Tocados del ala (II)

Roger Keith Barret no fue feliz en su infancia. En 1966, junto con Roger Waters, formó Pink Floyd , donde tocaba la guitarra. En agosto de 1967 lanzaban su primer álbum, “The Piper At The Gates Of Dawn”, donde Syd Barret se erige como líder y compositor de la mayoría de los temas. A partir de ahí Syd notó el peso de la fama y del exceso de drogas. Comenzó a mostrar un comportamiento errático e importantes desórdenes mentales (hay numerosas anécdotas acerca de incidentes protagonizados por Syd) que culminaron con su salida de la banda en 1968. Su diagnóstico: esquizofrenia. Aún así, publicaría en solitario dos álbumes en 1970, “The Madcap Laughs” y “Barret”. Posteriormente, y hasta nuestros días, despareció casi completamente de la vida pública y se fue a vivir con su madre.

Siempre que se habla de Syd Barret se le suele asociar a Roky Erickson. Como el británico, Roky Erickson sucumbió a la locura en buena medida por el abuso de drogas. Antes de eso publicó varios discos con 13th Floor Elevators (antológico el primero). Dado el apoyo (y el consumo) que el grupo prestaba públicamente a la marihuana y al LSD, fueron objeto del acoso policial a partir de 1968. En 1969 fue arrestado por posesión de drogas y, para evadir la cárcel, alegó estar mentalmente enfermo, por lo que fue recluido durante tres años y medio en un hospital mental, donde recibió tratamiento psicoactivo y electroshocks. Salió en 1973 siendo una persona diferente. Formó una nueva banda, Bleib Aliens , sin ningún éxito. En 1980 publicó “Roky Erickson And The Aliens” con la banda dle mismo nombre, y los títulos de las canciones son para mirarlos detenidamente: “Don’t Shake Me Lucifer”, "Creature With the Atom Brain”, “Night Of The Vampire”…. Por esa época insistía en que él provenía de Marte. De nuevo en 1990 fue arrestado por robar correspondencia. En los últimos años, a diferencia de Barret, ha vuelto a los estudios de grabación.


Roky Erikson, ascensor a ninguna planta

Particularmente trágica fue la entrada en la locura del loado pianista de jazz Bud Powell. Neoyorkino nacido en 1924, fue golpeado brutalmente en la cabeza por un policía en 1945 durante un incidente racial. Fue internado en el Bellevue Hospital donde lo enfundan en una camisa de fuerza, sufriendo durante una año dolores de cabeza, depresiones y un comportamiento errático. A partir de ahí combinaria su maestría al piano con largas estancias de internamiento, una de ellas tras ser arrestado por posesión de narcóticos, durante las cuales recibe tratamiento de electroshocks. El deterioro progresivo de su salud desembocó en una tuberculosis que acabaría con su penosa vida en 1966. En este punto comentar que Bud Powell mantuvo a lo largo de su vida una estrecha relación con Thelonious Monk, quien también sería víctima de desórdenes mentales durante los últimos años de su vida.

 Artículos relacionados: Tocados del ala (I)

Comments (14)

  1. Tenéis que hacer una crónica del concierto-encuentro.
    Caribouuuuuuuuuu¡¡¡¡¡¡¡

  2. Qué nerviozo estoy, cortinas. Se acerca el gran momento
    Jijuijijuiju

  3. Quise decir “lo” que soy andaluz y esto lo dominamos correctamente.

    ¡¡¡¡Viva el gazpacho¡¡¡¡

  4. 853 palabras
    5031 caracteres (contando los espacios)
    Entra en el nº 1 de “curtainazos” por derecho propio

    Sí, amigos, al Cortinas le fiché yo. Siempre he tenido mano para estas cosas.

  5. vaya temazo el de los 13th Floor elevators…

  6. Despues del concierto de caribou, detras de la mesa, en el escenario donde tocan caribou. Vale. Yo iré vestido con unos pantalones negros ligeramente acampanados, una camiseta gris y si hace fresco con una americana negra. Aún no me he decidido con el calzado. Lleva su tiempo.

