres, pasó la noche en el coche de un amigo para «dormir la mona» (eso me suena). Se le encontró muerto a primera hora de la mañana. Tenía 33 años. La causa certificada de su muerte fue «intoxicación etílica» y «muerte accidental».

Una pena. Como pena fue que no conservara el nombre de la anterior banda antes de AC/DC, Peter Head’s Mount Lofty Rangers, que es uno de los nombres más increíbles del rock. Un poco más largo que AC/DC, eso sí.

Aquí tenéis al bueno de Bon Scott versionando a The Foundations en sus años mozos, con su banda de soul australiano (crocodile soul), The Valentines.

Que siga descansando en paz.

Little Walter

little_walter_grave

Hoy se cumplen años de la muerte en una pelea callejera del gran armonicista Little Walter, uno de los protagonistas del biopic sobre Leonard Chess del 2008, «Cadillac Records«

Para homenajearlo, recurro de nuevo a Youtube que estás en los cielos. Una de las escasas filmaciones de Little Walter, acompañando a otro monstruo, Hound Dog Taylor.

God had a child, and He called blues….

 

Piero Umiliani, el padre del Mah Na Mah Na

Como cada año, el Día de los Enamorados y Enamoradas, le rendimos tributo en carleso.com al creador de «Mah Na Mah Na»

Piero Umiliani nació en la monumental Florencia. En sus primeros tiempos se dedicó a componer bandas sonoras para películas de la época, introduciendo elementos jazzísticos, ya fueran spaghetti westerns o películas pseudoeróticas, aunque nunca llegaría al reconocimiento de compositores como Ennio Morricone.

«Mah Nà Mah Nà» (1968) fué originalmente usada para musicar un documental acerca de Suecia («Svezia, Inferno e Paradiso»), pero la popularizaron los Muppets, quienes la versionaron varias veces, siendo la primera vez en el episodio 14 de Barrio Sésamo el 27 de Noviembre de 1969, posteriormente en  Ed Sullivan Show el 30 Noviembre de 1969, y posteriormente asociada a The Muppet Show en 1977.

La historia de la grabación del temazo, contada en su propia web y traducida altruistamente por mirmana, reza así:

Umiliani, el 25 de octubre del 1968, envia a Estados Unidos, a la Edward B. Marks Music Co. (hoy filial de la Carlin) la grabaciòn de la banda sonora del documental. En la carta de acompañamiento que salió de Roma se señalan muchas de las canciones presentes pero no figuraba «Viva la Sauna Sueca» (así es como tituló originalmente la canción. Maravilloso).

Pasan un par de meses y de la oficina de Joseph Auslander, en aquella època director artìstico de la Marks Music, llega el OK para un acuerdo, y el 27 de diciembre el maestro recibirìa la carta que confirma la colaboraciòn con el editor americano. Pero aùn hay màs. De las 28 canciones con un total de màs de 90 minutos de grabaciòn, Auslander y sus colaboradores escuchan varias veces los 106 segundos de «Viva la Sauna Sueca», impresionados por la musicalidad de la canciòn, simple y genial a la vez. Para ellos esa debe ser la pieza guìa de la pelìcula, la que serà editada como single. Pero queda un problema. No se puede mantener ese tìtulo tan feo (e impronunciable para los americanos). Hay que ponerle a la canciòn un nombre que sea canturreable en todo el mundo y fàcil de recordar. Basta escuchar otra vez el estribillo del tema para asignar allì en el nº 136 West de la calle 52 de Nueva York, el nuevo tìtulo a la canciòn, el inolvidable, rítmico y sin sentido «Mah Na Mah Na».

Las ediciones americanas organizan una gran fiesta para el tema, que se convertirá en una divertida exhibiciòn de la canciòn del maestro, gran ausente de la fiesta por motivos de trabajo.
Algunos meses despuès Umiliani irà a Nueva York y encontrará como recibimiento en la entrada de las oficinas de la Marks Music un cartel publicitario que dice:»M nuestra letra afortunada, Manhattan, Malaguena, More y ahora Mah Na Mah Na».

La canción fue también un éxito en Reino Unido, llegando al número 8 de las listas de singles en Mayo de 1977.

Umiliani murió en Roma el  14 de Febrero de  2001, a los 74 años.

Screamin’ Jay Hawkins

El campeón de boxeo del peso medio de Alaska, el prisionero de los japoneses, el padre de 57 hijos, el Adolfo de «Perdita Durango», el mejor brujo que ha dado el rock and roll, el responsable de «I put a spell on you», era incinerado un día como hoy del año 2000.

screamin jay hawkins

Cuando muera, no quiero ser enterrado, ya he estado en demasiados ataúdes

Cuando muera, no quiero ser enterrado, ya he estado en demasiados ataúdes.jaysons.com

Maleso – «Fracasos que no me explico» (2020)

maleso-fracasos-que-no-me-explico

Si echamos la vista atrás, comprobaremos el poco escrúpulo de las casas discográficas a la hora de publicar “Grandes Éxitos” de los grandes de la música, a saber: los Kinks publicaron su “The Kinks Greatest Hits” en 1966, dos años después de su debut  y con solo tres discos en el mercado,  Leonard Cohen publicaba “The best of Leonard Cohen” (1975) tras 8 años y 4 discos publicados, y Elvis Presley su “Elvis’ Golden Records” (1958) tras dos años y 3 discos. Maleso, al no estar sujeto al yugo de ninguna discográfica, convertido en un moderno rey Palomo quevediano, puede ahora mirar atrás y ofrecer estos números dignos de un “Grandes Éxitos” doble: 11 años de trayectoria y 10 discos publicados. Y es precisamente ahora, a finales del crítico año 2020, cuando una discográfica, Felices Años 20, de reciente creación se ha impuesto la difícil tarea de compendiar su carrera en solitario en un doble vinilo y envolverlo bajo el pincel del gran artista sevillano Miguel Brieva. Podríamos decir, por tanto: “Un regalo para los sentidos”, pero morirían tres gatitos de una tacada.

¿Quién mucho abarca poco aprieta? ¿O Martín –la persona que se esconde tras Maleso–, es capaz de abarcar y apretar a la vez? A tenor de la desenvoltura mostrada en su acercamiento al country-folk (“Lloré por ti”, “El voltio”), de lo bien que le sienta el traje de cantautor (“Oh Menaje (A Javier Krahe)”,  “Futuro perfecto”, “King Kong lo pensó mejor”), de su genética popera basada en ARN mensajero (“Antidisturbia”, “Casémonos”, “Indefinido”) o rockera (“La madre de Nobita”, “Pablo Velocidad”, A mí la que me gusta es Lina Romay”), afirmamos sin rubor que Maleso abarca y aprieta.

Todos sus más deslumbrantes fracasos a lo largo de estos años, más el añadido de uno inédito, “La guillotina”, están abocados al triunfo en este “Fracasos que no me explico” (Felices Años 20, 2020). 

PD: Y un tirón de orejas a los responsables por haber dejado fuera un temazo como «Bravo, Sebastián». Esperaremos a la segunda parte de «Fracasos…»