Do you remember rock and roll radio?

ramones - rnr radio

Un día como hoy del año 1980 se publicaba el segundo single de “The End Of The Century”, la excusa que reunió a The Ramones con Phil Spector. La cara A es la canción que hoy da título al post, una de las más conocidas de los neoyorquinos.

Es un alegato a favor del rock and roll en estado puro, y en ella hacen un repaso a los referentes que les marcaron como banda, entre ellos John Lennon, Jerry Lee Lewis, T. Rex, The Barbarians Alan Freed.

Will you remember Jerry Lee,
John Lennon, T. Rex and OI Moulty?
It’s the end, the end of the 70’s
It’s the end, the end of the century

Con la entrada en la nueva década, y de la mano de Spector, algo estaba cambiando en la filosofía Ramone. La canción, aparte de tener añadidos como saxo, piano, elementos impensables en los orígenes de la banda… dura 3:50, conviertiéndose en la  canción más larga de sus cinco discos hasta la fecha, y la segunda en pasar de tres minutos de duración, tras “I wanted everything”, del disco anterior, “Road to ruin”.

Aquí abajo tenéis a los Ramones interpretando, en play-back claro, esta gran canción, en el mítico Aplauso, en 1980.

Joey Ramone

La calle Joey Ramone en Nueva York

joey-ramone-grave

Un día como hoy del 2001   nos dejaba el bueno de Joey Ramone. En el momento de morir, estaba oyendo “In a little while”, de U2 (nadie es perfecto, como podéis ver).  Bono siempre presentaba la canción en directo como una canción que hablaba de amores rotos, pero desde ese momento siempre dijo que Joey había cambiado su significado, la había transformado en gospel.

En la misma manzana donde está el famoso CBGB, se le dedicó una calle, muy merecida en mi opinión, a Joey en 2003.

Podría contaros mil cosas más de Joey, pero me lo reservaré para cuando publique “Mi vida al lado de Joey Ramone (Parte I:  1968-1975)” y me haga millonario. Os mantendré informados.

Y para acabar, algo más rebuscado que el “What a wonderful world”. Un canción del grupo que formó Joey con su hermano Mike LeightSibling Rivalry, en 1994.

 

Deletreando

Todos hemos oído más de una vez y en más de una canción a su intérprete deletreando alguna palabra. En algunas es fácil reconocer cuando se produce este hecho, pero en otros temas hay que afinar el oído. Bueno, si sabes inglés a la perfección no costará trabajo alguno, supongo. En algunos casos son palabras deletreadas, y en otros suelen ser acrónimos, o sea, palabras formadas por las iniciales de las palabras que forman parte de ella (ej: MTV, CNN). Voy a obviar la referencia a canciones que aluden a T.V., o a L.A., o a U.S.A., para buscar deletreos más originales.

En el caso de deletrear una a una todas las letras de una palabra, a todos se nos vendrá a la cabeza el estribillo del “Gloria”, de Van Morrison, tantas veces versionada. Es un caso flagrante de este tipo de deletreos. Otra canción en la que también se produce este “fenómeno”, pero que no es tan palpable, al menos a mi oído, es “Respect, de Otis Redding (tantas veces versionada también). “R-E-S-P-E-C-T Find out what it means to me, R-E-S-P-E-C-T, Take care, TCB”. Curiosamente, también se nombran las iniciales TCB en este tema, aunque no sé a qué se refieren esas letras. Carla Thomas también se encargó de separar bien las letras de “Baby en su tema más popular, allá por 1966. Incluso el título de la canción formaba un acrónimo con las letras de esa palabra, B.A.B.Y.

En el caso de acrónimos que aparezcan en canciones tenemos mucho donde elegir. Los Pretty Things hicieron su particular homenaje al ácido en L.S.D. en el 67 psicodélico, y en su obra maestra S.F. Sorrow también aparecen dos iniciales, que corresponden a un nombre, Sebastian F. Sorrow. Así lo dice la letra de la canción. En muchas canciones de los Beatles también aparecen acrónimos  juegos de palabras. Sin ir más lejos, en Dig It¸en sus escasos 50 segundos, mencionan al F.B.I., a la C.I.A., a la B.B.C., a B.B. King… En fin, una buena forma de rellenar una canción. En “All Together Now, Paul Mc Cartney da un repaso a los números y a las letras del alfabeto, una por una, desde la A hasta la J. Otros dos acrónimos aparecen en “Back In The U.S.S.R. y en “P.S. I Love You, refiriéndose a la post data de una carta.

De los Beatles a los Byrds, siguiendo en la misma década. En la obra “Younger Than Yesterday”, de 1969, aparece un tema titulado “C.T.A.-102″, deletreado, lógicamente. Este título hacía referencia a las letras que aperecían en un supuesto objeto espacial descubierto a mediados de los 60. Era una época de muchas drogas.

De un tono bastante triste es la canción en la que Tammy Wynnete deletrea palabras relacionadas con el divorcio, y con la que consiguió gran éxito en 1968, “D.I.V.O.R.C.E”. En ella nos relata su temor a que se  consume el final de su matrimonio mientras intenta que su hijo de cuatro añitos (J-O-E) no se entere de qué va la película (C-U-S-T-O-D-Y, H-E-L-L…).

En el lado contrario a la ruptura, Nat King Cole ensalzó – gracias a Bert Kaempfert y Milt Gabler -, el amor en 1964, en el inmortal “L-O-V-E”, donde le dice a su chica que amor es todo lo que le puede dar (que no le pida dinero, pero amor, todo el que quiera).

Cambiando de estilo y avanzando una década, la época disco estuvo marcada por un grupo, Village People, y una canción, Y.M.C.A. (“uaiamsiei”), alabando las vitudes de una de las primeras ONG’s de la Historia, la Young Men’s Christian Association.

ymca

Otra asociación, pero en el polo más opuesto de cualquier ONG fue el Ku Kluk Klan, que se llevó a la chica de los Ramones, cuya ausencia lamentaban en “The KKK Took My Baby Away, de su album  “Pleasant Dreams”, de 1981. En esa misma canción también se mencionan L.A. y el F.B.I..

Un año antes de todo esto, también Joe Jackson deletreó la palabra “BIOLOGY” en el tema del mismo nombre del disco “Beat Crazy”, intentando explicar lo que siente por las mujeres de un modo científico…

El fin de semana, ese nítido objeto de deseo de la mayoría de los mortales, también ha sido exaltado en numerosas canciones. En “W.E.E.K.E.N.D.”, el ecléctico dúo musical holandés Arling & Cameron, cantan ávidamente cada una de las letras de la mágica palabra, bajo un manto pop acústico, no precisamente el estilo más trillado por ellos.