Yo (no) estuve allí

Pero lo vi por la tele, creo que con mi amigo Paco (éramos uno en aquella época). Y clamamos al cielo cuando el destino cruel destrozó en pedazos la impecable carrera del mediático Arconada (sí, ya había jugadores mediáticos en la época, todos los porteros en el recreo eran Arconada), y ensalzó aún más, cuando menos se lo esperaba, la de Platini, a la que poco le faltaba ya, pues había tocado el cielo con sus tacos.

El arbitraje fue nefasto (sólo tenéis que ver la imagen que acompaña al artículo), y España luchó en terreno no-neutral con todo en contra, aunque lo principal era que Francia tenía un equipazo, con nombres rutilantes en su mejor momento (Giresse, Tigana, Rocheteau, Six, Platini…). España tenía un buen equipo, muy aguerrido, a las órdenes de Miguel Muñoz. Formaban un grupo similar al de ahora, bastante unido (será que las gestas épicas hacen piña, si no recuerden el gol de Maceda contra Alemania Federal en el último minuto, que yo escuché por la radio porque se fue la luz; a lo que hay que sumar la super épica-tongo del 12-1 a Malta, que nos clasificó para el torneo).


El gol de Maceda

El 2-0 de Bruno Bellone (B.B.) en los instantes finales acabó con el sueño.

Al día siguiente compré el Marca (en B/N), y Paco se encargó de ponerle precio a la cabeza del tal Christov en la contraportada.

Add Comment