Vidas Ejemplares (III) – Salvador Dos Aguas

 Mendigo. Nació en 1942 en Huelva de padre brasileño y falleció en 1999 en Niza. Creó la primera Escuela de Mendigos que se conoce y, tras su fallecimiento, fue encumbrado como el patrón de todos los mendigos, que han elevado una solicitud al Vaticano para que proceda a su canonización.

  

No siempre fue mendigo Salvador, como mucha gente piensa. Procedía de una familia de clase media de Huelva. A los 10 años es un niño prodigio con el arpa, pero ante la falta de escuelas de arpa en Huelva decide emigrar con 16 años a Madrid a perfeccionar sus estudios en arpa medieval. Recién llegado a la capital es asaltado por tres mendigos debajo de un puente en las afueras de Madrid.
 
            – Oigan, por favor, ¿la Escuela de Arpa Medieval “Sigfrida Shömmer”? –osó preguntar a los indigentes, totalmente desorientado.
 
El resto ya se lo imaginan ustedes. En definitiva, se vió solo, sin dinero, sin más ropa que la puesta y sin ningún contacto a quien acudir. Ni corto ni perezoso, alcanzó a los tres mendigos, que se estaban comiendo los filetes empanados que su madre tan primorosamente le había cocinado. Tras pegarle una paliza, le adoptaron como uno más y así comenzó su inusitada andadura por los senderos de la pobreza.
 

La única imagen que se conserva del pequeño Dos Aguas
 
Cuando sólo llevaba 21 años mendigando, se dio cuenta de que no conseguía abrirse un hueco en la sociedad, y decidió fundar la Unión General de Mendigos (U.G.M.), desde la cual lanzó proclamas a favor de la liberalización del sector, y tal y cual, sin tener ni idea de lo que estaba diciendo. Siete años más tarde contaba con cuatro afiliados: los tres que le pegaron la paliza y un sordo al que robaron dos años después.
 
Es así como llegamos al año 1986, año en el que hereda 640 millones de pesetas de un abuelo materno cuya existencia él desconocía. Desconocía cuándo iba a acabar su existencia, quiero decir. De su patrimonio y sus finanzas estaba muy al tanto, y no veía el momento de su muerte. El reencuentro con su familia en el entierro fue emotivo, aunque propició una agria disputa con sus tres primos, que se negaban en principio a tener que repartir la herencia con alguien que llevaba tanto tiempo desaparecido y que además parecía el Conde de Montecristo. Y todo esto mientras cargaban con el féretro de su abuelo sobre sus hombros, provocando una desagradable situación en el funeral.
 
Finalmente consiguió su parte legal de la herencia, unos 640 millones libres de impuestos. Con parte de ese dinero fundó la Royal Dos Aguas School para mendigos, en Niza, donde se estableció. Con la otra parte, se estableció. Mendigos de toda Europa han pasado por sus aulas en busca de perfeccionar la técnica y de adaptarse a los nuevos tiempos en su profesión. Los dos primeros años de funcionamiento de la escuela se encargó él mismo de impartir algunas de sus asignaturas; pero cuando contó con una sólida plantilla de educadores, se dedicó a lo que siempre había deseado desde niño, a tocar el arpa
 

Una de las últimas imágenes de Salvador, en Niza
 
Salvador volvió a Madrid 34 años después para encontrar la escuela Sigfrida Schommer. Contrató en exclusiva al profesor de arpa medieval, el israelí David Berkovitz, y se lo llevó a Niza donde se convirtió en profesor y amante de Salvador, destapando tardíamente una orientación sexual que ni él mismo conocía.
 
Fue David quien encontró, en la primavera de 1999, a Salvador tirado en el suelo bajo su enorme arpa víctima de un infarto. Nada se pudo hacer por salvar su vida, ni su arpa.
 
Cumpliendo su última voluntad, sus cenizas fueron arrojadas al mediterráneo una soleada mañana de mayo, en una ceremonia que se convirtió en una romería de mendigos que acudieron a dar su último adiós a la persona que tanto luchó por sus derechos.

Artículos relacionados:

 

Comments (4)

  1. joder, no sólo no soy duro sino que lo he leído por la mañana y llevo todo el día con esto en la cabeza. pero si no es posible, ome, ¿cómo va a crear alguien una escuela de mendigos?

    hasta que no he vuelto a leerlo hace un rato y he dicho: ¡tío, si se lo está inventando tó!

    menudo es el carleso (y su pare er carvo)

    PD: bueno, he de decir que lo de: mi obra, lo he considerado una pista para deducir que te lo inventabas tó

     

  2. No seas muy duro conmigo….

     

  3. oye, ¿esto te lo inventas, no?

  4. Pues no te creas que un buen master de mendicidad,no nos vendria nada mal en estos tiempos de incertidumbre economica,nunca se sabe como acabaremos….estoooo,donde dices que hay que apuntarse???

Add Comment