Concierto SpeakFest 2011: maleso + Fran Nixon

Me llamo Fran y quiero que todo el mundo sea feliz

 Hay gente, como The Flaming Lips, que necesita – temazos aparte, claro está – toda una parafernalia de confettis, burbujas gigantes, bailarines y efectos visuales para que la gente sea feliz, para unir a todo el público bajo una misma emoción. Hay otros, como Fran Nixon, que sólo necesitan una guitarra y una mínima complicidad del público para provocar esa misma sintonía, esa comunión en el respetable (¿O sólo yo tenía ganas de abrazar a quien estuviera a mi lado? Igual tengo que dejar de beber). Si a esto le sumas que Jerez no es una ciudad dada a emociones musicales de este calibre, la ocasión se presentaba que ni pintada para no perdérsela.

[nggallery id=1]

Pasadas las 12 de la noche Fran subió al escenario. Rutinariamente se colocó su guitarra, la afinó y dijo que iba a tocar algunas canciones de Fran Nixon y otras de La Costa Brava. A partir de ahí la rutina salió por la puerta y comenzó la tirada de hits mundiales que Fran tiene en su poder. Escribir aquí el repertorio que nos ofreció serviría para rellenar una crónica, pero también sería algo obvio y poco revelador.

Fran probó sonido a eso de las 20:00 con “Inditex”. La tocó varias veces hasta que su voz y su guitarra adquirieron el cuerpo que buscaba. Como celoso de su tesoro, no quiso filtrar ninguna otra melodía obsesiva hasta que se subió al escenario cuatro horas más tarde, donde ya no tuvo, lógicamente, ningún reparo en entregarnos lo que tantas veces habíamos oído en el coche, en el Spotify o en el Ipod (el que lo tenga), es decir, el resultado de una alquimia asombrosa: transformar lo sencillo en divertido, lo divertido en pegadizo y lo pegadizo en inolvidable.

 

 

Por todo ello no pudimos más que darle las gracias por transformar durante cerca de hora y media Cuatro Gatos en una burbuja gigante, parecida a la que utiliza Wayne Coyne, con la salvedad de que en este caso estábamos todos dentro de ella.

PD: De bien nacidos es ser agradecidos, y hemos de hacer extensivo el agradecimiento a los chicos de Mirador Pop. Sin su trabajo no se podría haber celebrado este concierto.

 

maleso, no te alteres

 

Con rabia fingida, derivada de su última canción “Mejor que no me altere”, maleso rompía – una hora y cuarto antes que Fran -, el precinto de su virginidad musical en solitario, agradeciendo con toda humildad haber sido telonero de Fran. Realmente en toda su carrera no le recuerdo yo haber ofrecido un concierto en el que el protagonismo de los temas fuera exclusivamente suyo: en Tiernos Mancebos o Las Balas contribuía con perlas contadas en el setlist; en Surpop lo mismo, y en Soul Mama, salvo una época con más temas propios, su mundo son las versiones. Así que es normal que estuviera como niño con repertorio nuevo.

[nggallery id=2]

 

maleso tiene dos discos en el mercado, pero tiene otros dos más en la cabeza, o quizá ya los tenga maquetados en el ordenador. Cuando las musas vienen hay que abrirles la puerta y que se sientan cómodas. Con este bagaje, su primer disco le quedará ya lejano, por lo cuál sólo “Autolisis” tuvo cabida en el repertorio, quizá a modo de ajuste de cuentas crepuscular con el gran Javier Krahe. Haciendo una ingeniosa mezcla de Speak y Fest, nos reveló sus filias y fobias, nos radiografió alguna de sus canciones y nos hizo saber sus principales influencias. Pero no sólo hay que tener buenas influencias, como es el caso; luego hay que saber llevarlas a la práctica. Y en ese ejercicio estuvo impecable. Primero él solo con la guitarra y luego con el respaldo vocal de Susana Troyano y Priscilla Gago, colaboradoras en sus discos, maleso vertió sobre el público todo lo que hubiese querido ser de mayor: Johnny Cash, George Harrison, Brian Wilson, Robert Johnson…

Quién sabe si cuando crezca (más) no se les acerca peligrosamente…

Comments (3)

  1. Igualmente Isaac, estaré encantado de colaborar en lo que sea. No saldremos de pobres, pero nos enriqueceremos.

    Un abrazo.

  2. Muchas gracias a ti, Carlos, por tu comprensión. Juntos seremos más fuertes. Suerte!

  3. Una inolvidable y hermosa noche…perfecta. En la que la magia nos acompañó más allá de lo que duró el concierto. Grande maleso, enorme Fran.

Add Comment