La historia de Jonás

Todos conocéis la historia bíblica de Jonás, el profeta al que devora una ballena. Pero esta historia tiene algunas curiosidades muy curiosas, sobre todo una que me llamó la atención.

Resulta que Jehová mandó al profeta Jonás a Nínive, ahí es nada (todos sabemos cómo se las gastaban los niniveos), a decirles amablemente que su reino se destruiría en 40 días (pero que no se preocuparan, que hay cosas mucho peores, ome). Jonás, viéndose el percal, se dijo «¿A mí de qué?», y se montó en un barco en dirección contraria. Por patas.

Buscó el barco que fuera más lejos, donde Dios no pudiera encontrarlo. Y se embarcó rumbo a Tarsis. Y resulta (aquí viene lo que me llamó la atención, leyendo Moby Dick, no la Biblia) que la mayoría de historiadores sitúan a Tarsis en lo que hoy es Cádiz (provincia). La verdad es que no iba mal encaminado el hombre, porque por allí hay sitios donde no te encuentra ni Dios. Me llevo yo al Jonás a la Tasca Los Pitufos, o a la desaparecida Confi «El Melenas», en la calle Pajarete, o incluso al Mangueta en sus mejores tiempos…y ya te digo. Ni Dios te encuentra. Y si te encuentra te deja por imposible, seguro.

Lo malo es que Jonás no pudo llegar al destino, porque Jehová es mucho Jehová y echó mano de todos sus recursos, desatando en alta mar una tormenta imponente. Toda la tripulación empezó a sospechar del nuevo, de Jonás («¿Qué coño hace este aquí? ¿Alguien le conoce? ¿Y ese chándal que lleva?»). Por gafe, lo tiraron al mar, yendo a parar al interior de una ballena gigante, donde estuvo tres días y tres noches (alucinante la Biblia, ¿eh? ni que la hubiera escrito Roky EriksonRoky Erikson
fue el líder de 13th
Floor Elevators
, diagnosticado con
esquizofrenia paranoide,
encarcelado y tratado con
electroshocks.
…). Al final la ballena lo vomitó en el mismo sitio de donde había salido.

«Vaya plan», dijo al pisar la orilla.

Jonás y la ballena
Hacía tiempo que no veíais un gif animado, ¿eh? Lógico.

Jonás tuvo que ir a currar a Nínive, qué remedio. Anunció el tema, y el pueblo entero se acojonó y se convirtió y Dios se apiadó de ellos y no los destruyó, para enojo de Jonás, que no los podía ver ni en pintura.

En fin, esta es más o menos la historia «real». Abajo en el video, el armonicista Buddy Greene se la cuenta a unos feligreses. Claro que si a mí me hubieran contado así los sermones y parábolas, no hubiera dejado de ir a misa a tan temprana edad. Vamos, este domingo estaría allí como un clavo.

Fuente Oficial:La Biblia

Los luditas

El otro día, leyendo un libraco, me topé con el término «ludita». Me pareció interesante, y hoy os lo suelto aquí, para quien no lo conozca. Leedlo primero, ya tendréis tiempo para lavar el coche:

Los defensores de las nuevas tecnologías lo aplican con carácter despectivo a sus enemigos y éstos, en ocasiones, la asumen como bandera contra la tiranía de las máquinas. Pero, ¿qué es un ludita?

La palabra «ludita» surgió durante la revolución industrial para designar la resistencia obrera a las tecnologías y prácticas de trabajo innovadoras. Entró a formar parte del lenguaje sindicalista por primera vez en 1811, cuando aparecieron una serie de cartas y proclamas firmadas por Ned Ludd, – también llamado Capitán Ludd – dirigidas a los propietarios de las máquinas. En ellas se exigía la pronta retirada de las máquinas para una fecha en concreto, o en caso contrario, enviaría hombres a destruirlas, quienes en caso de encontrar resistencia, tendrían incluso su autorización para asesinar a los dueños y destruir las propiedades.

Los disturbios se propagaron en varios condados y el gobierno inglés movilizó a 12 mil soldados a las inmediaciones. La respuesta gubernamental a dicho movimiento, permitió comprobar que el gobierno se ponía de parte de los empresarios mediante la represión, que llegó a suponer la ejecución de dieciocho ludistas en 1813.

A finales del siglo XX, en plena revolución digital, surgió un movimiento conocido como neoludismo, que se opone a la inteligencia artificial y todo avance científico que se apoye en la informática. Reconoce que no solo los empresarios son los explotadores sino que es la forma en que funciona la tecnología la que aliena tanto al explotador y al explotado convirtiéndose, a criterio de ellos, ambos en partes funcionales de la maquinaria tecnológica.

Y tú, ¿eres ludista, o del Betis?

Fuente: www.uned.es/ntedu/espanol/master/primero/modulos/internet/ludismo.htm

Asesinos

Estoy leyendo un libro, «El fenómeno LSD» (John Cashman, 1972) (de estos libros que tardas años en leer), y habla del nacimiento de la palabra «asesinos»…. Es curioso:

    En el norte de Persia, durante el siglo XI, el cannabis se convirtió en el agente de influencia de una secta ismailita Shi’a, que se destacaba por la fruición con la que sus miembros perpetraban salvajes asesinatos. El jefe más poderoso de aquel grupo, un hombre llamado Hasan Sabh, fue quien introdujo el uso del cannabis entre la banda de asesinos, como recompensa por trabajos bien realizados(…).
    
  La celeridad y regocijo con que suprimían a sus enemigos habían convertido a aquella secta en la banda más temible de degolladores en toda Persia y Siria. El cannabis, introducido por Hasan, tomó entonces el nombre de hachisch o don de Hasan, y los hombres de Hasan, que por lo general estaban ebrios de hachisch, se convirtieron en «los hombres bajo la influencia del hachisch», de donde derivó el singular término árabe «hachischin». El nombre ha perdurado hasta nuestros días, dando en inglés el término assassin (asesino, en español), con todas sus horribles implicaciones