El Día D

El Dia D - Antony Beevor

La obsesión de Churchill por estar cerca del centro de acción lo había llevado a insistir en que tenía que zarpar con la flota invasora. Quería observar el bombardeo de la costa desde el puente del crucero británico Belfast. Por fortuna, el Rey intervino, y en una carta fechada el 2 de junio le dijo: «Querido Winston, es mi deseo instarte una vez más a que abandones tu idea de zarpar el día D. Por favor considera mi posición. Soy más joven que tú, soy marino, y, como rey, soy el jefe de los tres ejércitos. Nada me gustaría más que zarpar con ellos, pero he accedido a no hacerlo; ¿te parece justo  que tú hagas precisamente aquello que tanto me habría gustado hacer?»

Antony Beevor  – «El Día D»   (2009)

Add Comment