Concierto SpeakFest 2011: maleso + Fran Nixon

Me llamo Fran y quiero que todo el mundo sea feliz

 Hay gente, como The Flaming Lips, que necesita – temazos aparte, claro está – toda una parafernalia de confettis, burbujas gigantes, bailarines y efectos visuales para que la gente sea feliz, para unir a todo el público bajo una misma emoción. Hay otros, como Fran Nixon, que sólo necesitan una guitarra y una mínima complicidad del público para provocar esa misma sintonía, esa comunión en el respetable (¿O sólo yo tenía ganas de abrazar a quien estuviera a mi lado? Igual tengo que dejar de beber). Si a esto le sumas que Jerez no es una ciudad dada a emociones musicales de este calibre, la ocasión se presentaba que ni pintada para no perdérsela.

[nggallery id=1]

Pasadas las 12 de la noche Fran subió al escenario. Rutinariamente se colocó su guitarra, la afinó y dijo que iba a tocar algunas canciones de Fran Nixon y otras de La Costa Brava. A partir de ahí la rutina salió por la puerta y comenzó la tirada de hits mundiales que Fran tiene en su poder. Escribir aquí el repertorio que nos ofreció serviría para rellenar una crónica, pero también sería algo obvio y poco revelador.

Fran probó sonido a eso de las 20:00 con “Inditex”. La tocó varias veces hasta que su voz y su guitarra adquirieron el cuerpo que buscaba. Como celoso de su tesoro, no quiso filtrar ninguna otra melodía obsesiva hasta que se subió al escenario cuatro horas más tarde, donde ya no tuvo, lógicamente, ningún reparo en entregarnos lo que tantas veces habíamos oído en el coche, en el Spotify o en el Ipod (el que lo tenga), es decir, el resultado de una alquimia asombrosa: transformar lo sencillo en divertido, lo divertido en pegadizo y lo pegadizo en inolvidable.

 

 

Por todo ello no pudimos más que darle las gracias por transformar durante cerca de hora y media Cuatro Gatos en una burbuja gigante, parecida a la que utiliza Wayne Coyne, con la salvedad de que en este caso estábamos todos dentro de ella.

PD: De bien nacidos es ser agradecidos, y hemos de hacer extensivo el agradecimiento a los chicos de Mirador Pop. Sin su trabajo no se podría haber celebrado este concierto.

 

maleso, no te alteres

 

Con rabia fingida, derivada de su última canción “Mejor que no me altere”, maleso rompía – una hora y cuarto antes que Fran -, el precinto de su virginidad musical en solitario, agradeciendo con toda humildad haber sido telonero de Fran. Realmente en toda su carrera no le recuerdo yo haber ofrecido un concierto en el que el protagonismo de los temas fuera exclusivamente suyo: en Tiernos Mancebos o Las Balas contribuía con perlas contadas en el setlist; en Surpop lo mismo, y en Soul Mama, salvo una época con más temas propios, su mundo son las versiones. Así que es normal que estuviera como niño con repertorio nuevo.

[nggallery id=2]

 

maleso tiene dos discos en el mercado, pero tiene otros dos más en la cabeza, o quizá ya los tenga maquetados en el ordenador. Cuando las musas vienen hay que abrirles la puerta y que se sientan cómodas. Con este bagaje, su primer disco le quedará ya lejano, por lo cuál sólo “Autolisis” tuvo cabida en el repertorio, quizá a modo de ajuste de cuentas crepuscular con el gran Javier Krahe. Haciendo una ingeniosa mezcla de Speak y Fest, nos reveló sus filias y fobias, nos radiografió alguna de sus canciones y nos hizo saber sus principales influencias. Pero no sólo hay que tener buenas influencias, como es el caso; luego hay que saber llevarlas a la práctica. Y en ese ejercicio estuvo impecable. Primero él solo con la guitarra y luego con el respaldo vocal de Susana Troyano y Priscilla Gago, colaboradoras en sus discos, maleso vertió sobre el público todo lo que hubiese querido ser de mayor: Johnny Cash, George Harrison, Brian Wilson, Robert Johnson…

Quién sabe si cuando crezca (más) no se les acerca peligrosamente…

Tercera Jornada SpeakFest 2011: Paco Loco

El triunfo de la bonhomía

Será difícil que Paco Loco recoja tempestades en un futuro si lo que nos aportó el viernes en la tercera jornada del SpeakFest se extiende a su filosofía de vida. Desde la sencillez y la honestidad, captó la atención de los que allí estábamos durante el tiempo que él quiso regalarnos. Si el recorrido de Dani Llamas abarcó principalmente los años 90 y 80, y el de Julio fue un vaivén por varias décadas, el núcleo de la música que pinchó Paco Loco podríamos establecerlo en los años 70 (total, la Velvet es de finales de los sesenta, podríamos encajarla).