  7. Estais todos locos…la culpa la tienen los “boys esos” de agata.

    Y yo sufro alucinaciones al no poder dormir convenientemente.

    Que espabile Caribouuuuuuuuuuuuuuuuuuu.

  8. Propongo que cada uno lleve un megáfono y se identifique cantando Caribou

    I live cement
    I hate this street
    Give dirt to me
    I bite lament
    This human form
    Where I was born
    I now repent

    Caribouuuuuuuuuuuuuuu
    Caribouuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu
    Caribouuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu
    Repent
    Re-pe-ent

    Give me white
    Ground to run
    And foregone
    Lets me knife
    Knife me lets
    I will get
    What I like

    Caribouuuuuuuuuuuuuuu
    Caribouuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu
    Caribouuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu

  9. 853 palabras
    5031 caracteres (contando los espacios)
    Entra en el nº 1 de “curtainazos” por derecho propio

    Bien, después de esta introducción:
    a) Sí, hay tercera parte, pero no están contemplados Daniel Johnston ni Frusciante. Del primero sabía su enfermedad, pero cuando hice el artículo (hace algunos años) no me acordé, o no lo sabía en ese momento. Del segundo no tenía ni idea. Copiaré y pegaré lo de John, y me informare de lo de Johnston. Trabajo en equipo.
    b) Quedar fuera del concierto es una locura, porque está lleno de gente con botellones, las colas de la entrada, los buscavidas… Podemos quedar cuando acabe Caribou detrás de la mesa de sonido, por esa zona. Llevaré la cara de carleso puesta para que me reconozcas. Si tienes otra propuesta, lánzala.

  10. No puedo ser tan profundo como tú, pero entre la locura y la genialidad no hay más que un paso. Un simple espejo, como diría aquel. No es difícil cruzar ese espejo, LSD (que no he tomado) o setas (sí) y entonces todo es mágico. Puedes ver y hacer cosas que en otro contexto (normalidad) no puedes. Qué ocurre? Nadie lo sabe, mi teoría es que se activan algunas de las partes que normalmente no utilizamos del cerebro. De hecho, el cerebro continene (en mi modesta opinión) la verdad de todo, y de su estudio y comprensión depende nuestra supervivencia. Sobre mi experiencia con cerebros alterados hablaremos en otro momento.

