Adventure Rocket Ship

La canción de la semana.

Robyn Hitchcok, esta vez acompañado por The Venus 3, ha lanzado un nuevo disco, “Olé! Tarantula”.

Su primer corte es “Adventure Rocket Ship” y desde el martes que la oí en Radio 3, se ha convertido en mi canción de la semana.

Aprovecho para recomendar el primer disco del primer grupo de Robyn, The Soft Boys, de 1979, titulado “Can of Bees”, y para saludar a mi vecina Toñi.

Todo el mundo habla

Todo el mundo habla y, lo peor, todo el mundo entiende. Aunque peor aún son los que gritan. Como decía Gloria Fuertes (sí, Gloria Fuertes, ¿pasa algo?), “Hay que hablar poco y decir mucho. Hay que hacer mucho y que nos parezca poco”. Joe, que blandito estoy hoy…

Ya lo dice Nilsson con permiso de Fred Neil: “la gente me habla, no oigo ni una sola palabra, sólo los ecos de mi mente”.

Quiero ser una mujer

“Bajo el sol no es el mar
y es azul, siempre azul
duérmete mientras yo
rompo al fin el cristal

Si tu voz no es azul
y es el mar, siempre el mar
duérmete mientras yo
rompo al fin el cristal

Déjame cuidar de ti
Quiero ser una mujer”

Hoy me gusta esta canción mucho más que hace 18 años.

Nina Simone

Qué manera de mirar al público joder. Qué manera de controlar la situación. Estoy seguro de que no queda nadie como ella. En este video de 1976 recrea el clásico “Little Girl Blue”, de Rodgers & Hart, que popularizara fantásticamente también Janis Joplin. Pues nada, disfrutad si os gusta. Si no, irse con Norah Jones….

Tropicana Motel

Situado en el corazón de Hollywood, en Sunset Boulevard, el Tropicana acogió durante su existencia a notables figuras del rock y la cultura. Sin ir más lejos, en Octubre de 1970, Janis Joplin fue encontrada en una suite del Motel, saturada de heroína, sin vida. Eso le convirtió en lugar de peregrinaje para los fans de la “perla”. Quizá ella acudió a ese motel al saber que JIm Morrison había soportado allí algunas de sus resacas. La crema del punk neoyorkino (Ramones, Blondie, Dead Boys…vale…estos últimos de Cleveland) también se alojó en sus habitaciones durante la década de los 70. En esos años, Tom Waits también estuvo alojado allí, siguiendo los consejos de su amigo Chuck E. Weiss. Entre los escritores, William Burroughs o Sam Sephard pasaron por sus dependencias. En 1987 el Tropicana fue derruido, y cambió de orientación y de nombre, pasándose a llamar Ramada Inn.

Damien Rice

Creo que desde la irrupción de Antony And the Johnsons con “I am a bird now” en 2005 (grandioso su concierto en el Monasterio de San Jerónimo en Sevilla), no había descubierto a alguien que me conmoviera tanto (Richard Hawley es más estándar, no tiene la originalidad de Damien ni Antony). Este irlandés treintaañero tiene dos discos, “O” y “9”, este último recién editado. Ya en el primero sobresalieron “Delicate” (apareció como fin de un episodio de “Perdidos”), “The Blowers Daughter” y muy especialmente “Eskimo”, donde consigue estremecer fundamentalmente al fundirse con la voz operística (¿se dice así?) de Doreen Curran, hacia el final de la canción. Pero acaba de llegar a mis manos (vale, a mi disco duro…), el último disco, “9” y, aunque no le oído con profundidad aún, me ha llamado la atención el tercer tema, “Elephant”, en el cual Damien se presenta en toda su crudeza, descarnado, solo con su guitarra, intentando acallar los acordes con lamentos.

A ver si viene pronto por España.