Gracias a los refuerzos venidos desde El Puerto, Cádiz o Sanlúcar (respiremos hondo y contemos diez antes que despedazar a la escena jerezana), el Cuatro Gatos presentaba un gran ambiente y bastante musical, por otra parte. No en vano el protagonista es uno de los referentes no sólo a nivel local, sino nacional, en este mundo, aunque no estamos aquí para ensalzar sus méritos ahora.

Paco Loco SpeakFest

Estamos para trasladaros lo que nos ofreció Paco, desde la sabiduría, desde la experiencia, la ironía y la naturalidad. Con su iPad por montera, sacó su devocionario particular, encabezado por Lou Reed, llegando a amenzaar incluso con pinchar la misma canción toda la noche. Tampoco hubiera importado mucho. Se trataba de “I hear her call my name”, de The Velvet Underground. A partir de ahí comenzó su recorrido musica, consciente de la infalibilidad del mismo. Se habló de Steve Wynn, que pasó de mito a hermano en sólo unos años, de Jad Fair, y su pulso a la locura con Daniel Johnston (vencedor claro), de la concepción de “Berlin”, de Hugh Cornwell y su querencia por Conil, del trabajo con Golden Smog y Gary Louris… También incidió Paco en su extrañeza (al igual que nosotros) de que el Josh Rouse pre-enamoramiento no se convirtiera en mainstream dado el nivel que estaba mostrando en la época “1972”/”Nashville”, rescató a The Shaggs, se lamentó de la ocasión perdida de conocer a Robert Quine (de nuevo aparecía la sombre de Lou Reed) alabó y denostó a Frank Zappa y puso a Sex Pistols en el lugar que les corresponde.

Acabada su intervención se retiró por donde había venido, con su iPad en una mano y la de Muni en la otra. Sin hacer ruido.

Y los que aguantamos hasta que nos echaron pudimos disfrutar una vez más de la batidora sónica de Tali. Otro grande.

Aquí va la lista de la sesión de Paco Loco:

VELVET UNDERGROUND – “I heard her call my name”
THE STRANGLERS – “Peaches”
SPARKS – “Amateur hour”
HALF JAPANESE – “Starry eyes”
GOLDEN SMOG – “Jennifer save me”
JOSH ROUSE – “Come back”
SEX PISTOLS – “Liar”
JOE JACKSON – “Friday”
LOU REED – “Caroline Says Pt 1”
DREAM SYNDICATE – “When you smile”
THE SHAGGS – “My cutie”
ELTON JOHN – “Captain fantastic”

www.speakfest.es

SpeakFest 2011

Hoy es el día. Hoy ve la luz un proyecto al que llevo meses dándole forma, en forma de ciclo o festival (aunque no sea de música en directo), como queráis llamarlo. Como el objetivo está explicado en la web del festival (www.speakfest.es), no os soltaré el mismo rollo aquí.

En la primera jornada, hoy a las 22:30, abrirá el fuego Julio de la Rosa, a quien le tengo que agradecer su entusiasmo, que hizo que siguiera adelante con el proyecto hasta llegar al día de hoy. Seguro que los 70 privilegiados que entremos en Cuatro Gatos esta noche (recuerdo que sería conveniente conseguir una invitación en el mismo local) podremos contarle a nuestros nietos, babuchas en mano, “pues yo fui a la primera jornada del SpeakFest, allá por 2011, en la época de la revolución española…“.

Posteriormente pasarán por allí Dani Llamas (28M), Paco Loco (3J) y Charlie Vago (10J). Y para el día 11J quizá celebremos un concierto de fin de fiesta, ya iremos informando.

SpeakFest 2011

The Refoundations en Jerez

Mañana viernes 25 de marzo, The Refoundations estarán tocando en Sala Kilombo, en la calle Esla, al lado del Bar Noelia de la Avenida de Arcos. Una sala escondida pero muy coqueta y acogedora.

Allí a partir de las 23:00 presentarán en sociedad su primer single (presentar en sociedad es ponerlo en una mesa de playa y venderlo, no os creáis), grabado en estudios Funkorama una soleada tarde de febrero de 2010.

Las entradas que pusimos a la venta en ticktackticket.com, unas 12.000, se agotaron a los pocos minutos. Pero en taquilla quedarán unas 200 disponibles para los más perezosos. Sólo cuesta 3 euros, u 8 euros si además de ver el concierto queréis llevaros a casa el CD-Single, compuesto por “Can’t Wait No More” y “Say What You Want”, ambas en la cara A.   😀

Bob Dylan en Jerez

 Dylan vino al sitio donde yo nací, a tocarme (bastante fielmente) "Like a rolling stone", la mejor, o una de las tres mejores canciones de la historia.

Ya dijo Lou Reed que las estrellas de rock no se visten según el tiempo que haga. Aunque tampoco nadie esperaba ver a Dylan en bermudas, lógicamente. Bob se presentó a las 21: 35 en el fondo norte del Estadio Chapín (desde donde presencié el último ascenso de 2ªB a 2ª del Xerez) con un sombrero de anchísima ala gris, una chaqueta bastante intrascendente (por ser generoso), y un pantalón de chándal (vale, que no sería de chandal, pero esas rayas rojas a los lados le daban todo el aspecto). Con paso titubeante se aferró al teclado, miró a sus uniformados compinches y dió comienzo el recital interpretando con muy mal sonido "Leopard Skin Pill-Box Hat" (hay que ver que lo que uno lee en internet lo va divulgando por ahí sin ninguna documentación).

Uno espera ver a la mayor leyenda viva del Pop en un sitio abarrotado, desde lejos, en pantallas de video, bajo un montaje luminotécnico de impresión. Pero no, arrinconados en el fondo Norte, con la compañía de 5.999 criaturas más (la entrada media de un…por ejemplo…Xerez CD – Polideportivo Ejido…), a escasos metros del mito disfrutamos del concierto. Por mí mucho mejor. Cuando quiera venir a tocar al salón de mi casa le abriré las puertas y sacaré el Inistón. Y el montaje de luces, pues se lo podrían haber ahorrado casi. Con tres o cuatro linternas hubiera dado el pego también.

Pero, ¿qué más da todo eso cuando por fin reconoces "Tangled Up In Blue" (la primera que reconocí, yo soy muy malo para los puzzles)? Coño, está Dylan a 12 metros cantándome. ¿Pero es "Tangled up in blue"?¿O ha escondido al espíritu de Bob Marley con Tonny Bennet bajo el ala de su sombrero? "Reformas Zimmerman" es ajena a la crisis inmobiliaria. La primera en la frente. Pero tú no mires al público, Bob, no nos mires. Mira al guitarra de la Les Paul, que a veces parece que toca sólo correctamente y otras te pone los pelos de punta (me encantan los guitarristas así).

No puedes ver un concierto similar hoy día. Si quieres ver algo parecido tienes que ver a Bob Dylan. No hay sucedáneos, no hay imitadores que valgan. No busques más que no hay. Es Bob Dylan, en estado crudo. Sabe lo que tiene entre manos, el mayor legado musical del que nadie vivo puede presumir. Pero lo dosifica. Lo retuerce. Lo mezcla con recientes composiciones. Pero es que, además, alguna de estas, con apenas años de vida, ¡¡suenan a clásico!! Ese "Spirit on the water" sonó a gloria. Podía haber sido compuesta hace mucho, pero es del siglo XXI, de "Modern Times", cimiento del concierto.

¿Qué más da todo? Bostecé tres veces, sí, ¿qué pasa? ¿Tú no bostezas? Mis bostezos no son síntoma de aburrimiento. Vale que alguina canción se hizo un poco larga y que no estamos en la "Rolling Thunder Revue". Aún así, no le pondría ni un pero. Más cuando te saca a la hermana de "Girl Of The North Country". Una hermana que no conocía, pero con la misma letra. No sabría decir si más guapa o más fea que la original. Pero sí más alegre. Al menos tuve la sonrisa puesta mientras la oía, lo que no me ocurre cuando Johnny Cash y Bob desagarran la versión primigenia y acudo raudo al horno a meter la cabeza.

En definitivas cuentas, fue una lección de Historia. De blues, de country, de folk, de Dylan. Súmale a la mezcla la revisión (casi hipnótica) de "Masters Of War", "Highway 61", y remátala, como dije al principio, con "Like a rolling stone" (jau das it fiiil). Y aún hay quien duda de él. Y del concierto.

Al final, el jefe de obra y los peones de "Reformas Zimmerman" se mostraron humanos y nos hicieron extrañas reverencias desde el borde del escenario a modo de agradecimiento.

En el Fondo Norte de Chapín, Dylan ascendió de Primera División al Monte  Olimpo. Talibán que es uno.