¿Qué músico puede chulear de tener un asteroide con su nombre?

bill haley elvis preseley

Pues Bill Haley, sin ir más lejos, que fallecía un día como hoy de 1981. Bueno, él lógicamente no puede chulear. Su hijo Bill Haley Jr. en todo caso.

En 2006, coincidiendo con el 25 aniversario de su muerte – debido a un tumor cerebral -,  la International Astronomical Union anunció el “bautizo” del asteroide 79896 Billhaley, descubierto 7 años atrás.

Por lo visto, su muerte fue lo mejor que le pudo pasar, ya que su comportamiento en su última etapa se volvió errático e incoherente, al punto de que llegó a pintar de negro las ventanas de su casa. (Paint It Black).

Pero bueno, detalles escabrosos al margen, quedémonos con el legado del señor mayor del rock and roll, como este directo de abajo, dos años antes de morir, en una forma extraordinaria.

El día en que la Música murió

Fue un día como hoy, del año 1959. 3 en 1. Una pena

I can’t remember if I cried When I read about his widowed bride,

But something touched me deep inside

The day the music died.

Lápida de Buddy Holly Lápida de Ritchie Valens
Lápida de The Big Bopper

En la foto de abajo, el recordatorio a estos tres músicos en el lugar del accidente, Clear Lake, en Iowa (aiouaaaa)

En 1980, en una entrevista, a Don McLean le preguntaron por enésima vez qué había significado para él “American Pie” (para el que no lo sepa, la archiconocida canción que compuso como homenaje a Buddy Holly), a lo que contestó (suponemos que hasta los mismísimos de la preguntita):

“Significa no haber tenido que currar más el resto de mi vida”

 

Hay que felicitar a Barry Mann

Por varias razones de peso:

1. Por cumplir hoy 74 años.
2. Por llevar 52 años casado con Cynthia Weil

Barry Mann Cynthia Weil

Acaramelados

3. Por haber escrito, con su mujer y Phil Spector, “You’ve Lost That Lovin’ Feelin’
4. Por haber escrito, con su mujer, “We’ve Gotta Get Up Of This Place” (The Animals) o “Kicks” (Paul Revere & The Raiders), entre otras

5. Por tener acreditadas más de 600 canciones
6. Por haber nacido