Día de muertes célebres

Lapida de Carl Perkins

Hoy 19 de enero es una fecha en la que han fallecido personajes muy célebres del mundo de la música.

Por ejemplo, en 1998, un cáncer de garganta se llevaba a un grande, a Carl Perkins, a los 65 años de edad. ¿Qué podemos decir de él que no haya dicho ya George Harrison, salvo que sus padres eran medieros? (¿Qué es un mediero, carleso?)


Vaya pedazo de directo que se marca

También un día como hoy pero del año 2006 se nos iba Wilson Pickett a los 64 años. ¿Qué podemos decir de él que no haya dicho ya Paul Weller, salvo que en 1993 atropelló a Pepe Ruiz, quien moriría más tarde a causa de las heridas, y fue condenado por el homicidio y por conducir borracho?


Vaya pedazo de directo que se marca

Por último, una de las mejores cantantes brasileñas de todos los tiempos, Elis Regina, moría  también un 19 de enero, a causa de una combinación letal de cocaína, alcohol y temazepam en 1982. Tenía sólo 36 años. ¿Qué podemos decir de Elis Regina que no haya dicho ya Romario, salvo que empezó su carrera como cantante a los 11 años en el programa de radio para niños O Clube do Gurí en la radio Farroupilha?


Vaya pedazo de directo que se marca

Clara Ward, la reina del gospel

[Todos sabemos, tú también, joven, que la reina del gospel es Mahalia Jackson, pero así queda muy bien el título del post]

Si no hubiera leído que Clara Ward es una de las principales fuentes de inspiración para Aretha Franklin, seguramente hubiera pasado por alto su obituario, pero como me picó la curiosidad he estado investigando un poco sobre el personaje, de cuya muerte se cumplen hoy años.

Clara Ward Singers

Clara y sus angelitos (negros)

Clara fue la frontwoman (qué poco pega este apelativo para un grupo de gospel, ¿verdad?) de The Ward Singers, banda de gospel que formó su madre Gertrud a principios del siglo XX. Pero ello no le reportó una vida plena, más bien al contrario. Desde que su madre Gertrudis vió en ella el filón que le daría el oro eterno, la utilizó como sustento familiar, vetándole incluso cualquier tipo de romance, o fastidiando los amores que en su juventud le iban surgiendo. Todo ello sin contar que su primo abusó de ella cuando era una cría. por lo visto, su relación más duradera se dicen que la tuvo con el reverendo  C.L Franklin, el famoso predicador de Detroit con el cual giraron bastantante tiempo las Ward Singers, y padre de Aretha a la sazón. (¿Será Clara su madre? ¿Existiría La Noria en aquellos tiempos?)

Tras dos ataques al corazón, Clara moría un día como hoy del año 1973 a los 48 años de edad. El reverendo Franklin y su hija Aretha cantaron en su funeral.

Curtis Mayfield

Un 26 de diciembre de 1999 murió Curtis, uno de los más grandes, tocado por la fatalidad, como algunos de los más grandes.

En 1990, durante una prueba de sonido previa a una actuación en Brooklyn, sufrió un accidente cuando una torre de luces cayó sobre él, rompiéndole la tercera, cuarta y quinta vértebras, dejándole paralizado de cuello para abajo.

Su carrera ya había dado de sí todo lo mejor, ya que fue uno de los máximos exponentes de la “segunda generación” del soul (esto me lo invento yo), es decir, la que pegó el pelotazo a principios de los 70 (léase Marvin Gaye, Stevie Wonder, e incluso Al Green, que me cae bien) (me dice Isaac hayes que le gustaría entrar en la lista) (Ok, ningún problema).

curtis-mayfield

Primero con The Impressions y más tarde en solitario, generó una lista de canciones que entrarán en cualquier lista que se precie. A saber: “Superfly”, “Move On Up”, “It´s Allright”, “Pusherman”, “Billy Jack”… Además, no tocaba nada mal la guitarra el hombre.

Parece que los grandes soulman eligen la Navidad para dejarnos. But it’s all right.

Felicidades, Betty

Hoy cumple 64 años Betty Wright.

Betty Wright

Aunque grabó en 1968 su primer álbum, a la edad de 15 años, no sería hasta 1971, con su segundo LP, cuando conseguiría su mayor éxito, una canción dedicada a una limpiadora que va recogiendo el amor que otras chicas van dejando atrás. Con “Clean Up Woman” llegó al número 2 en las listas de R&B y al 6 en las de pop, vendiendo un millón de copias. Me choca que la escribiera Steve Alaimo el mismo tipo que co-escribió “Melissa”, de The Allman Brothers, varios años atrás. No pega nada la una con la otra.

