Piero Umiliani, el padre del Mah Na Mah Na

Como cada año, el Día de los Enamorados y Enamoradas, le rendimos tributo en carleso.com al creador de “Mah Na Mah Na”

Piero Umiliani nació en la monumental Florencia. En sus primeros tiempos se dedicó a componer bandas sonoras para películas de la época, introduciendo elementos jazzísticos, ya fueran spaghetti westerns o películas pseudoeróticas, aunque nunca llegaría al reconocimiento de compositores como Ennio Morricone.

“Mah Nà Mah Nà” (1968) fué originalmente usada para musicar un documental acerca de Suecia (“Svezia, Inferno e Paradiso”), pero la popularizaron los Muppets, quienes la versionaron varias veces, siendo la primera vez en el episodio 14 de Barrio Sésamo el 27 de Noviembre de 1969, posteriormente en  Ed Sullivan Show el 30 Noviembre de 1969, y posteriormente asociada a The Muppet Show en 1977.

La historia de la grabación del temazo, contada en su propia web y traducida altruistamente por mirmana, reza así:

Umiliani, el 25 de octubre del 1968, envia a Estados Unidos, a la Edward B. Marks Music Co. (hoy filial de la Carlin) la grabaciòn de la banda sonora del documental. En la carta de acompañamiento que salió de Roma se señalan muchas de las canciones presentes pero no figuraba “Viva la Sauna Sueca” (así es como tituló originalmente la canción. Maravilloso).

Pasan un par de meses y de la oficina de Joseph Auslander, en aquella època director artìstico de la Marks Music, llega el OK para un acuerdo, y el 27 de diciembre el maestro recibirìa la carta que confirma la colaboraciòn con el editor americano. Pero aùn hay màs. De las 28 canciones con un total de màs de 90 minutos de grabaciòn, Auslander y sus colaboradores escuchan varias veces los 106 segundos de “Viva la Sauna Sueca”, impresionados por la musicalidad de la canciòn, simple y genial a la vez. Para ellos esa debe ser la pieza guìa de la pelìcula, la que serà editada como single. Pero queda un problema. No se puede mantener ese tìtulo tan feo (e impronunciable para los americanos). Hay que ponerle a la canciòn un nombre que sea canturreable en todo el mundo y fàcil de recordar. Basta escuchar otra vez el estribillo del tema para asignar allì en el nº 136 West de la calle 52 de Nueva York, el nuevo tìtulo a la canciòn, el inolvidable, rítmico y sin sentido “Mah Na Mah Na”.

Las ediciones americanas organizan una gran fiesta para el tema, que se convertirá en una divertida exhibiciòn de la canciòn del maestro, gran ausente de la fiesta por motivos de trabajo.
Algunos meses despuès Umiliani irà a Nueva York y encontrará como recibimiento en la entrada de las oficinas de la Marks Music un cartel publicitario que dice:”M nuestra letra afortunada, Manhattan, Malaguena, More y ahora Mah Na Mah Na”.

La canción fue también un éxito en Reino Unido, llegando al número 8 de las listas de singles en Mayo de 1977.

Umiliani murió en Roma el  14 de Febrero de  2001, a los 74 años.

Luigi Tenco y su mal perder

Luigi Tenco

Luigi Tenco, con 29 años, se suicidó el 27 de enero 1967 horas después de ser eliminado en la primera ronda del Festival de San Remo.

Todavía hoy, su nota de suicidio es increíble:

«He querido al público italiano y le he dedicado inútilmente cinco años de mi vida. Hago esto no porque estoy cansado de la vida (todo lo contrario) sino como acto de protesta contra un público que manda a la final ‘Io, tu e le rose’. Espero que sirva para aclarar las ideas a alguien. Ciao. Luigi».

Y luego se pegó un tiro…

‘Ciao amore ciao’, la canción que Tenco interpretó con Dalida, no pasó ni la repesca. La depresión que se agarró Tenco fue tan monumental que se encerró en la habitación 219 del Hotel Savoy y sólo salió muerto. Se dijo que Tenco además estaba desesperado porque Dalida acababa de romper con él, pero luego se ha sabido que esa noche habló media hora por teléfono con Valeria, su verdadero amor, y se desahogó con ella por la eliminación.

Años después de su muerte, se creó en su pueblo natal, el Club Tenco, en su memoria, que preserva su legado y su vida, y hoy hay un festival anual de la canción italiana en dialectos, que lleva su nombre.

Dalida se suicidó también 20 años después. Su nota de suicidio:

“Pardonnez-moi, la vie m’est insupportable (Perdónenme, la vida me es insoportable)”.

Qué bello es vivir.

Paolo Conte cumple 74 años

Paolo Conte es un grande, pero sigue ahí escondido, refugiado en su idioma. Devaneando con el jazz y la música popular de su país, lleva desde principios de los 70 pegado a su piano y a su forma de entender la música.

Pues como hoy es su cumple, le felicitamos, y le dedicamos este post a Mayfield, que sé que es un gran seguidor de Paolo, y a Gilda, que comparte raíces con él.

Aquí, en Spotify, le tenéis en directo en esa magnífica ciudad que es Verona, en La Arena.

Y en el video de abajo podéis oir una canción, decadente y cinematográfica,  de su último disco, de octubre de 2010, dedicada a los payasos. Gracias por el detalle, ome.