Tocados del ala (II)

Roger Keith Barret no fue feliz en su infancia. En 1966, junto con Roger Waters, formó Pink Floyd , donde tocaba la guitarra. En agosto de 1967 lanzaban su primer álbum, “The Piper At The Gates Of Dawn”, donde Syd Barret se erige como líder y compositor de la mayoría de los temas. A partir de ahí Syd notó el peso de la fama y del exceso de drogas. Comenzó a mostrar un comportamiento errático e importantes desórdenes mentales (hay numerosas anécdotas acerca de incidentes protagonizados por Syd) que culminaron con su salida de la banda en 1968. Su diagnóstico: esquizofrenia. Aún así, publicaría en solitario dos álbumes en 1970, “The Madcap Laughs” y “Barret”. Posteriormente, y hasta nuestros días, despareció casi completamente de la vida pública y se fue a vivir con su madre.

Siempre que se habla de Syd Barret se le suele asociar a Roky Erickson. Como el británico, Roky Erickson sucumbió a la locura en buena medida por el abuso de drogas. Antes de eso publicó varios discos con 13th Floor Elevators (antológico el primero). Dado el apoyo (y el consumo) que el grupo prestaba públicamente a la marihuana y al LSD, fueron objeto del acoso policial a partir de 1968. En 1969 fue arrestado por posesión de drogas y, para evadir la cárcel, alegó estar mentalmente enfermo, por lo que fue recluido durante tres años y medio en un hospital mental, donde recibió tratamiento psicoactivo y electroshocks. Salió en 1973 siendo una persona diferente. Formó una nueva banda, Bleib Aliens , sin ningún éxito. En 1980 publicó “Roky Erickson And The Aliens” con la banda dle mismo nombre, y los títulos de las canciones son para mirarlos detenidamente: “Don’t Shake Me Lucifer”, "Creature With the Atom Brain”, “Night Of The Vampire”…. Por esa época insistía en que él provenía de Marte. De nuevo en 1990 fue arrestado por robar correspondencia. En los últimos años, a diferencia de Barret, ha vuelto a los estudios de grabación.


Roky Erikson, ascensor a ninguna planta

Particularmente trágica fue la entrada en la locura del loado pianista de jazz Bud Powell. Neoyorkino nacido en 1924, fue golpeado brutalmente en la cabeza por un policía en 1945 durante un incidente racial. Fue internado en el Bellevue Hospital donde lo enfundan en una camisa de fuerza, sufriendo durante una año dolores de cabeza, depresiones y un comportamiento errático. A partir de ahí combinaria su maestría al piano con largas estancias de internamiento, una de ellas tras ser arrestado por posesión de narcóticos, durante las cuales recibe tratamiento de electroshocks. El deterioro progresivo de su salud desembocó en una tuberculosis que acabaría con su penosa vida en 1966. En este punto comentar que Bud Powell mantuvo a lo largo de su vida una estrecha relación con Thelonious Monk, quien también sería víctima de desórdenes mentales durante los últimos años de su vida.

 Artículos relacionados: Tocados del ala (I)

Tocados del ala (I)

La salud mental de las estrellas del pop es, ni más ni menos, igual que la de cualquier otro ser humano, créanme. Muchos de ellos han visto truncadas su carrera y su vida por graves desórdenes mentales. Bien es verdad que la cultura de las drogas, que tan asociada va al mundo de la música, se ha cobrado una gran parte de estas víctimas. Veamos algunas de ellas.

No fue fácil para Peter Green sustituir a toda una figura emergente como Eric Clapton al frente de los Bluesbreakers. Al poco tiempo, se ganó la admiración y el respeto del público. Corría el año 1966. Uno después formó su propia banda, Fleetwood Mac. A finales de los sesenta lideraban el movimiento blues-rock inglés y se situaban en la cima de su carrera con canciones como “Albatross” o “Black Magic Woman”. Fue el momento del declive mental y emocional de Peter Green. Había estado jugando con el ácido mientras iban de gira y, en Munich, llegó a estar perdido tres días. Se volvió extremadamente religioso, apareciendo en el escenario con una especie de sotana y con crucifijos en su pecho. Su salida de la banda, hacia 1970, se debió a la negativa del resto de miembros a donar todo el dinero que ganaran a obras benéficas, como él proponía desde su misticismo. Después de esto, desapareció del mapa, trabajó como enterrador, portero de hospital, recibió tratamiento de electroshocks y estuvo recluido en un psiquiátrico por orden de un juez. En los últimos años, y bajo tratamiento médico, parece más recuperado y ha seguido editando discos esporádicamente.


