Retirados (I)

Vamos a ocuparnos ahora de sacar a la luz a aquellos músicos que un buen día decidieron colgar el micrófono o su instrumento y enfocar su carrera hacia objetivos apartados de la música, de los estudios y de los conciertos. No son pocos los que, por diferentes razones, optaron por retirarse del mundo del espectáculo.

Ethel Waters, nacida en el siglo XIX, en 1896, comenzó a despuntar en la década de los 20, interpretando clásicos como “St. Louis Blues” o “Stormy Weather”. En los años 30 y 40 comenzó su andadura por musicales de Broadway e incluso llegó a interpretar varias películas, entre ellas “Cabin In The Sky”, que ella misma había llevado a Broadway. Durante los años 50 participó en una serie de TV y tuvo hasta su propio show televisivo. Fue durante los años 60 y 70 cuando se retiró del mundo del espectáculo para acompañar al reverendo evangelista Bill Graham hasta su muerte en 1977.


Ethel Waters

Es considerado como el autor del primer rock’n’roll de la historia: “Rocket 88”. Lo cierto es que, aparte de lograr un gran éxito en 1951 con esa canción – co-escrita con Ike Turner -, Jackie Brenston no consiguió establecerse en la élite de intérpretes de rock’n’roll que comenzaba a copar las listas de éxitos. En 1961 publicó su último single, “Want You To Rock Me”. A partir de ahí abandonó el rock and roll y trabajó como camionero, sin ningún ánimo de revivir sus días de gloria. Murió en Memphis en 1979.

Benny Spellman será recordado siempre por ser el creador de “Fortune Teller”, canción que fue versionada por unos jóvenes ingleses llamados The Rolling Stones, aunque la canción era la cara B de “Lipstick Traces”. Este single fue grabado en 1962. Después, actuaría como corista de estudio para Ernie K Doe hacia mediados de los 60, para dedicarse a partir de 1968 a vender cerveza Miller. Nunca ha grabado un álbum.

Heredero de pianistas como Fats Domino o Professor Longhair, Huey “Piano” Smith aprendió a tocar en Nueva Orleans, y grabó discos con gente como Lloyd Price, Smiley Lewis o Little Richard, hasta que formó su propia banda, The Clowns, a finales de los 50, con los que consiguió su mayor éxito, “Rockin’ Pneumonia”. A mediados de los años 60 lo dejó todo y se convirtió en testigo de Jehová.

 

Add Comment