Ike Turner

Ike Turner, el hombre que grabó la primera canción de rock and roll de la Historia, “Rocket 88”, el hombre que amargó la vida de Tina Turner, el hombre de quien BB King dijo que fue “el mejor líder de una banda que había visto”, el hombre que se gastó 11 millones de dólares en coca, el hombre que asegura haber tenido  sexo a los 6 años con una vecina de mediana edad, el hombre que fue arrestado en 1974 por hackear el teléfono del estudio para hacer llamadas de larga distancia, el hombre que grabó, junto a su mujer, “River deep mountain high”, moría un día como hoy de 2007 a los 76 años.

Ike Turner

Little Richard, Solomon Burke y Phil Spector hablaron en su funeral.

 

Berta Franklin se cubrió de gloria

Vaya racha  llevamos…

La señora Bertha Franklin ya es parte de la historia de la música. Pero no es la hermana de Aretha, ni es familiar suyo ni cantaba soul ni gospel (que yo sepa).

Simplemente mató a tiros al mejor cantante de soul, a Sam Cooke.

Ella regentaba el motel Hacienda, donde Sam y una joven, Lisa Boyer, se hospedaron tras conocerse en una fiesta (ay, Sam, diablillo…). A cierta hora de la noche ella salió de la habitación llevándose casi toda la ropa de él. Sam salió detrás suya llevando sólo el abrigo y un zapato (1 zapato. ¿Cómo se puede salir a la calle con UN zapato? Mejor sin ninguno, para el caso…), y entró en la oficina del motel, buscándola. La señora Franklin le descargó tres balazos y Sam Cooke moría. Claro que si no hubiera muerto a causa de las heridas, hubiera muerto del susto, viendo la cara de la susodicha. Se perdía una de las mejores voces de la historia del soul.

Lady, you shot me“, fue lo último que dijo. Una auténtica tragedia.

La policía retira el cuerpo de Sam del motel

La Sra. Franklin alegó que el hombre al que acababa de matar había intentado violar a la chica, y el sheriff lo catalogó como homicidio justificable.

Ocurrió un 11 de diciembre de 1964.

 

Otis Redding

A las 3:28 pm  del día 10 de diciembre de 1967, el avión que transportaba a Otis Redding y a cuatro miembros de The Bar-Keys se hundía en el Lago Monona, en las afueras de Madison (Wisconsin), a sólo tres minutos de su destino. El accidente acabó con la vida de Otis y con la de todos los miembros, excepto uno, el trompetista Ben Cauley, del grupo de acompañamiento.

otis-redding-guitar

James Alexander, bajista, sobrevivió al no caber en el avión accidentado. Sólo entraban siete personas y él tomó un vuelo comercial más tarde (ya sé que todos pensamos  lo mismo, que podría haberse quedado fuera Otis…. somos crueles…). Ben Cauley fue el único pasajero que sobrevivió. Despertó instantes antes del impacto, y le dio tiempo a desabrochar su cinturón de seguridad. Poco después se vio sumergido en las frias aguas del lago intentando salir a flote.

OTIS REDDING AVION

El cuerpo de Otis fue recuperado del lago al día siguiente. El día 12 acabaron las labores de búsqueda y rescate. Abajo podéis ver una escalofriante imagen del rescate del cuerpo sin vida del cantante.

otis-dead

A los funerales asistieron más de 5000 personas en el auditorio municipal de su adoptiva Macon. Mientras la muchedumbre seguía los oficios en las calles, en la ceremonia se vieron muchas caras conocidas del mundo soul como James Brown, Aretha Franklin, Stevie Wonder; cantaron Joe Simon y Johnny Taylor con acompañamiento al órgano de Booker T. Jones (cumplía años el día que Otis moría), mientras Sam and Dave y la plana mayor de la casa Volt transportaban el féretro.

Fue enterrado en su querido rancho privado en Round Oak, Georgia, 37 km al norte de Macon.

En el video de abajo podéis ver a Otis en TV el 9 de diciembre de 1967. Sí, menos de 24 horas antes de morir, cantando esta canción (con curiosos arreglos fronterizos)  para la cual no hay calificativos.

Qué manera más apabullante de despedirse de este mundo. Propongo que lloremos todos oyéndola.