Peter Green, Calvario’s Blues

Otra figura del blues y del r&b británico fue Graham Bond. Primero desde la Alexis Corner’s Blues Incorporated y luego desde su propia banda, la Graham Bond Organization recorrió durante los años 60 la escena blues-rock británica con monstruos como Jack Bruce, Ginger Baker o John McLaughlin. Tras superar su adicción a la heroína hacia 1966, se casó en 1970 y tuvo una hija. En esa época comienza la caída. Graham Bond comienza a obsesionarse con lo oculto y a tener serios problemas con el alcohol y las drogas. En 1972 su mujer le abandonó acusándolo de haber abusado sexualmente de su hijastra. Posteriormente estuvo en prisión por posesión de drogas y fue trasladado a un hospital mental. Era el comienzo del fin. Bajo tratamiento médico, el 8 de mayo de 1974 se arrojó al metro de Londres.

 Aunque fue el batería de Jefferson Airplane en la grabación de su primer álbum, Alex ‘Skip’ Spence realmente era guitarrista y estaba destinado a ser frontman de alguna banda. Así, formó los fantásticos Moby Grape (no os perdáis los dos pedazos de temas de abajo) en el San Francisco hippie, con 20 años (bendita locura!). Skip tuvo que salir del grupo y ser internado en un hospital mental, donde le diagnosticaron esquizofrenia paranoica, tras corretear enloquecido por el estudio destrozándolo todo con un hacha. Tras salir del hospital grabó en solitario el álbum "Oar", tocando todos los instrumentos, en 1969, recibido con pésimas críticas. Las dos décadas siguientes las pasó entrando y saliendo de instituciones mentales y combatiendo el alcoholismo. El 5 de abril de 1999 murió víctima de un cáncer de pulmón.


Skip ‘Axe’ Spence

Accidentados (y III)

El que fuera vocalista de Harold Melvin & The Blue Notes, Teddy Pendergrass, comenzó su exitosa carrera en solitario a mediados de los años 70, siendo un claro exponente de la música negra. En 1982 se vio relegado a una silla de ruedas al sufrir un accidente de coche. Tras una larga temporada de tratamiento, volvió a los escenarios en 1984. Desde entonces y hasta la fecha ha publicado una decena de elepés.

Johnnie Ray alcanzó la gloria durante la década de los 50 gracias a su éxito “Cry”. Su peculiar estilo de cantar era debido en parte a su deficiencia en un oído, en el cual llevaba un audífono. Según cuenta un amigo de la infancia, Jim Low, dicha carencia se produjo en un accidente a los 12 años estando en los boy scouts, cuando fue manteado por sus compañeros y cayó al suelo, golpeándose su oído derecho.


Johnnie Ray, sonotone boy

Otro batería que perdió un brazo sin que por ello abandonase su instrumento fue Rick Allen, el tercer y definitivo batería de los ingleses Def Leppard. En 1983 publican su álbum más aclamado, “Pyromania” (número 2 en USA por detrás de “Thriller”) y el 31 de diciembre de 1984, Rick Allen sufre un accidente de coche tras el cual le ha de ser amputado su brazo izquierdo. Lejos de amilanarse, aprendió a tocar durante dos años la batería con un solo brazo, con la ayuda de un kit electrónico adaptado a su minusvalía, y se reintegró en el grupo en 1986.

Terminaremos el artículo con un genio del soul y del funk castigado por el destino a acabar sus días en una silla de ruedas, al quedar paralizado de cuello hacia abajo. Fue en 1990 cuando a Curtis Mayfield le caía encima una torre de iluminación durante un concierto en Brooklin. Aún así, en 1996, publicó el LP “New World Order”. Tres años más tarde, sus problemas de salud se agravarían y moriría un 26 de diciembre a la edad de 57 años.

Artículos relacionados
Accidentados (I) 
Accidentados (II)

Accidentados (II)

Paralelo al nacimiento del garage-rock estaba en pleno auge la música surf. Uno de los grupos abanderados de ese estilo fue Jan & Dean. Este dúo de californianos copó las listas norteamericanas en la primera mitad de los años 60 gracias a canciones como “Surf City”, “Dead Man’s Curve” o “Drag City”, en competencia directa con los Beach Boys. La fulgurante carrera del duo finalizó en 1966 con el accidente de coche que casi le cuesta la vida a Jan Berry. Tras el brutal accidente tuvo que aprender de nuevo a hablar y andar, aunque quedó paralizado de medio cuerpo. Aún así, a finales de los 70 volvieron a los escenarios impulsados por la nostalgia para rememorar sus mejores éxitos.

Un año más tarde que el accidente de Jan Berry se produjo el accidente de coche que le costó la pérdida de un ojo a Ray Sawyer, el líder de Dr. Hook. Precisamente el nick de Dr. Hook se debe a su parecido con el capitán Hook, de Peter Pan, a raiz del parche que se colocó para tapar su ojo muerto.


Ojo al parche, Sawyer

En los años sesenta un joven oriundo de la industrial ciudad de Birmingham trabajaba en una planta siderúrgica manejando una sierra de cortar metales. Su nombre, Tony Iommi. Una tarde se cortó dos falanges de su mano izquierda. Esto frustró mucho a nuestro joven amigo, que se veía incapacitado para continuar con su gran pasión, tocar la guitarra eléctrica. Ya no podría emular a George Harrison, su héroe. Abatido, se sumió en la desesperacion hasta que un amigo le llevó un vinilo de Django Reindhardt y unas fotos donde se apreciaban los desperfectos de su mano. Animado por esto, el bueno de Tony se hizo fabricar unas prótesis de metal que se colocó en los dedos. Si bien ya no tenía su antiguo estilo ahora habia descubierto un nuevo sonido que pensaba poner en practica con su banda de amigos, Black Sabbath, un grupo cuyas influencias eran el blues estadounidense y el rock psicodélico que se practicaba en Londres. Todos sabemos lo que vino después.

Robert Wyatt fue el batería y cantante de Soft Machine, banda británica encuadrada dentro del incipiente rock progresivo de finales de los sesenta. También formó Matching Mole antes de emprender su carrera en solitario. Carrera que se vería marcada por la paraplejia que sufrió en 1973, poco después de editar su primer trabajo, al caer desde una ventana en una fiesta. Esto no ha sido obstáculo para continuar su carrera, con fuerte componente político, en silla de ruedas hasta nuestros días.

Artículos relacionados: Accidentados (I)

Accidentados (I)

Desde que, hacia 1795, le diagnosticaron un principio de sordera al maestro alemán Ludwig Van Beethoven, han sido bastantes los músicos que han desempeñado su actividad pese a tener limitaciones físicas (pasando por alto la ceguera, aspecto que se tratará en un artículo posterior). Vamos a repasar algunas de las estrellas del pop que, pese a sufrir accidentes que le han hecho arrastrar alguna discapacidad física, han conseguido desarrollar su carrera musical ignorando su minusvalía. Haremos un recorrido cronológico. Síganme.

Jean Baptiste Reinhardt, alias Django Reinhardt, nació en Bélgica en 1910, pero se crió en un campamento gitano cercano a París, donde tocaba el violín primero, y la guitarra después. Un fuego devastó una de las caravanas del campamento, alcanzando a Django en su mano izquierda, provocándole la pérdida del cuarto y quinto dedo de su mano izquierda. Este hecho, lejos de convertirse en un obstáculo para continuar su carrera musical, le convirtió en un guitarrista de jazz poseedor de un original e inconfundible estilo, origen de la influencia sobre multitud de posteriores guitarristas.


Django Reinhardt

Aunque no le representó una discapacidad, mas bien todo lo contrario, Hound Dog Taylor nació en 1917 con seis dedos en cada mano y, pese a que se inició en el mundo del blues aporreando el piano, destacó a partir de los 20 años tocando la guitarra. Cabe destacar que fue el primer artista que publicó un disco en el conocido sello de blues Alligátor en 1971, cuatro años antes de su muerte.

Avanzando en el siglo llegamos a la década de nacimiento del rock’n’roll, donde se forjaron mitos como el de Gene Vincent. Nacido en Norfolk, Virginia, en 1935, a los 20 años sufrió un grave accidente de moto mientras prestaba servicio en la armada, que casi provocó la amputación de su pierna izquierda, lo que no impediría que en 1956 llegara al número 7 de las listas norteamericanas con el mítico “Be Bop A Lu La” poco después. En un gira inglesa en el año 1960 sufrió otro accidente, esta vez de coche, en el que falleció su compañero Eddie Cochran, y que provocó nuevas heridas en su pierna y en su alma. El dolor físico unido a problemas con el alcohol derivarían en su muerte en 1971 a causa de una úlcera de estómago.

 Uno de los estilos musicales que transformaron el rock’n’roll a mediados de los 60 fue el garage. Observamos dos grupos representativos de este estilo con algún componente limitado físicamente. The Barbarians fue un grupo de corta carrera musical, ya que solo publicaron un LP en 1965. Su principal característica era contar con un batería, Victor Moulton, que tocaba con un garfio en sustitución de su mano izquierda, destrozada al explotarle una bomba de fabricación casera en su juventud. Johnny Kidd, al frente de sus Pirates, concibió en Inglaterra canciones como “Please Don’t Touch” o la más célebre “Shakin’ All Over”. Se creó una imagen de “pirata” llevando un parche en su ojo derecho. Sobre los motivos que le impulsaron a esto corre la leyenda de que se hirió el ojo con una cuerda rota de guitarra, aunque lo cierto es que padecía desde pequeño una infección en el mismo. Murió a la temprana edad de 26 años en un accidente automovilístico.
 

Nombres repetidos (y III)

NEW ORDER: Bajo este nombre también encontramos a dos grupos distintos. Uno, mundialmente conocido y otro no tan conocido pero con un miembro ilustre. El primero formado en Manchester a principios de los 80 y el segundo formado en Los Ángeles a mediados de los 70. Los británicos se formaron con el núcleo de Joy Division tras la muerte de Ian Curtis, y siguen en activo, y los angelinos fueron creados por el guitarrista de Stooges, Ron Asheton, y sólo duraron un año.

THE PRETENDERS: Oscuros donde los haya, durante los sesenta The Pretenders fueron tres chicos y una chica de color que grabaron soul y r&b para el sello Carnival Records, dirigido por Joe Evans. Los Pretenders famosos tambien fueron inicialmente una chica y tres chicos, pero blancos y con escasa relación con el soul.

The Pretenders
Don’t get me wrong!!

OASIS: Tampoco los lacios e insolentes (por ser benévolo) hermanos Gallagher son originales en el nombre de su grupo. Mucho antes de que se hicieran millonarios sin que muchos nos expliquemos cómo, ya había existido en Inglaterra una banda de efímera vida llamada Oasis , haciendo un pop mucho más suave, e integrada, entre otros, por el hermano de Andrew Lloyd Webber (Julian), y Mary Hopkin, sí, la chica de «Those Were The Days». Este proyecto duró un año escaso, 1984, y editaron un sólo álbum, llamado «Oasis».

THE EAGLES: Es perfectamente válido decir que The Eagles hacían doo wop en los años cincuenta. O decir que fueron uno de los grupos representativos del rock instrumental británico, en la línea de los Shadows, durante los sesenta. O, lo más lógico, decir que The Eagles ha sido uno de los grupos norteamericanos más emblemáticos y vendedores de la historia, gracias a su “Hotel California”. Todo vale.

THE AVALANCHES: Casi cuarenta años antes de que los australianos The Avalanches obtuvieran una gran acogida mundial por su trabajo «Since I Left You», existió en California un grupo homónimo formado principalmente por músicos de sesión, dedicados a la música surf, y que grabó un solo LP, «Sky Surfin'».

RADIATORS: Dependiendo de tus gustos, te puedes decantar bien por unos Radiators blues-rockeros y de New Orleans, o por unos Radiators australianos subidos al barco del pub-rock y el power pop. Ambos surgieron bien entrada la década de los 70 y yo, personalmente, me quedo con los segundos.


The Radiators – «Gimme Head»

Artículos relacionados:
Nombres repetidos (I)
Nombres repetidos (II)

Nombres repetidos (II)

THE BOYS: Cuando se estaba gestando el fenómeno de la “British Invasion”, nació en Londres The Boys, encabezados por Reg King, conjugando soul y r&b. Corría el año 1963. Tras editar un par de singles, se cambiaron el nombre a los más conocidos The Action, referencia obligada del movimiento mod. Pero los The Boys más conocidos son, sin duda, son los que surgieron en 1976 en plena efervescencia punk, también en Londres, curiosamente. Su carrera duraría hasta 1981, cinco años en los que publicarían cuatro discos.

THE CHARLATANS: También han existido en la historia del rock dos bandas al menos con el nombre The Charlatans. Los primeros surgieron en el San Francisco de la segunda mitad de los sesenta, por lo que rezumaron folk, garage y psicodelia durante su corta vida. Los segundos surgieron durante el movimiento Manchester a finales de los 80 y aún continúan su carrera, aunque tuvieron que añadir las siglas U.K. a su nombre para evitar confusiones con los Charlatans originales.

The Charlatans
The Charlatans made in USA (está claro, ¿no?)

JOHNNY THUNDERS: Este ejemplo puede no valer si no aceptan por igual Thunders que Thunder. Pero no deja de ser curioso que ya en los años 60 un tal Gil Hamilton se bautizase artísticamente como Johnny Thunder para obtener su mayor éxito con “Loop de Loop”, un tema con reminiscencias de Sam Cooke y con un coro infantil nada acertado, pero que llegó al número 4 de las listas de éxitos. No sabemos si Johnny Thunders, el prototipo punk, conocía la existencia de su homónimo cuando se rebautizó en 1971, lo cierto es que cualquier parecido entre ambos sería pura coincidencia.

HOT CHOCOLATE: Los ingleses Hot Chocolate, aunque lograron la fama a mediados de los 70, han sido revividos gracias a la incorporación de su mayor éxito “You Sexy Thing” a la banda sonora de la aclamada “Full Monty”. Grabaron nueve elepés entre 1974 y 1983, recreando una mezcla de funk-disco-soul. En la misma década coexistieron con los Hot Chocolate norteamericanos, quienes practicaban una música semejante (más cercana a The Meters o Sly ), aunque con menos éxito comercial. Cuando estos conocieron la existencia de los ingleses, se cambiaron el nombre a Seven Miles High , después de publicar su primer y único LP.

THE BARRACUDAS: The Barracudas fue la banda en la que depositaron sus esperanzas todos los seguidores de los Flamin’ Groovies una vez que estos se separaron, gracias a la incorporación de Chris Wilson tras la edición de su primer LP. Pero su carrera fue bastante irregular, y en 1984, seis años después de su creación, se disolvieron. Pero si rebuscamos en el baúl del garage-rock americano en los sesenta, encontramos también a The Barracudas, versionando clásicos como “Gloria”, “I’m a man” o “Not Fade away” en su único LP “A plane view of The Barracudas”, de 1968.

The Barracudas
The Barracudas post Flamin’ Groovies

JAMES TAYLOR: También encontramos a varios músicos con este nombre en la jungla del pop. Quizá el más conocido sea el cantautor folk de Boston, reconocido mundialmente al vender más de dos millones de copias de “You’ve got a friend” en 1971. Por otra vertiente totalmente distinta a transcurrido la carrera del otro James Taylor más popular. Nacido en Londres, comenzó a principios de los 80 tocando el órgano Hammond en la banda de revival garage-mod The Prisoners para cambiar su orientación en 1985 hacia el jazz-funk, formando The James Taylor Quartet, la banda con la que actualmente graba. Otro músico llamado James Taylor es un componente del dúo electrónico Swayzack , formado a mediados de los 90.

(Continuará…) (Ya sólo queda una entrega, ome)

Artículos relacionados:Nombres repetidos (I)

Nombres repetidos (I)

¿Casualidad, poca originalidad, desconocimiento? Por una u otra razón hemos asistido a lo largo de la historia del Pop a la duplicidad de nombres de grupos o intérpretes. En la mayoría de los casos de nombres repetidos, siempre ha habido uno que se lleve “el gato al agua”, o sea, que haga que su formación sea la más reconocida bajo ese nombre, quedando sus competidores en el casi anonimato. Veamos algunos casos.

NIRVANA: A finales de los 80 explotó el fenómeno Nirvana en todo el mundo. La banda de Washington se hizo abanderada del movimiento grunge y vendió millones de discos. Pero ya en los años 60 existió otra banda del mismo nombre, formada en Londres, que jugaba con la psicodelia. Suya es la bonita canción “Rainbow Cheaser”, de 1968. Una vez que los norteamericanos se hicieron famosos, interpusieron un pleito por el nombre del grupo, aunque todo fue resuelto amigablemente, hasta el punto de que los originales versionaron “Lithium”, de Cobain, en 1996.

THE BEAT: Aquí se da otro caso de dualidad anglo-americana, pero esta vez coincidente en el tiempo. De las cenizas de los Nerves formó Paul Collins en San Francisco The Beat en 1978. Como cuarteto de power pop dejaron estupendas canciones, aunque nunca tuvieron resonancia comercial. Al mismo tiempo, en el Reino Unido, aprovechando la ola de revivalismo ska, se formaba The Beat , una banda multirracial cuyo mayor éxito fue “Mirror in the bathroom”. Mientras los ingleses se cambiaban el nombre en USA por The English Beat , los americanos se hacían llamar Paul Collin’s Beat , para evitar las confusiones.


The Beat from USA

SONNY BOY WILLIAMSON: Bajo este seudónimo encontramos a dos bluesman con carreras paralelas. El primero (nacido John Lee Williamson) nació en Tennesee, fue el autor del clásico “Good morning little schoolgirl” y murió en 1948 asesinado en una pelea durante un atraco. El segundo (nacido Aleck Ford Miller) nació en Mississippi, también tocaba la armónica y, tras tocar a lo largo de su carrera con gente como Robert Johnson, Elmore James, Eric Clapton o Robbie Robertson, murió en 1965 de un ataque al corazón.

WINGS: Aunque bastante desconocida, a finales de los años 60 se formó el grupo de folk-rock americano Wings , con miembros de Spanky & Our Gang y de Serendipity Singers , cuyo planteamiento era suceder a Mamas & The Papas. Sólo llegó a publicar un LP, de título homónimo, en 1968, producido por Steve Barri. Unos años más tarde, Paul Mc Cartney formaría en Inglaterra su célebre banda Wings, con quienes publicó en 1971 su primer álbum. A finales de los 70 se desmembró la banda y Mc Cartney seguiría en solitario.

THE WAILERS: Al oír el nombre de The Wailers, todos lo asociamos inmediatamente a la banda jamaicana que acompañó a Bob Marley durante toda su carrera, y en la que se formaron Peter Tosh o Bunny Wailer. El grupo se creó en 1963 y aún hoy siguen en activo, tras numerosos cambios de formación. Unos cinco años antes de que esto ocurriera, nacía en Washington The Wailers , una oscura banda americana de garage que serviría de posterior inspiración a grupos como Sonics o Kingsmen y que consiguieron su mayor éxito versionando “Louie Louie” de Richard Berry en 1961.


The Wailers salidos del garage

(Continuará…)