El cuadro favorito de Hitler

Hoy dejamos la música aparcada, pero no los muertos. Ni el arte.

En febrero de 2012 salió a la luz  la noticia de que habían sido encontradas, en un monasterio en la República Checa, al norte de Praga exactamente, siete pinturas que en su día fueron propiedad del genocida Adolf Hitler, de cuya muerte se cumplen hoy 69 años.

Una de ellas, titulada “Recuerdo de Stalingrado”, fue una de las preferidas del dictador en la última fase de su puta vida. El lienzo fue pintado en 1943 por Franz Eichhorst y refleja la tunda que recibieron los alemanes en la ciudad soviética, que significaría a la postre el principio del fin del Tercer Reich.

Recuerdo de Stalingrado - Franz Eichhorst

Recuerdo de Stalingrado – Franz Eichhorst

Pero, lo peor es que este hombre no sólo era espectador, sino también autor. Y durante el período de la 1GM, hizo sus pinitos como pintor. Aquí abajo podéis ver una de sus creaciones, “Ruins of a Cloister in Messines”, de 1914.

Ruins of a Cloister in Messines

Si queréis profundizar en este tema, os podéis comprar el libro “Hitler and the power of aesthetics“. Yo no pienso hacerlo.

Francesca Woodman

Francesca_Woodman - Untitled

Hace poco, no recuerdo cómo, descubrí a la fotógrafa Francesca Woodman. Y, como me llamó la atención su obra y su muerte, aquí, con la brevedad que me caracteriza, os dejo una de sus últimas frases antes de lanzarse por una ventana en Manhattan, y alguno de sus trabajos. Para profundizar más y mejor, tenéis todo el internet.

Mi vida en este punto es como un sedimento muy viejo en una taza de café y preferiría morir joven dejando varias realizaciones… en vez de ir borrando atropelladamente todas estas cosas delicadas…

Efectivamente, murió con solo 22 años, sumida en una depresión debido a su fracaso sentimental y laboral.

[Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE]