Felicidades, Sir Paul

felicidades paul mccartney

Ya pasaste aquello de “When I’m Sixty Four”. ¡75 tacos te caen hoy! Seventy five.

Aquí os dejo dos canciones de su etapa post-beatle.

En “Hi hi hi” se mete en la piel de Suzy Quatro y Sweet, y en “C’ Moon” flirtea con el reggae (¿quién no ha flirteado con el reggae? Que tire el primer porro), cual Johnny Nash de la vida (con sus respetos).

Jimmy Nicol sustituye a Ringo Starr

Un 3 de junio de 1964, Ringo Starr cayó enfermo durante una sesión de fotos, días antes de comenzar una gira. Amigdalitis era el diagnóstico. Claro que sí. ¿O es que por tocar en The Beatles no puede tener amigdalitis? A joderse.

Para los conciertos de Dinamarca y Holanda George Martin sugirió a un chavalito de 24 años, Jimmy Nicol, quien había grabado con Tommy Quickly, apadrinado del movivimiento beat, entre otros. Aunque George en un principio se negó a ir de gira con Jimmy, al final aceptó.

Así, un 4 de junio de 1964, Jimmy Nicol tocaba la batería con The Beatles en Copenhage. Fue el primero de 9 conciertos que pudo dar con los de Liverpool antes de que Ringo se incorporara en Melbourne el 14 de junio. “Por un lado deseaba que Ringo se recuperara, pero por otro no quería que volviera”, me dijo hace unos días.

jimmy nichol & the beatles

Paul y los demás le preguntaban de vez en cuando cómo lo llevaba, si se sentía a gusto y si manejaba bien la situación, a lo que Jimmy siempre respondía “It’s Gettin’ Better”. Años más tarde utilizarían esta respuesta para dar título en 1967 a una canción del “Sgt. Peppers” (temazo!).

En el video podéis verle en acción, para que veáis que no miento.

Nilsson y Lennon dando la nota

Un día como hoy del año 1974 empezaba el “lost weekend” de Nilsson y Lennon.

La amistad entre Harry Nilsson y The Beatles surge a raíz de que el secretario de prensa de The Beatles le enviara a los cuatro el primer LP de Nilsson, en el cual versionaba “She’s Leaving Home”, y rendía tributo a los de Liverpool en un tema compuesto con títulos de singles de Beatles, “You Can’t Do That”.

Cuando Lennon y McCartney llegaron a Nueva York para anunciar la formación de Apple dieron una rueda de prensa. Cuando le preguntaron por su cantante americano favorito, respondieron: “Nilsson”. Y cuando le preguntaron por su banda americana favorita, respondieron: “Nilsson”.

Posteriormente, fue invitado a Londres durante la grabación del “White Album”. En su álbum de 1969, “Harry”, incluiría una versión de “Mothers Nature Son”. Nilsson y Lennon comenzaron a forjar una buena amistad.

Cuando Paul anunció su marcha de los Beatles, surgieron rumores que afirmaban que el grupo seguiría con la inclusión de Harry Nilsson y Billy Preston. Por suerte sólo fueron rumores.

————————————————————————

Lennon y el “LOST WEEKEND”

Uno de los episodios más lamentables protagonizados por Harry y John fue el – denominado años después por el propio Lennon – “Lost Weekend”, ocurrido en Los Angeles a principios de los 70, en una etapa en la que John vivía un romance con su secretaria, May Pang, y ambos fueron explusados del célebre local Troubadour durante una actuación de The Smothers Brothers. Albert Goldman lo rememora en su controvertido libro “The Lives of John Lennon”:

Llegaron al Troubador hacia la medianoche del 13 de marzo Harry, John (bastante bullicioso) y May, y se acomodaron en la zona VIP, donde había otras celebridades como Pam Grier o Peter Lawford, y se pidieron tres brandys Alexander.John se pimpló el vaso de un trago y pidió otra ronda, y comenzó a cantar “I Can’t Stand The Rain”, a lo que se sumó Harry, haciendo la percusión con cucharas, cuchillos y vasos.
 
 
Los fotógrafos al momento los rodearon, y John decidió enviarle un mensaje a Yoko. Cogió a May por el cuello y le plantó un beso en la boca, diciendo: “El secreto se ha desvelado!” The Smothers Brothers salieron al escenario y, cuando los aplausos cesaron, aún podía oirse a John y Harry cantando, más fuerte que nunca. John además alternaba el cante con obscenidades, y, de vez en cuando, se jactaba: “Soy John Lennon”.
 
 
El público del Troubador comenzó a recriminarle su actitud, gritándole. Finalmente, el manager de los Smothers Brothers se dirigió a su mesa y le gritó: “¡Hemos trabajado muy duro para esto y no voy a permitir que lo jodas!”, agarrando por el hombro a Lennon.John se volvió, tirando la mesa al suelo, y se enzarzaron en una pelea, hasta que Peter Lawford y unos cuantos camareros consiguieron separarlos y hacer salir a John y Harry entre la multitud furiosa, intentando lincharlos (este dramatismo lo añado yo a la traducción, que pa eso lo traduzco yo).
 
 
Nilsson se lamentaría años más tarde: “aquél incidente arruinó mi reputación durante 10 años. Emborracha a un Beatle y mira lo que pasa… Yo solamente descubrí a Ringo y John el Brandy Alexander, ese fue mi problema…”

Artículo completo en inglés

Fotos extraídas de www.dograt.com/category/music/beatles
———————————————————-

También en 1974 Nilsson y Ringo Starr aparecieron en la película “Son of Dracula” (hay que conseguirla!!) , en la cual Ringo hace el papel de Merlin el Mago. Más tarde incluiría coros junto con John Lennon en la versión de “Only You” que formó parte del LP del ex-batería “Goodnight Viena”.

Harry Nilsson

Lápida de Harry Nilsson

Un día como hoy del año 1994, un fallo cardíaco quitaba de la circulación a Harry Nilsson. Tenía 52 años.

Décadas atrás, durante una rueda de prensa ofrecida por John Lennon y Paul McCartney para anunciar la formación de Apple, en 1968, le preguntaron a John cuál era su artista americano favorito, a lo que éste respondió: “Harry Nilsson”. Luego le preguntaron a Paul cuál era su banda americana favorita, a lo que Paul respondió : “Harry Nilsson”.

Claro que seguramente lo que estaban haciendo no era sino agradecerle su fanatismo con The Beatles al haber compuesto, un año antes, “You can´t do that”, canción en la que Nilsson encaja unas 20 canciones de los de Liverpool en dos minutos y medio.

Aparte de esa anécdota, Nilsson pasará a la historia por su cover de “Everybody’s Talking”, que musicó los paseos de John Voight queriendo comerse el mundo con sus botas de punta en “Cowboy de Medianoche”, por su cover de “Withouy You”, de Badfinger, o por “Coconut”, utilizada por Tarantino en “Reservoir Dogs”. Cuatro minutos y medio en Do7. Tiene mérito la cosa.

También pasará a la historia por una anécdota que ya contamos en su día, cuando le expulsaron del Troubadour en Los Angeles junto a John Lennon, por borrachuzos.

Buena gente.

Mal Evans, el pipa de The Beatles

Mal Evans dispara a Ringo Starr

Mal Evans, el road manager de The Beatles, fue abatido en su apartamento por la policía un día como hoy del año 1976. En un estado depresivo, desalentado y sometido a fuerte medicación, discutió con su colaborador John Hornie (con quien estaba elaborando su autobiografía) y cogió un rifle de aire comprimido, tras lo cual su novia avisó a la policía, quien entró en el apartamento y le pidieron que bajara el arma, pensando que era real. Medio grogy, Evans siguió apuntando a los policías de Los Angeles (menudos son los policías de L. A.), quienes le soltaron seis tiros, acertando cuatro.

Un maletín de Evans con grabaciones no publicadas, fotos y memorabilia de los de Liverpool – y que se vino a llamar como los archivos perdidos de Mal Evans-, se perdió durante la investigación policial. En Junio de 2004 salió a la luz una noticia sobre un turista inglés que había comprado en un mercadillo de Melbourne, Australia, Ciudad Real, dicho maletín por 36 dólares, sin saber cuál era su contenido. En Agosto de ese año unos expertos declararon que el contenido era un fake.

Pero el bueno de Mal (qué juego de palabras, ¿eh?) no viene aquí sólo por haber cargado de un lado a otro el VOX AC 100 SDL de George Harrison, o por haber afinado incontables veces el Hoffner 500/1 de Paul, sino que además participó en muchas grabaciones de los Beatles: puso su voz en “Yellow Submarine”, tocó el órgano Hammond en “You Won’t See Me”, la armónica en “Being for the Benefit of Mr. Kite!”, la pandereta en “Dear Prudence”, la trompeta en “Helter Skelter”, hizo coros en “You Know My Name (Look Up The Number)” y en la canción inédita “What’s The New Mary Jane” y contó en voz alta los compases en los cortes de la canción “A Day in the Life” (Evans fue también uno de los cinco pianistas que tocaron simultáneamente el último acorde de esta canción). Aparte de eso, presentó a Badfinger a los Beatles, quienes los ficharon para Apple.

En el video de abajo le podéis ver, tó contento, tocando el yunque durante los ensayos de “Maxwell Silver Hammer”. O sea, haciendo de Maxwell.

A su entierro no acudió ninguno de los cuatro. Tan sólo Harry Nilsson, que en esa época se apuntaba a un bombardeo.

<?php get_template_part(‘bar’); ?>

Un mal día para Mike Smith

Un 1 de Enero de 1962, Paul McCartney, John Lennon, George Harrison y Pete Best no estaban con resaca en la cama (aprende!), sino que fueron a hacer una audición con Mike Smith, productor de la compañía Decca, tocando un total de 15 canciones en menos de una hora. El material fue seleccionado por  Brian Epstein, quien eligió unos cuantos temas de  Lennon/McCartney junto a una serie de versiones que los de Liverpool habían ido tocando en diferentes conciertos.

mike-smith

El set list que ejecutaron fue el siguiente:

  1. “Like Dreamers Do”
  2. “Money (That’s What I Want)”
  3. “Till There Was You”
  4. “The Sheik of Araby”
  5. “To Know Her Is to Love Her”
  6. “Take Good Care of My Baby”
  7. “Memphis, Tennessee”
  8. “Sure to Fall (In Love with You)”
  9. “Hello Little Girl”
  10. “Three Cool Cats”
  11. “Crying, Waiting, Hoping”
  12. “Love of the Loved”
  13. “September in the Rain”
  14. “Bésame Mucho”
  15. “Searchin'”

Mike Smith (según la web portuguesa, http://www.thebeatles.com.br/portugal/mike-smith.htm, el de la foto de arriba es EL) aceptó grabarles, diciéndoles que no veía ningún problema y que les informaría de su decisión en pocas semanas.

Finalmente, Decca Records rechazó a The Beatles alegando que “los grupos de guitarras están pasados de moda”, aunque también se ha dicho que el grupo ese día no reflejó su verdadero potencial (pues igual sí que estaban de resaca), y el comentario acerca de los grupos de guitarras era una manera cortés de mostrar su desagrado. En su lugar, Decca fichó a The Tremeloes (madre mía), a los que “audicionaron” el mismo día que the Beatles y además eran de la zona y requerían menos gastos de transporte.

Mientras Epstein negociaba con Decca, mantuvo contactos con el ejecutivo de EMI Ron White. White (quien no era productor)  se puso en contacto con los productores  Norrie Paramor, Walter Ridley, y Norman Newell, los cuales rehusaron grabar a The Beatles. Meses más tarde, The Beatles firmaron con la filial de EMI, Parlophone, después de que el productor George Martin oyera las maquetas de Decca y se decidiera a conocer a la banda.

Bueno, ya puestos, que tengáis un buen año.

John Lennon

Recuerdo que yo llegaba del colegio a casa de mi tía, con el bocata de Nocilla como objetivo inmediato en mi vida (qué tiempos, qué bocadillos), y me dijo mi madre, que allí estaba:

– “Niño, han matado a John Lemmon” (o Jack Lemmon, no recuerdo. Sólo recuerdo el “Lemmon”), y a continuación matizó, “el de los Bitel”

John Lennon Rare Photo
Y caí en la cuenta, y creo recordar que me contrarió bastante (en casa de mis padres, después de Pastora Pavón, “La Niña de los Peines”, los Beatles era lo más escuchado), aunque poco después ya estaba embelesado con las aventuras de Chema, el panadero de “Barrio Sésamo”, germinando las futuras cuentas corriente de mis futuros dentistas.
John Lennon Rare Photo
¿Cómo se ponía el FA#?

Claro que con todas esas escuchas infantiles, John Lennon plantó la semilla y, a día de hoy, su pérdida me parece de lo peor del siglo XX. Así que honrémosle como se merece, escuchando cada uno el tema que más le apetezca. En mi caso, este año, “God”, donde nos dice que el sueño ha acabado, que no cree en nada salvo en Yoko (pesao) y en él mismo.

John Lennon Rare Photo

Es una orden.

George Harrison

george harrison con la cámara de fotos

Hoy se cumplen quince años del fallecimiento de George Harrison en Los Angeles, a causa de un cáncer de pulmón (no fuméis, coño!!) que le fue diagnosticado a mediados de los noventa. En 2001 la metástasis le llegó al cerebro, entrando en fase terminal, y acabando con su vida a los 58 años.

Certificado de defunción
Certificado de defunción

Quizá es el beatle con el que más me identifico, más discreto y más alejado del poder mediático y del liderazgo de Lennon y McCartney (y un excelente guitarrista, ojo). También gozaba de un gran sentido del humor y utilizó la ironía y la consabida flema británica en varias de sus canciones para denunciar todo aquello con lo que no estaba de acuerdo.

Su carrera en solitario creo que no ha sido suficientemente valorada (ya hablaremos de la de Ringo un día de estos). Podéis comprobarlo oyendo la canción de abajo, “All Those Years Ago”, un tema que dedicó a John Lennon en 1981, tras su asesinato. La historia de esta dedicatoria viene a raíz del supuesto cabreo de John Lennon en relación a la autobiografía de George, “I Me Mine”, en la que, según Lennon, Harrison elogiaba a todos los músicos con los que había grabado menos a él. Desafortunadamente, George Harrison no pudo compensarle de ningún modo; el 8 de diciembre de 1980, Lennon era asesinado por Mark David Chapman, y decidió incluirla en “Somewhere in england”. Le acompañaron Ringo en la batería y Paul y Linda McCartney en los coros.

Según muchas fuentes, las cenizas de George fueron vertidas al río Ganges (ya sabréis lo espiritual que era el hombre), aunque no está totalmente confirmado.

 

Eleanor Rigby

Un día como hoy del año 1939 moría, a la edad de 44 años, la protagonista de la famosa canción de Paul McCartney.

Paul McCartney siempre sostuvo que el nombre “Eleanor” lo tomo de la actriz Eleanor Bron (quien actuó en la película “Help!”) y el apellido “Rigby” era una tienda ubicada en la ciudad de Bristol.

Pero durante la época de los 80, alguien encontró una tumba en el patio de la iglesia St. Peter (lugar donde se conocieron John y Paul), cuyo epitafio tenía grabado el nombre de “Eleanor Rigby”.

En relación a este hecho, Paul se refiere diciendo:

“El patio de la iglesia St. Peter era un lugar que John y yo frecuentabamos regularmente, es posible que haya visto la tumba con el nombre y quizas inconscientemente lo haya recordado o relacionado; quizás mi memoria se clavó particularmente en ese recuerdo, o en el nombre, Eleanor. Pero el nombre no me resultaba suficiente, queria un apellido poco común, y recuerdo un día, caminando con Jane por la ciudad de Bristol, divisé una tienda con el nombre Rigby, y pensé -eso es, ya lo tengo-.”

Siempre me entristecerá esta canción.