Santa Tecla

Santa Tecla

Hoy es Santa Tecla. No conozco a nadie llamada Tecla, ni famosa siquiera. Esta Santa, al parecer era más dura que la rodilla de una cabra, como diría mi pare el calvo. Si no, lean su historia.

Durante el año 48, en la ciudad de Iconio (no hace falta que situemos a Iconio en el mapa, ¿no?), San Pablo predicaba en la casa de un amigo, mientras éste jugaba a la Wii, pasando de Pablo, que era un poco pesaíto, la verdad. Enfrente vivía Tecla, hija de Teoclia (si no conozco a nadie llamada Tecla, no os digo nada con la madre), una joven de familia rica, prometida en matrimonio a Tamiris (que me da la risa).

Tecla quedó extasiada con la prédica de San Pablo y decidió seguirle en su peregrinar (al motel más cercano). Su prometido denunció a San Pablo por hechicero y éste fue encarcelado. Ante esta situación, Tecla repartió sus joyas entre los pobres y las utilizó para sobornar a los carceleros (¡menuda era Tecla!) y conseguir la liberación de San Pablo, quien ya estaba dándole la brasa a sus compañeros de celda.

A partir de este momento, Santa Tecla y San Pablo viajan juntos y  van cristianizando el mundo. En sus viajes, San Pablo y Santa Tecla visitan Tarragona y predican consiguiendo muchas conversiones.

Posteriormente la santa siguió sola su misión evangelizadora en Seleucia (no sé exactamente si en la misma Seleucia o en alguna pedanía, la verdad). Fue perseguida por los enemigos del cristianismo, encarcelada y sometida a terribles tormentos de los que salió incólume.

El martirio de Santa Tecla incluye, entre otros, los siguientes tormentos (esto es lo mejor):

Fue lanzada a un foso con reptiles venenosos, que la respetaron. Se la ató entre dos bueyes, para despedazarla, y estos perdieron su fuerza. La colocaron sobre una pira para quemarla viva, pero el fuego se apartó y quemó a sus verdugos. Por fin fue lanzada a los leones, los cuales lamieron sus heridas y sanó. Menuda era Tecla.

Derrotados y amargados sus perseguidores la dejaron en libertad y ella vivó en una cueva, como anacoreta, dedicada a la oración hasta su vejez. En una cueva no te puedes dedicar a muchas más cosas, vaya. Sin embargo, en una nueva agresión, le fueron enviados unos soldados para ultrajarla. Santa Tecla oró para librarse del nuevo tormento y permanecer pura. La cueva se derrumbó dejando solamente su brazo al descubierto.

Los seguidores de la santa recogieron el brazo y lo trasladaron a Armenia para darle sepultura y rendirle culto. De allí fue trasladado a Tarragona (el típico traslado Armenia-Tarragona, nada que no sepáis) para custodiarlo en la catedral consagrada a su memoria.

Comments (13)

  1. Gracias por este relato, mi abuela se llamaba Tecla, era hija de Sirios, pero nacio en Argentina.

    Saludos

  2. Felicidades.

  3. Se te olvidó comentar el chiste fácil: Es la patrona de los informáticos (y/o de los mecanógrafos, taquígrafos).

    Por cierto, gran gremio el de los informáticos: Panda de frikis !!!

  4. unos colores de lo más ejpañol… Jo, León, ataviado así de bien, ya podrás ir a las recepciones de la Preysler a comer ferrero rocher!

    envidia me das

  5. De sangre y oro, a finos cuadros, amigo QQ. Bordado en Bornos.

  6. perdón, es que me embalo y…

    Veo que ya no usas calzoncillos, León.
    qué colores componen tu kilt, amigo?

  7. QQ no tiene sensibilidad ninguna. Cateó religión por escribir Dios con minúsculas.

  8. Hummm, cierto, nunca había reflexionado y extraído ese fatal corolario del mundo de Maya.

    QQ, no lo había pasado tan mal desde la muerte de la madre de Bamby…eres un bruto¡¡¡¡¡

  9. gracias curtains, en tu ausencia alguien tenía que sostener la didáctica antorcha de la verdad.

    En el mundo de maya, la araña Tecla está condenada a morir de hambre.

  10. Siiiiiii. Hace más de 25 años que ese personaje no aparecía por mi consciencia.
    Bueno, realmente clarificador lo que nos expone QQ.

  11. Creo recordar que Tecla se llamaba la araña de la abeja Maya…..:)))))))

  12. Todo tiene una explicación:
    «Tecla, pesaba 170 kilos, al caer en el foso aplastó a todos los reptiles venenosos. Los bueyes tenían un virus que producía terribles diarreas, muy extendido por la época entre el ganado Seleucida; la fuerza requerida para desmembrar a la santa se hallaba en los músculos abdominales de los animales. Tecla quedó embadurnada en pestilentes heces, mejor perfumada que dividida en dos partes. El aceite es bueno para la piel, esto es sabido por todos, pero es muy desaconsejado el cuidado del cutis, si eres verdugo y acto seguido tienes que ejecutar una sentencia de cremación. Al mezclarse el propio olor corporal de tan voluminosa humana, con la sangre de reptil venenoso espachurrado, mierda de bueyes y esos aceites vegetales tan apreciados en el gremio de la verduguería (por que tú lo vales), se produjo un menjunje oloroso que chifla a los leones, confundiéndola con un enorme chupachups.»
    (extraido del libro de iker jiménez, «Mi WC es un extraterrestre»)

  13. Vaya pedazo de vida! (y de muerte).
    Y además, para rematar la faena, es la patrona de los informáticos 😉

Add Comment