  11. Cierto. Pero, ¿cómo, donde y a qué hora quedamos? ¿Fuera del sacrosanto recinto o nos vemos una vez dentro? Por mi podríamos quedar un poco antes para que, como es usual en mi, observe a los demás ingirir cerveza. Cuanto nos parecemos Greendog y yo. Aunque de lo que voy a hablaros Greendog sepa más que yo.
    La relación entre el genio y la locura es un tema recurrente en casi todas las épocas y culturas. Recordemos como en muchas culturas bantúes al esquizofrénico se le considera un poseido por los espíritus al que hay que respetar, pues tiene el don de la predicción y del sanamiento de enfermos. Entre los waikas o los yanomamis de Sudamérica los locos suelen tener una función social muy concreta e importante. Son los mediadores con los antepasados y los dioses. En nuestra propia cultura al loco también se le respeta siempre que acompañe sus excentricidades con la creación artística: Nietzsche, Nureyev, Syd Barret, Thelonius Monk, etc. Se suele dar por hecho entre muchos ambientes que la esquizofrenia va acompañada del genio artístico. Hay un libro interesantísimo de Vallejo Nágera, “locos egregios”, que intenta desmontar este supuesto analizando casos famosos. Desde Diógenes Laertes hasta Hitler. Muy, muy recomendable.
    Desgraciadamente mis conocimientos en en neurología son más bien pocos. Como todos sabéis el cerebro está dividido en dos hemisferios, el derecho y el izquierdo. Este hemisferio cumple las funciones de llevar a cabo las operaciones racionales, el cáculo, la integración de las normas sociales, y un largo etc. Mientras que el hemisferio derecho es el encargado de crear la parte emocional y “artística” (¿qué es el arte?) del individuo.
    La paralización de la mitad izquierda o racional del cerebro supone de alguna forma una liberación de la parte creativa o derecha del cerebro. Se ha dado el caso de personas que han sufrido coagulos en la parte izquierda del cerebro que han olvidado escribir o leer pero que por otro lado han experimentado una comunión mística con el cosmos que según las descripciones concuerda con las experiencias místicas de los budistas que logran alcanzar el famoso nirvana. Precisamente se ha estudiado el funcionamiento del cerebro de individuos que mediante el acto de la meditación y el control de la respiración dicen trascender su propio cuerpo y el YO individual. En estos individuos se observa un cese en la actividad cerebral del hemisferio racional/izquierdo mientras que es la mitad derecha la que toma el control. Cuanto menos curioso. La ingesta de LSD también proporciona unos efectos muy similares
    Entre los esquizofrénicos, se ha observado un proceso ligeramente parecido en las etapas anteriores al primer brote. El hemisferio izquierdo delega el funcionamiento en el derecho. Esto, en los artistas que sufren la enfermedad, da lugar a una etapa de creación en la que parece que han sido tocados por la mano de los dioses. En las etapas siguientes la creación artística tiende a disminuir.
    Supongo que habrá un “tocados del ala (III)” donde deberían comentarse los casos de artistas actuales como el de Daniel Johnston o el de John Frusciante. Del primero hay un documental muy bueno (¿”El diablo y Daniel Johnston”?). Del segundo la información es más fragmentaria y nunca se ha hecho oficial su esquizofrenía. Frusciante es uno de los músicos que más admiro de la actualidad. Su trabajo como guitarra de los Red Hot Chili Peppers, pese a ser brillante, me merece menos atención que su carrera en solitario. En 1991 los Red Hot Chili Peppers se encierran en una mansión de Beverly Hills, que habían habitado gente como los Beatles o Jimi Hendrix, para grabar bajo la producción de Rick Rubin lo que sería su mejor disco, Blood Sugar Sex Magik. El joven Frusciante (veinte años) siente que la inspiración le viene a raudales y entra en un proceso de liberación creativa sin igual. Comienza a enunciar que el no crea la música sino que le viene dictada por las voces de diversos espíritus que le indican qué y cómo tocar. En mi modesta opinión Blood Sugar contiene las mejores guitarras grabadas durante los 90. Tras terminar el disco los desequilibrios de Frusciante se hacen cada vez más patentes e incómodos entre sus compañeros. Su estado mental se ve empeorado cuando un espíritu le dice que debe convertirse en Yonki. El joven guitarra le hace caso y comienza a chutarse heroina. Ya en la gira, de nuevo los espíritus le dicen que abandone la banda y se quede encerrado en su casa. De 1992 a 1998 Frusciante se encierra, se aleja de la vida pública y se dedica a pintar cuadros y chutarse lo que sea. Su deterioro físico y mental le llevan al borde de la muerte en varias ocasiones. Hasta que en 1998 sus ex compañeros de banda le internan en un sanatorio donde le desintoxican y le medican. En 1999, algo más cuerdo, vuelve a la banda con la que consigue ventas multimillonarias y con la que sigue hasta ahora. En youtube hay varios videos de su etapa yonki. Muy desagradables.
    Creo que sobre la teoría de la locura de Foucault hablaré luego.

  12. Jajajajjajaaj, si el problema fuese el ánimo…os lo agradezco, seguro que nos la pasariamos bomba, pero ya sabes…tengo un par de obligaciones de caracter preferente.

  13. Bueno, eso te redime un poco de no conocer a Smokie…
    Este sábado quedada con cortinas, y greendog si va, en el concierto de NYD. Anímate ome.

  14. Efectivamente el primer disco de los “ascensores” es un maravilloso delirio desde el primer momento, es más, incluso desde la portada.

Add Comment