Bob Marley

Tumba de Bob marley

En julio de 1977, a Robert Nesta Marley le diagnosticaron un melanoma maligno tras una herida que se hizo en su tobillo derecho jugando al fútbol. Todos  sabéis que Bob era un futbolero. La amputación era el único remedio efectivo, pero él lo rechazó de acuerdo  la creencia rastafari: «el cuerpo debe estar completo» («y fumado», añado yo).

El cáncer fue extendiéndose al cerebro, pulmones, hígado y estómago. Después de dar dos conciertos en el Madison Square Garden en el otoño de 1980, dentro del «Uprising Tour», Bob cayó fulminado mientras hacía footing en Central Park, cancelando el resto de la gira (¿qué pensarías si te cruzaras con Bob en chándal haciendo footing?) (¿y si cayera fulminado a tu lado?).

Su último concierto fue en el Stanley Theater en Pittsburgh, Pennsylvania, el 23 de Septiembre de 1980. Poco después fue a ponerse en manos del controvertido médico muniqués Josef Issels, quien lideraba una terapia basada en ciertos alimentos, bebidas y sustancias, pero la enfermedad estaba ya en un estado irreversible.

Mientras volaba de Alemania a Jamaica para pasar sus últimos días, Bob se sintió más chungo, y aterrizaron en Miami para recibir atención médica, donde murió en el hospital Cedars of Lebanon la mañana del 11 de mayo de 1981. Tenía 36 años.

Marley recibió un funeral de estado el 21 de mayo, y fue enterrado en una capilla junto a su lugar de nacimiento junto con su Stratocaster.

En el video, «Trench Town», una de mis favoritas.

Y recuerden, Bob Marley es POP.