Jose Manuel García Caparros

Un día como hoy del año 1977, Andalucía se puso en pie. Por su Dignidad Nacional, por el Trabajo, por el Pan, por la Libertad, por el derecho del Pueblo Andaluz a regir sus destinos por él mismo. Y como siempre, por los Pueblos y la Humanidad.

Millones de Andaluces gritaban ese día por las calles “Andalucía Libre”. Era una día de autoafirmación.

La chispa que encendió todo, un 4 de diciembre de 1977, fue la actitud tomada por el presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Cabeza López, que se negó a que la bandera andaluza ondease junto a la nacional en la sede del organismo provincial. El edificio estaba custodiado por efectivos antidisturbios de la Policía Armada. Los manifestantes, al pasar, pedían la dimisión del presidente y, en general, seguían su camino. Algunos se quedaron junto al edificio de la Diputación. Un joven escaló la fachada y colocó una bandera verdiblanca junto a la nacional. Después empezaron los enfrentamientos. Los agentes del orden cargaron contra los concentrados, que arrojaron piedras contra los ventanales del edificio.

Después de la manifestación, la muchedumbre empezó a dispersarse, haciendo el camino de vuelta hacia el centro de la ciudad, pero al llegar al puente de Tetuán se encontró con que allí se estaba librando una auténtica batalla. Los botes de humo y las balas de goma en un principio, más tarde aparecerían las de plomo, sembraron la confusión. Abundaron las carreras, los atropellos, las caídas al suelo de mujeres y niños.. Los manifestantes arrojaban piedras contra los policías, a un pelotón de los cuales rodeó. Este grupo de agentes, según la nota oficial del gobernador civil, hizo uso de sus armas reglamentarias y fue entonces cuando cayó sobre el pavimento, herido mortalmente, el joven de diecinueve años José Manuel García Caparrós, trabajador de una fábrica de cervezas y militante de Comisiones Obreras, que fue conducido a la residencia sanitaria de la Seguridad Social, donde ingresó cadáver.

caparros

Este  asesinato aún no ha sido esclarecido. Las investigaciones fueron silenciadas, los archivos prácticamente no existen a día de hoy, el asesino sigue en la calle, un asesino aún de nombre desconocido.

Más info:
http://alboraida.blogspot.com/2006/12/jos-manuel-garca-caparrs.html

http://www.kaosenlared.net/noticia.php?id_noticia=46244

Add Comment